MIENTRAS ENCABEZAMOS LS LISTAS DE PARO

Díaz reúne este viernes a la Comisión de Expertos del SMI

01 de septiembre de 2022

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, reúne este viernes a la Comisión Asesora para el Análisis del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que deberá fijarlo en el 60% del salario medio para 2023, según el compromiso del Gobierno para el último año de legislatura.

Compartir en:

Díaz presidirá el encuentro, que se celebrará en el Palacio de Zurbano, en Madrid, y está previsto para las 12.00. Los agentes sociales no están convocados en esta ocasión, ya que su turno llegará en noviembre, cuando se conozcan los cálculos de los expertos y el IPC de la mayor parte del año. Con el inicio del curso político, la ministra de Trabajo aseguró el pasado jueves que subir el SMI resulta "más necesario que nunca" ante una "coyuntura de incertidumbre", marcada por una inflación que se situó en agosto en el 10,4%, según el dato adelantado. El resto del Ejecutivo ha respaldado a Díaz en esta cuestión, como han manifestado esta semana otros miembros del Gobierno, como la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Calviño, que aseguró que incrementar el SMI "tiene todo el sentido", o la ministra de Hacienda, Montero, quien dejó claro que "no hay diferencias entre unos y otros", en alusión a los miembros del PSOE y de Unidas Podemos que forman el Gobierno de coalición.

Los sindicatos también apoyan este aumento. Para el secretario general de CCOO, Sordo, es "imprescindible" que el SMI se adecue al nivel de los precios, mientras que el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, propone cifras: 1.100 euros, aunque desde el Gobierno insisten en que no hay cantidades fijadas.

Sin embargo, la patronal ha mostrado reticencias a la revisión al alza del SMI, sobre todo después de que la ministra pidiera a su presidente, Garamendi, "compromiso con su país" y se mostrara a favor de las movilizaciones sindicales. El vicepresidente de la CEOE y presidente de ATA, Amor, contestó a la ministra y le recordó que "el SMI lo sube el Gobierno". En efecto, el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores establece que el Gobierno debe consultar con los agentes sociales el alza del SMI, aunque la decisión final depende del Ejecutivo. Ese mismo artículo también recoge los cuatro parámetros que deben orientar la revalorización del SMI: la inflación, la productividad media nacional alcanzada, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general. Como se sabe, el SMI se ha incrementado, en los últimos años un 33,5%. La primera subida elevó el salario mínimo de 735 euros a 900 euros, en 2019. De ese montó, pasó a 950 euros en 2020, y después, a 965 euros. En 2022, el SMI ha sido de 1.000 euros.

Mientras, España vuelve a liderar el desempleo en Europa,

La tasa de desempleo en la eurozona alcanza su mínimo histórico de la serie histórica (desde 1998) tras caer una décima en el mes de julio y situarse en el 6,6%, según los datos de Eurostat. La tasa media de desempleo entre los diecinueve países que componen la zona euro alcanza este valor después de que la oficina estadística haya ajustado al alza los datos de los tres meses precedentes, sumando una décima y elevando la cifra al 6,7%, por lo que de acuerdo con los nuevos datos, esta es la primera vez que se alcanza este nuevo mínimo histórico.
El paro de la eurozona se mantiene así ocho décimas por debajo del nivel previo a la pandemia, que en febrero de 2020 registraba una tasa del 7,4%. En el conjunto de la Unión Europea también se redujo la tasa en una décima en julio, hasta caer al 6% frente al 6,9% de un año antes, siendo también el menor nivel de paro de la media histórica de los veintisiete miembros.

Eurostat calcula que 12,959 millones de personas se encontraban sin empleo en la UE en julio de 2022, de los que 10,983 millones se situaban en las economías del euro. Esto supone un descenso mensual de 113.000 y 77.000 personas, respectivamente, y en comparación con julio de 2021, el número de personas sin empleo descendió en 1,854 millones en la UE y en 1,576 millones en la zona euro.

España sigue siendo la economía con mayor desempleo de la UE, tras registrar un 12,6% de paro. Le siguen Grecia, con un 11,4%, e Italia con un 7,9%. Los países con menor desempleo son República Checa (2,3%), Polonia (2,6%) y Alemania y Malta (2,9% en ambos casos). En el caso de los menores de 25 años, la tasa de paro de la zona euro cayó en dos décimas, hasta el 14,2%, mientras que en el conjunto de la UE el dato fue del 14%, también dos décimas menos.
En términos absolutos, el número de jóvenes desempleados en la UE alcanzó en el séptimo mes del año los 2,630 millones de personas, de los que 2,173 millones correspondían a la eurozona. En el caso de España, en junio de 2022 se contabilizaron 2,969 millones de personas sin empleo, de las cuales 447.000 eran menores de 25 años. De esta forma, la tasa de paro de juvenil de España fue del 26,9%, la segunda más alta entre los Veintisiete, por detrás del 28,6% de Grecia y por delante del 24,5% de Estonia.

CEOE, beligerante

CEOE acusó a la ministra de Trabajo, “entorpecer” la firma de convenios colectivos. Según el vicepresidente de la patronal, Íñigo Fernández de Mesa, la subida anunciada del salario mínimo interprofesional (SMI) desalienta a los negociadores de convenios colectivos, y retrasa la firma de acuerdos, en lugar de ayudar.


“Lejos de ayudar, entorpece”, subrayó Fernández de Mesa, en respuesta a las declaraciones de la ministra Díaz, quien hace días acusó a la patronal de “bloquear” la firma de convenios colectivos, al levantarse el 5 de mayo de la mesa de negociación donde se discutía un nuevo acuerdo por el empleo y la negociación colectiva (AENC). Fernández de Mesa recalcó que los negociadores de convenios colectivos, al escuchar las intenciones del Ejecutivo de elevar en enero el salario mínimo, aplazan sus decisiones, a la espera de comprobar el alcance de la subida, magnitud que influye en sus decisiones relativas al convenio.
De esta forma la patronal trata de zafarse de las “presiones”, dijo Mesa, que la ministra de Trabajo parece decidida a imprimir en la vuelta al tajo de los protagonistas del diálogo social. Hoy Díaz insistió en pedir a la patronal que vuelva a la mesa de negociación del AENC; un ámbito bipartito, donde no participa el Gobierno y donde los empresarios y los sindicatos fracasaron en su intento por pactar un senda para el alza salarial, que esquivara las llamas del conflicto derivado de la pérdida de poder adquisitivo.

CEOE reclama al Ejecutivo que libere de impuestos a empresas y trabajadores, especialmente cuando la inflación ha ayudado a llenar las arcas públicas. Sin embargo, los sindicatos y una parte del Gobierno, aquella que representa la ministra de Trabajo, defienden fuertes subidas de los salarios, en forma de cláusulas de revisión salarial que asegure que la inflación no devora las subidas salariales pactadas.
Una tendencia, no obstante, que no es mayoritaria en el Gobierno de coalición, como se ha encargado de recordar la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, quien prefiere una receta de moderación salarial, que evite los temidos efectos de segunda ronda; es decir, una espiral alimentada por las propias subidas de estas rentas, llamadas en principio a atenuar los efectos del alza de precios.
Sin embargo, los sindicatos aseguran que esa espiral ya se está produciendo, y que las empresas están trasladando a los precios los efectos de la carestía, incluso en productos alejados de la energía y los alimentos frescos.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda