DIAZ DOBLEGA A LOS SINDICATOS

La reforma laboral se firmara con una notable rebaja sindical

20 de diciembre de 2021

Los sindicatos, tras ver como se desarrolla la negociación sobre la reforma laboral y su papel en todo ese contexto dan por descontado que no habrá derogación de la reforma laboral del PP, sino modificaciones parciales de algunas de las partes que han resultado más lesivas para los derechos de los trabajadores.

Compartir en:

Así, los comentarios que se escuchan en el entorno de los negociadores sindicales reflejan claramente su resignación, tras comprobar cómo las cesiones del Gobierno a la patronal han acabado por descafeinar el contenido de los borradores, aunque no por ello rechazan sumarse a un eventual acuerdo tripartito.
"Llegamos a la fiesta bien vestidos y vamos a acabar en cueros". Desde el flanco sindical expresan así su desazón por la deriva que ha tomado la negociación de la reforma laboral en las últimas semanas. Aunque tanto en CCOO como en UGT tenían interiorizado desde la apertura de la mesa que nunca se iba a llevar a cabo una derogación completa de la legislación del PP -más allá de que públicamente ambos hubieran adoptado ese eslogan pergeñado en el acuerdo de la coalición e impulsado desde Unidas Podemos- lo cierto es que los sindicatos esperaban sacarle algo más al Gobierno. Pero con el paso de los meses, y especialmente tras la irrupción de la vicepresidenta económica en la coordinación de la reforma, han comprobado cómo los borradores se han ido "acalviñando", para satisfacción de la CEOE.

En concreto los sindicatos se quejan de que, para acercar posturas y conseguir avances en las negociaciones, el Gobierno está torciendo el brazo en exceso ante la CEOE. De ahí que, de un tiempo a esta parte, los borradores gubernamentales se hayan ido suavizando considerablemente para equilibrar la balanza hacia el lado de la CEOE.

Posible cambio en el despido improcedente

Los sindicatos han planteado recientemente de forma verbal en la mesa de la reforma laboral que en caso de despido improcedente corresponda al trabajador y no al empresario decidir si continúa trabajando en la empresa,

En la actualidad, una vez que el juez ha declarado un despido improcedente, delega en el empresario la elección entre rescindir el contrato del empleado previamente despedido o abonarle una indemnización de 33 días por año trabajado hasta un máximo de 24 mensualidades. Sin embargo, fuentes sindicales lo niegan. De cualquier forma la noticia ha puesto nerviosos a los empresarios.

El actual artículo 56 del ET establece que "cuando el despido sea declarado improcedente, el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, podrá optar entre la readmisión del trabajador o el abono de una indemnización equivalente a treinta y tres días de salario por año de servicio".

Sobre despidos, el Gobierno sólo ha planteado la reforma del artículo 55 (despido disciplinario) para incluir como una nueva causa de despido nulo el de un trabajador que habiendo sido contratado de forma temporal, las causas esgrimidas para que en vez de indefinido fuese contratado por duración determinada no se ajusten a derecho

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda