Ribera suprime el concurso hidroeléctrico

23 de octubre de 2021

El Ministerio para la Transición ha renunciado a seguir adelante con el concurso para adjudicar la primera concesión hidroeléctrica cuyos pliegos fijaban el plazo máximo de la concesión en 30 años, por encima de los 20 años del anterior procedimiento de este tipo.

Compartir en:

El acuerdo de desistimiento firmado el 15 de octubre por la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Danés, explica que "concurren razones de interés público suficientemente justificadas" para la renuncia. Al no haberse recibido ninguna oferta, no habrá que "compensar a ningún concursante", destaca la resolución. El plazo para presentarlas acababa de abrirse y concluía el 4 de en
Para justificar la renuncia, el documento señala que con los planes de cuenca que deben aprobarse en 2022 aún en consulta pública, "no se puede garantizar la compatibilidad con el nuevo plan hidrológico del tercer ciclo, actualmente en tramitación, y que sería de aplicación en el momento previsto para la resolución de la concesión del aprovechamiento", expone Danés. Los borradores publicados en junio planteaban dar más poder al Estado en la gestión de las hidroeléctricas.

Ubicado en el río Pereda (Sena de Luna, León), y con apenas 1,4 megavatios (MW) de potencia, el aprovechamiento lleva parado desde mayo de 2009 y hasta entonces lo explotó la actual Naturgy. La concesión original se otorgó en 1926 por 75 años a contar desde octubre de 1931. En octubre de 2018, la CHD emitió informe favorable a la continuidad de su explotación y decidió sacarlo a concurso. El plazo máximo que fijaban los pliegos era un 50% superior al del anterior procedimiento de este tipo, que se lanzó antes de llegar Ribera al ministerio: otra planta muy similar en León, la de Lugán, que en su momento gestionó Iberdrola y cuya concesión venció en 2012. La ganadora fue una filial del grupo RPI, controlado por el fondo luxemburgués Cube. En el mismo día en que se adjudicó la concesión, Cube logró que el tribunal de arbitraje del Banco Mundial condenase a España por el recorte a las renovables del Gobierno del PP. Luego puso en venta ese millonario laudo.

El concurso que acaba de cancelar el ministerio se inició a principios de mes, coincidiendo con la apertura del plazo para extinguir la concesión de una de las grandes presas del Duero, Villalcampo, que con 206 MW es la mayor que caduca esta década (lo hace 2024) y a diferencia de los pequeños saltos es gestionable. Actualmente la explota Iberdrola, que ha protagonizado un enfrentamiento con el Gobierno por el recorte retributivo a las eléctricas para contener los máximos históricos que la subida estratosférica del gas ha impulsado en el mercado mayorista de electricidad.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda