GUERRA UCRANIA: Rusia acusa a Gran Bretaña

30 de octubre de 2022

El Ministerio de Defensa ruso ha acusado a la armada británica de ayudar a Ucrania a atacar con drones la base naval de Sebastopol, en la península de Crimea. De resultas de este ataque, en el que Reino Unido niega cualquier participación, un dragaminas de la flota rusa del mar Negro ha sufrido daños, aunque menores, así como una red de protección de la bahía Yúzhnaya de Sebastopol.

Compartir en:

Como respuesta al ataque, Rusia ha decidido suspender su participación en un acuerdo negociado por la ONU para exportar grano desde los puertos ucranianos. "Teniendo en cuenta... el acto terrorista del régimen de Kiev con la participación de expertos británicos contra los barcos de la Flota del Mar Negro y barcos civiles involucrados en garantizar la seguridad del 'corredor de cereales', la parte rusa suspende su participación en la implementación de acuerdos sobre la exportación de productos agrícolas desde los puertos ucranianos", anunció el ministerio en un comunicado.

Las fuerzas rusas habrían abatido los nueve drones empleados para perpetrar la acción y destruido los siete aparatos marítimos no tripulados utilizados para tal fin. Asimismo, Rusia ha acusado a la armada británica del sabotaje a los gasoductos de Nord Stream del pasado mes. Una afirmación que Londres asegura que es falsa y que trata de distraer la atención de los fracasos militares rusos en Ucrania. De hecho, Rusia no ha presentado pruebas del ataque en el puerto de Sebastopol, que se anexionó en el 2014 junto a toda la península de Crimea.

El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania ha acusado a Moscú de usar un "pretexto falso" para suspender su participación en el corredor de granos del Mar Negro, un pacto que tiene como objetivo aliviar la escasez de este tipo de producto agrícola y así también los precios. “Hago un llamado a todos los estados para que exijan a Rusia que detenga sus juegos del hambre y vuelva a comprometerse con sus obligaciones”, escribió Kuleba en su cuenta de la red social Twitter.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda