Bruselas no comparte los criterios de Garzon o Diaz

12 de enero de 2022

La Unión Europea tampoco comparte las opiniones del ministro de Consumo, sobre la calidad de la carne española. El comisario europeo de Agricultura, Wojciechowski, ha asegurado que la carne española no es de menor calidad que la del resto de la Unión Europea, en plena polémica por las palabras del ministro sobre las macrogranjas, pero reconoce el “problema” con el desarrollo de esas explotaciones y precisa que Bruselas quiere promover las de pequeñas dimensiones.

Compartir en:

“La carne española tiene la misma calidad que otras carnes europeas y otros alimentos europeos”, declara, si bien ha rechazado valorar las palabras de Garzón. El político se pronuncia así antes de viajar a España, donde el jueves visitará La Palma, y el viernes se reunirá en Madrid con el ministro de Agricultura, Planas. Wojciechowski se desplaza al país cuando persiste la polémica por las declaraciones de Garzón, quien en una entrevista con The Guardian afirmó que las macrogranjas “contaminan los suelos, contaminan el agua y después normalmente se exporta” su carne, que consideró “de peor calidad” y fruto del “maltrato animal”.

Según el comisario, no hay “razón para decir que la comida española, la carne española, es de menor calidad que otras en la Unión Europea. Pero, por supuesto, tenemos el problema con el desarrollo de la agricultura a gran escala, especialmente, en algunos sectores de la producción animal, como la carne de cerdo, las aves de corral y las gallinas ponedoras”. También admite que en Europa “se necesitan todos los tipos de agricultura”, pero agrega que ahora “uno de los objetivos más importantes de la Política Agrícola Común (PAC) es apoyar a las pequeñas y medianas explotaciones. Esa es nuestra prioridad, y también en la producción animal. Sé que en España hay una buena legislación nacional que apoya la agricultura a pequeña escala, especialmente en la producción animal”, apunta.
Asimismo, se muestra convencido de que la nueva PAC, que entrará en vigor en 2023, “fortalecerá la agricultura europea y también la española, en primer lugar, prestando más atención a los pequeños agricultores. No habrá seguridad alimentaria si permitimos eliminar a los pequeños agricultores del sistema de agricultura en la Unión Europea. No. Deberíamos detener este proceso y dar a los pequeños agricultores la posibilidad de continuar sus cultivos y crías”.
Indica también que en las granjas más pequeñas “es más fácil asegurar buenos estándares de bienestar animal” y “lograr la sostenibilidad de la producción. La buena proporción entre el terreno agrícola y el número de animales. Esa es la cuestión de la cadena de suministro corta. Necesitamos reducir la distancia de la granja a la mesa. Esa es una de las prioridades de la Unión Europea, de la Comisión Europea, reducir esta larga distancia de la granja a la mesa. En la agricultura a pequeña escala, esto es más fácil”. Al mismo tiempo, recuerda que las exportaciones “en algunos sectores” son “muy importantes”, y pone el ejemplo de las frutas españolas, por lo que también llama a respaldar a los exportadores.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda