IMPROVISA UN ABSURDO TOPE AL GAS

A Bruselas no le gustan los datos de deuda y paro

22 de noviembre de 2022

La Comisión Europea advirtió de nuevo a España por los riesgos derivados del elevado nivel de deuda pública y privada, así como del alto desempleo, tres indicadores que la institución ha identificado desde hace años como los principales peligros de la economía española y ademas improvisa un tope al gas que npo sirve poara nada.

Compartir en:

Así consta en el informe sobre desequilibrios macroeconómicos que el Ejecutivo comunitario publicó este martes dentro de su llamado Paquete de Otoño, en el que marca los principales retos de los Estados miembros de cara a un 2023 que, según las previsiones de las autoridades comunitarias, comenzará con dos trimestres de contracción en la eurozona.
En particular, Bruselas señala en el documento de que persisten los "riesgos para la sostenibilidad fiscal" de España a medio y largo plazo "en parte debido a los costes del envejecimiento de la población" y a pesar de que tanto la deuda como el déficit públicos se encuentran en una senda a la baja que la institución proyecta también a lo largo de 2022 y 2023 (en 2021 cerraron en el 118,3% y 6,9% del PIB, respectivamente.

Con respecto a la deuda de empresas no financieras, la Comisión Europea destaca que se moderó al 80% en 2021 y siguió con esta senda en el primer semestre de este año, pero añade que "existen riesgos asociados al entorno macroeconómico", así como que sigue "por encima de los umbrales" establecidos como prudentes, al igual que la deuda de los hogares españoles. "Las debilidades del mercado laboral siguen siendo una preocupación, a pesar de las destacadas mejoras", añaden los servicios económicos del Ejecutivo comunitario, antes de subrayar que "la tasa de desempleo bajó sustancialmente durante la última década pero sigue estando entre las más altas de la UE". Dentro de este capítulo, Bruselas pone el acento en el paro juvenil y de larga duración.

Con respecto a la competitividad de la economía española, el informe de desequilibrios indica que los costes laborales unitarios (CLU) aumentaron "levemente" en 2021 " y se espera que crezcan más con el incremento de la inflación. Pese a ello, el documento apunta que las dudas relacionadas con los costes de competitividad siguen siendo "limitadas".

Aprueba los presupuestos pero pide controlar las ayudas energéticas

La Comisión Europea ha dado un aprobado a los Presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez para 2023 (que se votan el próximo jueves en el Congreso), pero reclama afinar las ayudas por la crisis energética: no pueden ser generales sino que tienen que concentrarse únicamente en los hogares y las empresas más vulnerables para no disparar el déficit y la deuda públicas. Bruselas vuelve a avisar de que el elevado nivel de déficit y deuda constituye una fuente de "vulnerabilidad" para la economía española.

El Ejecutivo comunitario ha publicado este martes sus opiniones sobre los presupuestos nacionales de todos los países de la eurozona. Una iniciativa cuyo objetivo es coordinar las políticas económicas y detectar de forma temprana los riesgos de una crisis de deuda. Al estar suspendido el Pacto de Estabilidad, los dictámenes no se basan en objetivos de reducción del déficit, sino en criterios cualitativos.
En el caso de España, Bruselas constata que el gasto corriente financiado a nivel nacional aumentará en 2023 por debajo del crecimiento potencial a medio plazo. Nuestro país respeta así la principal recomendación que le había dirigido la Unión Europea en primavera para mantener una política fiscal prudente, lo que justifica el aprobado de la Comisión.

Bruselas plantea un absurdo tope inaplicable al gas 

La Comisión Europea presentó esta tarde una propuesta legal para crear un tope de emergencia al precio del gas en el mercado de futuros TTF. La medida, vigente a partir del próximo año, será sometida al acuerdo de los Veintisiete en el Consejo extraordinario de Energía del próximo jueves. La medida, que estaría operativa solo por un año ya había sido adelantada hace pocos días, después del acuerdo entre líderes a finales de octubre.

El tope se activará si se cumplen dos condiciones: que el precio de los futuros de gas en el TTF a un mes rebasen los 275 euros por megavatio/hora (MWh) durante dos semanas y que este incremento muestre una divergencia de más de 58 euros respecto a los precios internacionales de referencia del gas natural licuado (GNL) en diez jornadas consecutivas.
En el caso que estas variables se activarán, siempre de forma conjunta, la Agencia para la Cooperación de Reguladores Energéticos (ACER) publicará una nota de corrección de mercado en el Boletín Oficial de la UE, además de informar a los organismos comunitarios. El mecanismo se aplicará el día siguiente y cualquier orden por encima de los 275 euros no será aceptada en el mercado de Países Bajos.

El límite establecido toma como referencia el máximo histórico alcanzado el pasado mes de agosto, cuando el índice TTF alcanzó un récord de 349 euros/MWh. Sin embargo, los precios no permanecieron por encima de los 275 euros más de 10 días ni siquiera en ese contexto de máxima tensión. Es decir, nunca en la historia europea se han dado las condiciones para la puesta en vigor de esta medida.

El anuncio comunitario llega después de que Moscú anunciara una restricción adicional del escaso gas que llega a Europa a través de las tuberías ucranias. Esto generó que los precios del gas natural en Países Bajos saltaran un 7% hasta llegar a los 124 euros/MWh, aunque muy lejos de los extremos alcanzados en pleno verano.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda