150 M€ de la UE para infraestructuras pasivas

15 de diciembre de 2021

La Comisión Europea ha aprobado, con arreglo a las normas sobre ayudas estatales de la UE, un régimen español de ayudas por un valor de 150 millones EUR puestos a disposición a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia destinado a dar apoyo el despliegue de infraestructuras pasivas para la prestación de servicios de comunicaciones móviles en zonas que a fecha de hoy carecen de cobertura móvil 4G.

Compartir en:

En un comunicado, Bruselas señala que la medida contribuirá a que España reduzca la brecha digital y también contribuirá a la consecución de los objetivos estratégicos de la UE, relacionados con la transición digital.
Los fondos públicos son claves para el despliegue de la red pasiva del futuro 5G, segmento en el que están presentes grandes grupos como Cellnex, Vantage (filial de Vodafone), American Tower (que adquirió las torres de Telefónica) y Totem (subsidiaria de Orange). Estas compañías habían considerado que sin la ayuda estatal habría sido muy complicado el despliegue de red en zonas con poca población y sin rentabilidad.
La vicepresidenta ejecutiva Vestager, comisaria de Competencia, ha señalado que, gracias a este régimen de 150 millones de euros, los consumidores de aquellas partes de España que, hoy por hoy, están insuficientemente atendidas tendrán acceso a servicios de comunicaciones móviles de mayor velocidad y gozarán de mejores servicios con internet. “Así se podrá ir reduciendo la brecha digital y se contribuirá al crecimiento económico, en consonancia con las normas sobre ayudas estatales y sin perder de vista los objetivos de la transición digital europea”, indica.
El régimen se financiará en su integridad a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (RRF), tras la evaluación positiva que el Plan Español de Recuperación y Resiliencia mereció por parte de la Comisión y su adopción por parte del Consejo. El Plan de Recuperación y Resiliencia español incluye importantes proyectos de inversión en el sector de las comunicaciones electrónicas, como es el caso de las redes móviles.

El régimen estará en vigor hasta el 31 de diciembre de 2025 y las ayudas aportadas adoptarán la forma de subvenciones directas. La medida financiará el despliegue de infraestructuras pasivas para la prestación de servicios de comunicaciones móviles que garanticen velocidades mínimas de 30 Mbps de descarga y 10 Mbps de carga en zonas de España en las que actualmente no hay cobertura móvil 4G con velocidades mínimas de 10 Mbps de descarga y 3 Mbps de carga.
El objetivo del régimen es hacer frente a la brecha digital en España, incitar el interés en vivir e invertir en las zonas rurales, estimular el crecimiento económico, así como preservar y crear nuevos puestos de trabajo en las regiones más frágiles desde el punto de vista estructural. La Comisión afirma que la medida facilitará el desarrollo de una actividad económica, es necesaria y proporcionada, y cuenta además con salvaguardias suficientes para garantizar que la ayuda limite los falseamientos indebidos de la competencia. A su vez, la medida no altera las condiciones de los intercambios en contra del interés común. “En particular, la ayuda no puede servir para cumplir las obligaciones de cobertura vinculadas a los derechos de uso del espectro móvil, y quedan excluidos del régimen los municipios de más de 10 000 habitantes, al igual que las zonas en las que el despliegue de las redes móviles ya esté en curso o se haya previsto durante los próximos tres años”, indica Bruselas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda