Y además, Trabajo quiere un SMI de 1.000 €

30 de diciembre de 2021

Trabajo comenzará la negociación con la patronal y los sindicatos para la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) después de las fiestas navideñas, previsiblemente durante la segunda semana de enero. La hoja de ruta del departamento será el informe elaborado por la Comisión Asesora para el Análisis del Salario Mínimo Interprofesional.

Compartir en:

Es decir, la propuesta que pondrá encima de la mesa del diálogo social Díaz será que el salario mínimo suba el próximo año entre 24 y 40 euros y se sitúe entre los 989 y los 1.005 euros mensuales. El Gobierno tiene el compromiso de que el salario mínimo alcance el 60% del salario medio en 2023, algo que fija la Carta Social Europea. Para lograrlo, según los expertos, el SMI tendrá que subir entre un 10,4% y un 6,4% en los próximos dos años. La última subida, hasta los 965 euros mensuales supuso un incremento del 1,6%. Este se aprobó en septiembre y fue un acuerdo entre los sindicatos y el Ejecutivo, al negarse la patronal a firmarlo. No obstante, las subidas propuestas por los expertos tenían en cuenta la evolución del salario medio. En 2020, el salario medio bruto mensual subió un 2,8%, más de un punto porcentual por encima de lo que lo hizo el SMI.
Para 2022, los escenarios planteados por los expertos contemplan un incremento del SMI de 24 euros si el salario medio no hubiera subido nada en 2020. De hacerlo un 0,9%, estiman que el SMI debería incrementarse en 31 euros. Por último, si la retribución media hubiera crecido un 1,8% el pasado año, el SMI debería sumar 40 euros más al mes. No obstante, en ese mismo documento, los expertos toman como referencia el cuadro macroeconómico del Gobierno, que prevé un crecimiento de la economía española del 6,5% para este año, lejos del 4,5% que calculan el Banco de España, el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En este sentido, los escenarios deberían ser otros si el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) se sitúa finalmente por debajo de lo previsto.

Otro factor a tener en cuenta es la inflación. Con el dato de hoy, los beneficiarios del SMI solo mantendrían su poder adquisitivo si el Gobierno acuerda una subida en la horquilla alta de la propuesta de los expertos. Esto, no obstante, también entraña un riesgo, y es el traslado del alza de los precios a los salarios, algo que puede convertir la inflación en permanente, como alertó el Banco de España.

Los sindicatos todavía no han desvelado cuál va a ser su propuesta en relación a la subida del SMI, una vez se convoque la mesa del diálogo social. Sin embargo, recuerdan que es un compromiso del Gobierno alcanzar los 1.000 euros en 2022. “El SMI debe alcanzar los 1.000 euros en enero de manera que iniciemos ya esa recta final para que los salarios mínimos alcancen en 2023 el 60% del salario medio de nuestro país”, subrayó hace unos días el secretario general de UGT, Pepe Álvarez. Desde CCOO recuerdan que cuando se firmó el anterior acuerdo, ya se habló de llegar a esa cifra el próximo año.

Por su parte, la CEOE está dispuesta a negociar la subida, una vez que se ha cerrado la reforma laboral con acuerdo entre sindicatos, empresarios y Gobierno. Hace unas semanas, el presidente de ATA y vicepresidente de la CEOE, Amor, afirmó que esperaba que esta vez "sí hubiera acuerdo" aunque pidió que se tuviera en cuenta la situación de los trabajadores por cuenta propia y de las empresas. En septiembre de este año, los empresarios consideraron que "no era el momento" y no suscribieron el acuerdo para que el SMI alcanzase los 965 euros.
Hasta que se acuerde una nueva cifra, el Gobierno ha congelado el SMI, a través de una prórroga temporal aprobada en el último Consejo de Ministros del año.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda