TRATA DE SEGUIR HASTA OCTUBRE

Johnson dimite

07 de julio de 2022

“Está claro ya que la voluntad del grupo parlamentario conservador es que haya un nuevo líder en el partido y un nuevo primer ministro”. “Si hasta ahora no he querido abandonar, ha sido porque consideraba mi deber cumplir con el mandato electoral de 2019, la mayor victoria conservadora desde 1987″, ha recordado, para dar las gracias a continuación, y especialmente, a los votantes laboristas que le dieron entonces su apoyo.

Compartir en:

“Amigos míos, en política nadie es imprescindible”, se despedía Johnson en un tono en el que se apreciaba la amaraga derrota sufrida por el político conservador más popular y carismático de las últimas décadas. Había sido el espíritu de “rebaño” de los diputados conservadores, apuntaban, lo que había acabado derrotándole: “Como hemos visto en Westminster [sede del Parlamento], el instinto de rebaño es poderoso, y cuando el rebaño se mueve, se mueve”, ha denunciado. El primer ministro, que horas antes estaba decidido a permanecer en el cargo y desafiar al Partido Conservador, no ha podido resistir la presión. Johnson, de 58 años, presentaba su renuncia ante la reina Isabel II, acosado por la mala gestión de varios escándalos en las filas de su partido, en los que él mismo se ha visto involucrado.

Las útimas horas en Downing Street las ha dedicado a nombrar nuevos ministros, para que el Gobierno en funciones pueda operar de modo apropiado hasta que los conservadores elijan un nuevo líder. “Habrá un nuevo Gabinete al servicio de los británicos, y yo mismo estaré al frente hasta que el Partido Conservador elija un nuevo líder”, ha dicho Johnson.La idea de que el todavía primer ministro pueda mantener las riendas del país durante largo tiempo ha desatado las alarmas en el partido. Johnson habría sugerido su intención de permanecer en Downing Street hasta el congreso de otoño de los conservadores, cuando se elegiría un nuevo líder. Las soluciones que comienzan a barajarse sugieren más bien que se acelerará el proceso de primarias, o incluso que se convencerá al primer ministro para que se retire y sea otro -por ejemplo, el viceprimer ministro, Dominic Raab- quien pilote la nave de modo interino.

Moción laborista

El líder de la oposición laborista, Keir Starmer, ya ha anunciado la intención de su partido de presentar una moción de censura [moción de confianza, en la terminología parlamentaria británica] para echar a Johnson, en el caso de que los conservadores le permitan mantenerse como primer ministro hasta el otoño. “Boris Johnson no está capacitado para gobernar, y debe irse ya mismo. No puede aferrarse al puesto durante meses”, ha dicho Starmer.

Johnson asumió la jefatura del Gobierno británico en julio de 2019 como flamante líder del Partido Conservador y tras la renuncia de la entonces primera ministra, la también conservadora Theresa May, señalada entre los suyos por no llevar a buen puerto el Brexit por el que habían votado los ciudadanos en el verano de 2016. Cinco meses después de ocupar Downing Street, Johnson, que se había fraguado una brillante carrera como alcalde de Londres, arrasó en las elecciones y hundió a la oposición, el laborismo, incluso en alguno de sus feudos. Esta holgada victoria ha sido uno de los pilares que ha permitido a Johnson sobrevivir ante la riada de escándalos que ha ido salpicando su mandato. Hasta ahora.

La libra esterlina repunta

La libra esterlina ha reaccionado con subidas frente al dólar a la noticia de que Boris Johnson ha aceptado dimitir como primer ministro del Reino Unido tras profundizarse la crisis en el Ejecutivo conservador. La moneda ha llegado a repuntar el 0,6%, hasta los 1,1994 dólares, después de dos jornadas de caídas en las que tocó mínimos de dos años frente al 'billete verde'.

La libra esterlina se fortalece asi contra el dólar al tiempo que el Ftse 100 de Londres suma alrededor del 1%. Según el mercado, la noticia de la dimisión podría suponer un alivio inicial para los activos del Reino Unido, que han sido golpeados por la alta inflación del país, la débil economía y la incertidumbre política.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda