El gasto en pensiones se desboca por la subida del IPC

08 de octubre de 2021

El gasto en pensiones continúa pulverizando récords en los presupuestos generales del Estado. El próximo año, la Seguridad Social destinará 171.165 millones de euros a esta partida, según ha anunciado Montero, tras el Consejo de Ministros extraordinario que ha dado luz verde al proyecto presupuestario para 2022.

Compartir en:

Se trata de una cifra nunca vista que supera en un 4,8% en términos agregados a la cuantía destinada en los presupuestos de este 2021.
El nuevo récord viene propiciado por la escalada de la inflación, en un contexto de crecimiento imparable de los precios energéticos y, en particular, de la factura de la luz, que también viene rompiendo techos en las últimas semanas. Si bien hay que matizar que el Gobierno ha evitado concretar la proporción en la que se van a revalorizar las pensiones a partir del 1 de enero, a la espera de conocer el dato del IPC de noviembre, tal y como ha adelantado este jueves La Información.
El motivo de la ausencia de esta cifra, una de las que suelen generar más expectación en los PGE de todos los años, no es otro que la aplicación efectiva de la nueva fórmula de revalorización, que fue pactada con los agentes sociales y que todavía no ha entrado en vigor porque la ley se encuentra en tramitación parlamentaria. Esta fórmula determina que las nóminas se revalorizarán el 1 de enero de cada año de acuerdo con la inflación media anual registrada en el mes de noviembre del ejercicio anterior y ese es un dato que aún se desconoce.

Aunque en Seguridad Social y Hacienda sí manejan a estas alturas previsiones sobre el nivel en el que podría cerrar el IPC en el mes de noviembre. Hace apenas un mes el Ejecutivo estimaba que la inflación media anual estaría en noviembre en el 1,9%, pero el aumento imparable de la inflación, empujada por el encarecimiento de la energía y aupada por unos precios de la luz absolutamente desbocados, ha obligado a revisar las estimaciones del IPC, que entre diciembre de 2020 y agosto de 2021 (último dato confirmado) acumulaba ya un repunte del 2,2%.

Ante esta escalada de los precios, fuentes del Ministerio de Hacienda no descartan que finalmente se aplique una subida de las pensiones que se sitúe holgadamente por encima del 2% en 2022, pero hay que insistir en que para conocer la cuantía definitiva habrá que esperar a que el Instituto Nacional de Estadística (INE) publique los datos confirmados de IPC de noviembre, y eso es algo que no sucederá hasta mediados del mes de diciembre.
Con todo, el Ejecutivo ha proyectado en los PGE de 2022 un gasto en pensiones que crece un 4,8% respecto al monto de 2021, en base a una serie de proyecciones sobre los distintos deslizamientos del Sistema: además de la revalorización fijada por el Gobierno cada año, hay otros elementos que tiran del gasto en pensiones, como el incremento del colectivo de pensionistas o la variación de la pensión media por el denominado 'efecto sustitución' (las nuevas pensiones son cada vez más altas que las que cobraban los que se dan de baja en el Sistema).

La ministra Montero ha señalado que la revalorización de las pensiones se desliga a partir de ahora de los Presupuestos para que evolucionen según el coste de vida, de acuerdo con la reforma de las pensiones acordada entre el Gobierno y los agentes sociales, que sigue las recomendaciones del Pacto de Toledo. Y además ha avanzado que se trasferirán 4.400 millones de euros adicionales por los gastos impropios que asume la Seguridad Social.
En paralelo, la titular de Hacienda ha concretado que las pensiones mínimas y las no contributivas se incrementarán un 3% en 2022, por encima de la inflación prevista, tal y como había adelantado el ministro José Luis Escrivá. Esta revalorización también afectará al Ingreso Mínimo Vital (IMV), ya que su cuantía está ligada a las prestaciones no contributivas.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda