Las florituras de salón quedan ya lejos. Ahora empieza el cuerpo a cuerpo

PGE 2022: Compensaciones a troche y moche

11 de noviembre de 2021

Superada la batalla de las enmiendas a la totalidad el Gobierno afronta ahora la verdadera batalla presupuestaria, la pelea articulo a articulo prácticamente con cada uno de los diputados que conforman el Hemiciclo en un tita a afloja a ver quien saca mas tajada.

Compartir en:

Así, mientras que varios grupos ponen el acento en mejorar la dotación destinada a reforzar el papel de las lenguas cooficiales, otros como PNV o Teruel Existe ponen el foco en reclamar un mayor volumen de inversiones en sus territorios. De las más de 5.000 enmiendas registradas destacan, por su cantidad y calado, las presentadas por ERC, que pide a cambio de su apoyo una importante batería de medidas tributarias y la creación de fondos de apoyo a las regiones o de compensación a los ayuntamientos por los ingresos perdidos del impuesto de plusvalía.

En este último terreno, en el que el Gobierno acaba de modificar el tributo para corregir la nulidad de su método de cálculo recientemente dictaminada por el Tribunal Constitucional, el grupo de Gabriel Rufián exige la creación de tres mecanismos de compensación. En primer lugar, “un fondo extraordinario, dotado con 1.500 millones de euros, en favor de los ayuntamientos para compensar la pérdida de recaudación” ocasionada por el reciente fallo judicial. Alegan que el tributo aporta unos 2.700 millones anuales a las arcas municipales (el 12% de sus recursos) y que el Ejecutivo debió corregir el tributo antes, pues el Constitucional lleva anulando sus artículos desde 2017.

En segundo lugar, propone crear un “fondo permanente” que compense a los municipios por la reducción de ingresos que genere la reforma del método de cálculo que entra hoy en vigor. Como adelantó este diario, y reconocía ayer la FEMP, el nuevo modelo restará potencia recaudatoria al tributo. Por último, ERC plantea un “mecanismo extraordinario de financiación sin intereses” para dar liquidez a los ayuntamientos que sufran tensiones de caja por la pérdida de ingresos del impuesto de plusvalía.
Además, ERC pide limitar al 0,2% el interés que la banca puede cobrar a los ayuntamientos por sus depósitos y elevar del 0,03% al 0,05% la tasa que pagan las entidades por los depósitos.

Del lado del gasto, ERC y Junts también reclaman mantener un fondo Covid de 13.000 millones para las regiones en 2022. En el frente tributario, Esquerra propone que las comunidades autónomas perciban el 50% de la recaudación obtenida con el impuesto digital, la llamada tasa Google. El impuesto, que debía recaudar 968 millones anuales pero apenas lleva 93 a septiembre, se abolirá antes de 2024 por acuerdo con EE UU.
En paralelo, ERC plantea toda una batería de reducciones del IVA para rebajar al 10% el tipo a los servicios veterinarios, las peluquerías, o los alimentos sin gluten; y al superreducido del 4% los productos de higiene femenina (junto con Bildu); actividades culturales; las deportivas, los pañales, o la teleasistencia; así como eximir del impuesto los excedentes de autoconsumo eléctrico y las mascarillas.

El grupo también pide una tanda de deducciones fiscales en IRPF y sociedades por la adquisición de vehículos eléctricos; suavizar la rebaja de la exención de los dividendos de filiales vigente desde 2021 para evitar la doble tributación; elevar el gravamen del juego (del 20% al 30%)y el del traspaso de títulos nobiliarios; o rebajar del 0,7% al 0,5% la aportación a la Iglesia católica. Pide además que Sareb ceda el 30% de sus pisos a la Administración y plantea elevar del 13% al 15% el IRPF sobre el ahorro a partir de los 300.000 euros.
El Ejecutivo no descarta algún tipo de garantía de ingresos para los ayuntamientos tras el varapalo a la plusvalía, pero rechazan la idea de un fondo tan cuantioso y ve complicado asumir la agenda tributaria de ERC a la espera de estudiar en febrero el informe encargado al comité de expertos de la reforma fiscal. Hacienda tiene, además, derecho de veto sobre las enmiendas que afectan al equilibrio entre gastos e ingresos.

Aunque grupos como PNV también piden un IVA reducido para las peluquerías, su pulso se centra en pedir más inversión en infraestructuras vascas, fundamentalmente ferroviarias. A su vez, los grupos soberanistas, incluido ERC, Bildu y BNG, reclaman apoyos millonarios al contenido en lenguas cooficiales (catalán, vasco y gallego) y que el 30% de presupuesto de compra de películas RTVE se destine a producciones en estos idiomas.

Unidas Podemos, tambien ha presentado entre sus enmiendas una propuesta para elevar el gravamen sobre el patrimonio que tiene más de declaración de intenciones que visos de consumarse. En concreto, una de las enmiendas a las cuentas públicas presentadas por Unidas Podemos propone subir en un punto porcentual el gravamen del impuesto de patrimonio para los últimos tres tramos, alcanzándose un tipo del 4,5% para las fortunas a partir de los 10,69 millones de euros frente al 3,5% actual.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda