España e Italia preparan un gasoducto alternativo

18 de marzo de 2022

España e Italia avanzan para incrementar sus interconexiones gasistas. Ambos países han comenzado a trabajar en una ruta alternativa al Midcat con Francia para tratar de ampliar la capacidad de entrada de gas a Europa. La ruta posible iría desde Barcelona a Génova para poder facilitar el tránsito con rapidez del gas hacia el corazón de Europa.

Compartir en:

Según explicó Alverà, consejero delegado del gestor técnico italiano Snam, en la presentación de resultados de la compañía: "Estamos estudiando con nuestros socios todas las opciones para desatascar esta capacidad a través del proyecto Midcat en Francia que venimos defendiendo desde hace varios años. A falta de avances reales y rápidos en el Midcat, también estamos en la fase de prefactibilidad de un nuevo gasoducto en alta mar desde España hasta Italia. A muy corto plazo, estamos organizando un gasoducto virtual con un sistema de buques pequeños para transportar el GNL desde España hasta Panigaglia, donde sólo los buques más pequeños pueden descargar". Las dudas existentes con este proyecto de gasoducto con Francia se centran en las cantidades que podrían ser necesarias para suministrar al centro de Europa durante los próximos años y, por ese motivo, se reclama que si el proyecto Midcat sale adelante venta acompañado de contratos a largo plazo.
La dependencia de Italia del gas ruso, con cerca del 40% de su suministro, abre la puerta a que pueda convertirse en receptor del gas que llegue a España a través de la red de plantas regasificadoras existentes.
La puesta en marcha de la interconexión con Francia a través de los Pirineos supondría una inversión de alrededor de 500 millones de euros, pero Francia debería destinar cerca de 2.000 millones para reforzar su red de gas del sur -el antiguo mercado PEG Sud- para poder llevar dicho gas hasta Alemania o Italia. Ambos países mantienen una fuerte dependencia del gas natural ruso y necesitan vías alternativas de entrada para poder reducir su dependencia.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda