Argelia suspende su tratado de amistad con España

08 de junio de 2022

El presidente de Argelia, Tebune, ha anunciado la suspensión "inmediata" del tratado de amistad suscrito con España hace casi dos décadas como represalia por su "injustificado" apoyo al plan de autonomía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Compartir en:

Argelia responde sin medias tintas a la intervención de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados en la que ha justificado el histórico cambio de posición en el Sáhara Occidental y el apoyo abierto a las tesis de Marruecos. El Gobierno argelino ha anunciado este miércoles que suspende con «efecto inmediato» el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación suscrito con España el 8 de octubre de 2002, entre amenazas previas de corte del suministro de gas.

Así ha informado la televisión estatal argelina a primera hora de la tarde de este miércoles, citando un comunicado de la presidencia de la República argelina en el que da por roto «el tratado que hasta ahora ha servido de marco para el desarrollo de las relaciones entre ambos países». El documento, rubricado por José María Aznar y Abdelaziz Bouteflika, establecía el compromiso común de respetar «la legalidad internacional» o el «arreglo pacífico de las controversias», entre otros asuntos. «Permanecerá en vigor hasta su denuncia por la misma vía por cualquiera de las partes», subrayaba el tratado.


Las autoridades argelinas recriminan a las españolas la campaña emprendida para tratar de argumentar un giro político que, según han esgrimido, suponen una "violación de las obligaciones jurídica, moral y política" de la que sigue siendo "potencia administradora" del Sáhara Occidental.
En este sentido, Argel afea el respaldo del Ejecutivo de Sánchez a una "fórmula ilegal e ilegítima" como es la autonomía planteada desde Rabat, que plantea una política colonial de "hechos consumados" mediante "argumentos falaces", según el comunicado recogido por la agencia de noticias oficial APS.

El Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación, suscrito en 2002, "hasta ahora regía el desarrollo de las relaciones entre los dos países", como ha recordado la Presidencia argelina, que de esta forma da un paso más en unas críticas que ya le llevaron en marzo a llamar a consultas al embajador en Madrid. Precisamente, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tenía que haber hablado este miércoles en el Pleno del Congreso de los Diputados sobre las consecuencias que ha tenido en la relación con Argelia la nueva relación con Marruecos. El Gobierno se ha afanado en subrayar que Argelia es un "socio sólido y fiable" y que siempre ha cumplido sus contratos internacionales en materia energética
Sin embargo, pese a que algunos portavoces parlamentarios han mencionado que Argelia llamó a consultas a su embajador el pasado 19 de marzo tras conocerse que España apoyaba el plan de autonomía marroquí para el Sáhara y ha amenazado con subir el precio del gas, Sánchez no ha hecho referencia en ningún momento a la situación actual en la relación bilateral.

En estos más de dos meses transcurridos, el Gobierno se ha afanado en subrayar que Argelia es un "socio sólido y fiable" y en poner de relieve que siempre ha cumplido sus contratos internacionales en materia energética, cuestionando así que la crisis diplomática pueda tener un impacto en el suministro de gas a España.
En una respuesta parlamentaria fechada el 1 de junio y a la que ha tenido acceso Europa Press, el Gobierno sostenía que "con la situación a día de hoy y con las reservas de slots y capacidad ya realizada por los comercializadores, no hay indicios objetivos de una situación de falta de suministro gasista en los próximos meses".

Exteriores responde con timidez

El Gobierno español ha lamentado el anuncio de Argel en un breve comunicado de Exteriores. «El Gobierno de España reafirma su compromiso pleno con el contenido del Tratado y los principios que lo informan, reflejados en su preámbulo y en particular la ‘adhesión estricta a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y a los principios del Derecho Internacional como elementos fundamentales para el mantenimiento de la paz, la seguridad y la justicia en la sociedad internacional, en particular los principios de igualdad soberana de los Estados, de no injerencia en los asuntos internos y del respeto del derecho inalienable de los pueblos a disponer de ellos mismos'», ha indicado Exteriores.

El ministerio que dirige Albares, en el ojo del huracán desde el cambio de posición, tilda a Argelia de «país vecino y amigo» e insiste en «su plena disponibilidad para seguir manteniendo y desarrollando las especiales relaciones de cooperación entre los dos países, en beneficio de ambos pueblos».
El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, ha presidido este miércoles el Consejo Supremo de Seguridad nacional con la presencia del ministro de Defensa y el jefe supremo de las Fuerzas Armadas. En las últimas semanas, además, Argel ha optado por estrechar lazos con Italia con la intención de que sustituya a España como principal receptor del gas argelino y suministrador al resto de Europa.

A finales de abril el ministerio de Energía argelino amagó con rescindir el contrato de suministro de gas con Madrid si el Gobierno español lo destinaba a un objetivo distinto al pactado, con la vista puesta en la posibilidad de que Madrid pudiera exportarlo a su archienemigo marroquí.
España tiene en Argelia a su principal suministrador de gas. El año pasado el 45 por ciento de las importaciones españolas de gas procedían del país árabe. Un posición estratégica amenazada ahora por el interés creciente de Italia, que busca reducir su dependencia gasística con Moscú, de la que proviene hasta el 43 por ciento de sus compras internacionales, en plena invasión rusa en Ucrania.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda