TEMPORALIDAD: Díaz promete a Bruselas más medidas en 2025

19 de noviembre de 2021

El Gobierno evaluará en el año 2025 los resultados de su reforma laboral sobre la tasa de temporalidad y, en el caso de que los niveles no se hubieran reducido, tomará medidas adicionales. Así consta en el último borrador trasladado a los agentes sociales, en el que figura este compromiso implícito con la Comisión Europea, que ha fijado unos estrictos requisitos de supervisión y evaluación de las reformas adoptadas en el marco de las disposiciones operativas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Compartir en:

En concreto, el texto añade una disposición adicional bajo el título "compromiso de reducción de la tasa de temporalidad", en la que se establece que el Gobierno efectuará una evaluación de los resultados obtenidos por las medidas adoptadas mediante el análisis de los datos de contratación temporal e indefinida en enero del año 2025. Y además se compromete a la publicación oficial de la tasa de temporalidad general y por sectores, que es un dato que hasta ahora solo proporciona la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE).
Esta evaluación se hará por primera vez en 2025 y a partir de ese momento, se repetirá cada dos años. Y en el caso de que los resultados demuestren que no se avanza en la reducción de la tasa de temporalidad, ya sea en la general o en la de los diferentes sectores, "el Gobierno elevará a la mesa de diálogo social una propuesta de medidas adicionales que permitan la consecución de dicho objetivo, general o sectorial, para su discusión y eventual acuerdo con los interlocutores sociales", determina el borrador gubernamental.

De este modo, el Gobierno deja negro sobre blanco su compromiso con la reducción de la tasa de temporalidad, la mayor del entorno europeo, en una reforma que es clave para Bruselas. Precisamente, desde la Comisión han afeado a España en numerosas ocasiones la excesiva dualidad del mercado laboral y le han pedido reducirla a sucesivos gobiernos, sin demasiado éxito hasta la fecha. En el marco del Plan de Recuperación, resulta crucial que este objetivo se alcance y, para ello, la evaluación ex post de las medidas es fundamental para las autoridades europeas.

En cuanto a las medidas concretas para reducir la temporalidad, específicamente respecto a la reducción del menú de contratos, el último borrador incorpora algunos cambios. Antes reducía a solo dos las causas para firmar un contrato temporal: por circunstancias de la producción o sustitución de un trabajador. Y ahora se incluye dentro de las causas de producción "la realización de actividades ocasionales en atención a su naturaleza, aunque tengan carácter previsible y cíclico". En todo caso, y aquí aparece otra novedad importante, se limita el número de este tipo de contrato que las empresas pueden concertar dentro de un año natural, en función del tamaño de la empresa.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda