ENESIMO ENFRENTAMIENTO GUBERNAMENTAL

Díaz y Garzón presentan su cesta low-cost

08 de septiembre de 2022

Los ministros de Trabajo, y Consumo, han pedido a los distribuidores españoles una cesta con productos básicos a bajo precio hasta después de Navidad. Así lo han manifestado después de reunirse hoy con el director ejecutivo de Carrefour España, de Palmas, que ayer anunció el lanzamiento de la campaña promocional ‘30x30’.

Compartir en:

“Planteamos una cesta de la compra con precios limitados, congelados, con un plazo para que las familias puedan volver a la escuela y sortear las Navidades; que contenga productos frescos, proteínas, pescado, carne y huevos; que sea variada, que vaya rotando cada semana; y que abran otra cesta específica para las familias que tengan algún celíaco; sin que sea a costa de los productores españoles”, ha explicado Yolanda Díaz, tras el encuentro con Carrefour. Preguntada sobre si los productos de higiene también forman parte de esta cesta básica, Díaz ha reconocido que la clave es la alimentación: “Se trata de un derecho básico. Tiene que ser una cesta sana, de calidad y equilibrada. Con comidas salubres todos los días”.
También el ministro de Consumo se ha pronunciado en este sentido: “Son ofertas comerciales privadas, que no valoramos. Nosotros no definimos qué productos tienen que incluirse, solo invitamos a que estas cestas cumplan una serie de características. Recomendamos a las distribuidoras que ofrezcan una cesta de consumo que esté en los rangos de consumo de alimentación saludable, pero luego son las empresas las que, en el marco de sus competencias, contemplan hasta dónde llegan sus esfuerzos y los componentes de esas cestas”.

Sobre el pequeño comercio, la ministra de Trabajo ha destacado que “no pueden hacer este esfuerzo” y ha apelado a la ciudadanía a comprar en sus barrios, en los comercios locales y de cercanía, con productos de temporada. Igualmente, ha manifestado que los productores españoles no pueden costear esta cesta de la compra. “No es a costa de los productores españoles, sino de los márgenes empresariales de las grandes distribuidoras”, ha matizado.“Los pequeños comercios no tienen márgenes para hacer esta oferta; son las grandes distribuidoras las que tienen márgenes empresariales para poder realizar este esfuerzo. Sabiendo esto, esperamos que se comprometan en estos momentos de gran excepcionalidad con nuestro país y contribuyan a facilitar una cesta asequible para las familias”, añade.

Confianza en el diálogo

Sobre las reticencias de una parte del Gobierno a esta propuesta, la ministra se ha mostrado contundente: “El bolsillo de los españoles compete a todo el Gobierno de España, con el presidente a la cabeza”. Finalmente, Díaz no ha querido descartar la posibilidad de limitar los precios en caso de no llegar a un acuerdo con las empresas: “Nunca hablo de futuribles. Las grandes distribuidoras son conscientes del enorme problema que tenemos y van a contribuir en este momento de excepcionalidad que vive el país”. “Dejemos que se produzca la reunión del lunes y que el sector se organice. Para esto vale el diálogo social. Las empresas y los sindicatos siempre han estado a la altura. Lo van a estar una vez más”.

Vaya cesta quiere Diaz

 

La vicepresidenta ha asegurado que la cesta de la compra de productos básicos con precios "congelados" o "limitados" que está demandando a la gran distribución debe variar cada semana, incluir proteínas y frescos (pescado, carne, fruta, huevos y hortalizas), productos para celiacos y estar disponible para las familias al menos hasta después de Navidades.

En declaraciones a la prensa tras reunirse con el director ejecutivo de Carrefour España, la vicepresidenta no ha entrado a valorar el contenido de la cesta anunciada por Carrefour (30 productos básicos a 30 euros) y se ha limitado a señalar las características que debería tener una cesta de la compra con productos básicos "a precios limitados o congelados". Además de ser asequible y de calidad y estar disponible al menos hasta después de Navidades, Díaz ha afirmado que esta cesta básica de la compra debe "rotar" semanalmente para que la dieta sea "variada y sana" y que debería articularse también una cesta específica para celiacos.
La vicepresidenta ha insistido en que esta demanda va dirigida a las grandes distribuidoras para que lancen esta cesta "a costa de sus márgenes empresariales" y no de los productores. También ha indicado que no es una propuesta que vaya enfocada hacia el pequeño comercio, debido a que "no tiene capacidad" para asumir el coste.

La ministra portavoz del Gobierno, Rodríguez, ha señalado que la propuesta de la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, de llegar a un acuerdo con las distribuidoras para contribuir en el ajuste de los precios de los alimentos básicos es "una medida bien recibida". Rodríguez ha subrayado que el Gobierno piensa en el bienestar de la gente y todas las iniciativas en este sentido son bienvenidas y se analizarán donde corresponda. Rodríguez ha valorado la iniciativa de Carrefour y ha recordado que desde el aumento de la inflación el Gobierno está abogando por medidas similares. el Ejecutivo está haciendo "todo lo que puede hacer" y ha destacado que todos "arrimen el hombro" y que el hecho de que las cadenas de distribución se unan a esos compromisos es una buena noticia.

Por lo pronto, el portavoz de Más Madrid en el Congreso, Iñigo Errejón, apoya a Díaz porque topar la cesta de la compra es una medida "absolutamente necesaria y urgente". En una rueda de prensa en la Cámara Baja, Errejón sostuvo que en la calle "no hay debate" sobre lo propuesto por Díaz, ya que "la inflación se está comiendo los salarios" y hay que contrarrestar esta situación con "medidas avanzadas". Por este motivo, tildó de "excusas" que la ministra de Defensa, Robles, manifestara este jueves que a la vicepresidenta segunda "no le corresponde" negociar un tope a la cesta de la compra, puesto que lo referido a la alimentación lo lleva el titular de Agricultura, Luis Planas.

Calviño desautoriza la cesta de Díaz porque dañará a las empresas

En el Ministerio de Economía consideran que la propuesta de Yolanda Díaz probablemente dañará a las empresas, por lo que ven preferible dejar que funcione la competencia. Fuentes del departamento de Nadia Calviño creen, según ha podido saber este medio, que la libre competencia entre compañías es lo esencial y la manera de conseguir que las grandes cadenas de distribución rebajen sus precios ante la inflación.

Desde Economía explican que lo más importante ahora mismo es que funcione la competencia, lo que dará lugar a una mayor estabilidad de costes que llevará a bajar la inflación. Es decir, que en la situación actual el libre mercado llevará a que los supermercados compitan entre sí por ofrecer mejores precios, sin necesidad de limitarlos por ley ni a través de un acuerdo entre distribuidoras.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda