El Gobierno admite el deterioro, pero defiende una posible recuperación

05 de abril de 2022

La vicepresidenta Calviño, ha asegurado que hay una "gran coincidencia" en los organismos nacionales e internacionales en que el impacto de la guerra será "significativo" y se traducirá en un menor crecimiento económico y una revisión al alza de las previsiones de inflación.

Compartir en:

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros Calviño ha asegurado que todos los países se verán afectados en mayor o menor medida por el impacto de la guerra."Existe una gran coincidencia en que la guerra de Putin puede ralentizar la recuperación económica pero que no la pone en riesgo", ha subrayado la vicepresidenta, que ha hecho hincapié especialmente en la buena evolución del empleo.

De hecho, Calviño ha expuesto los últimos datos de afiliación a la Seguridad Socialy de contratación "para poner en su contexto una posible revisión a la baja del crecimiento económico y una revisión al alza de la previsión de inflación". En este sentido, la vicepresidenta ha recordado que el Gobierno actualizará el cuadro macroeconómico antes de finales de este mes y en él incorporará todas las novedades relacionadas con el impacto de la guerra, con el pulso diario de la actividad económica y con las decisiones del Ejecutivo, pues, según ha remarcado, "el impacto de la guerra dependerá de las decisiones" que se adopten para mitigar sus efectos negativos sobre la inflación y el PIB. Así, ha asegurado que la respuesta del Gobierno a la guerra, que se mueve dentro del marco de la respuesta europea, se guiará por los principios de "unidad, determinación y justicia".

Calviño ha explicado que la "piedra de toque" del plan nacional de respuesta a la guerra pasa pordesacoplar los mercados ibéricos de la electricidad del precio del gas, topando el coste de éste a 30 euros por megavatio hora (MWh). Esto podría reducir el precio de la electricidad en hasta un 50%, según ha destacado la vicepresidenta, que ha subrayado que, como medida "de alto impacto", se está trabajando desde el Gobierno para obtener cuanto antes la autorización de Bruselas. "Estamos en un proceso de diálogo muy intenso (...) Es nuestra prioridad cerrar esto cuanto antes", ha dicho Calviño, que ha añadido que esto permitiría además tener una evolución más estable de la economía en la segunda parte del año.
Por otro lado, Calviño ha descartado responder a si el Gobierno estaría dispuesto a tramitar como proyecto de ley el decreto del plan para paliar los efectos de la guerra, y ha asegurado que dicho plan se ha elaborado tras un "intenso proceso" de debate y diálogo con los grupos políticos, con las comunidades, los ayuntamientos y los sectores más afectados por el alza de los precios, como transportistas, agricultores, pescadores o industria. Además, ha afirmado que gran parte de sus demandas están recogidas en el plan.

"Estuvimos intensamente recogiendo toda una serie de propuestas por escrito, que en su mayoría están reflejadas en este plan nacional y todas la personas con las que hemos hablado van a sentirse escuchadas y verán cómo sus propuestas están recogidas". Calviño recordó que el paquete de medidas, que contempla 6.000 millones en ayudas directas y 10.000 millones en créditos ICO, se extenderá hasta el 30 de junio. Al respecto, afirmó que el Gobierno espera que no sea necesario prorrogar o modificar estas medidas por más tiempo, porque confía en que para esa fecha haya una resolución de la guerra lo más "favorable posible".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda