Sin embargo, las ayudas no llegaran

22 de mayo de 2022

En efecto, el Gobierno ha enfriado las expectativas de la industria, frenando la posibilidad de que haya un Perte (Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica) específico para impulsar la redindustrialización del sector y traer producción a España.

Compartir en:

La recomendación del Ejecutivo es que las empresas presenten sus planes al Perte de Economía Circular, ya aprobado, y donde pueden optar a ayudas por valor de 150 millones de euros o que pidan subvenciones de forma directa.
Por primera vez en España, el pasado mes de noviembre todo el sector se unió para presentar un proyecto, coordinado por Deloitte, con la intención de que aprobara un Perte que permitiera reindustrializar España tras años de deslocalización. Es un plan liderado por la Confederación Moda España y el Consejo Intertextil Español (CIE), cuya máxima representante es Adriana Domínguez, presidenta de Adolfo Domínguez.

Pero, hoy, todo parece indicar que el Perte textil queda así aparcado a pesar de que el objetivo de la industria textil era lograr inversiones por un valor de entre 11.000 millones de euros y 12.000 millones de euros mediante la colaboración público-privada y de que el proyecto había conseguido unir tanto de las grandes empresas, como Inditex, como a las pymes, que son mayoritarias. A través de la Confederación Moda España participaron en el diseño de la propuesta, de hecho, numerosas organizaciones empresariales del textil, como la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon), la Agrupación Española del Género de Punto (AEGP), la Asociación de Fabricantes de Marroquinería (ASEFMA), la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME), la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel (Acotex) o la Asociación Española de la Peletería (SFA), entre otras.

A la espera de ayudas en uno u otro sentido, el sector textil se ha hundido a causa de la pandemia, el encarecimiento de los costes y los problemas en la cadena de suministro, con una caída de las ventas del 57% en los dos últimos años. Según el informe El Comercio textil en cifras, que publica la patronal Acotex, la situación es muy complicada con una facturación el año pasado de 8.902 millones de euros, lo que supone un descenso del 16,17% respecto al año anterior, cuando la facturación se había reducido ya un 41,26% en comparación a 2019. En tan solo dos años el volumen de negocio del sector ha pasado así de 18.078 millones de euros a los 8.902 millones de 2021. "La situación es precaria, muy preocupante, están cerrando tanto pequeños establecimientos como cadenas, con un impacto claro en el empleo", explica el presidente de Acotex, Zamácola, que ha denunciado que "no se ha escuchado al sector ni se le ha tenido en cuenta".

Aunque este año se está creciendo a un ritmo del 19%, las numerosas incertidumbres existentes hacen que sea imposible hacer previsiones o saber cuándo se recuperarán los niveles de venta previos a la pandemia.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda