Macron y Le Pan se vuelven a enfrentar en segunda vuelta

11 de abril de 2022

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su rival de extrema derecha, Marine Le Pen, se han impuesto este domingo en la primera vuelta de las elecciones presidenciales y se enfrentarán en la votación final del 24 de abril.

Compartir en:

Macron ha sido el más votado (27,35%) en la primera vuelta de las elecciones francesas celebrada este domingo y se disputará la Presidencia el próximo 24 de abril con la candidata ultraderechista, Marine Le Pen (23,97%), según resultados oficiales correspondientes al 97% del escrutinio. El tercer candidato más votado ha sido Jean-Luc Mélenchon, de izquierda, quien ha obtenido un 21,70% de las papeletas, a tan solo 800.000 votos de Le Pen, según los datos publicados por el Ministerio del Interior francés.
Muy por detrás quedan el otro candidato de extrema derecha, Éric Zemmour (7,02%); la candidata conservadora, Valérie Pécresse (4,73%); el candidato ecologista, Yannick Jadot (4,49%) y Jean Lassalle (3,23%). Nicolas Dupont-Aignan, Fabien Roussel, Anne Hidalgo, Philippe Poutou y Nathalie Arthaud no superan el 3%
La participación en estos comicios ha sido del 65%, la más baja desde 2002, cuando la tasa fue del 58,45%, según datos parciales de participación de las 17.00 horas adelantados por el Ministerio de Interior francés. Esto es un 4% inferior a la de las elecciones de 2017.

La mayoría de los candidatos que no pasaron a la segunda vuelta apoyaron inmediatamente a Macron tras conocerse los sondeos a pie de urna. Mélenchon dijo a sus partidarios que "no debe haber ni un solo voto para Le Pen en la segunda vuelta".
Macron advirtió contra la autocomplacencia en un discurso el domingo por la noche, diciendo que "nada está decidido" y que se esforzará por convencer a más gente para que le vote. La presión de la inflación y la guerra entre Rusia y Ucrania han estado en el centro de la atención antes de la primera ronda de votaciones.
El apoyo a Macron había aumentado tras la invasión de Rusia en Ucrania y sus esfuerzos de mediación a principios de este año. El presidente francés ha intentado negociar acuerdos diplomáticos entre Kiev y Moscú y ha pedido un alto el fuego, al tiempo que ha presionado a la UE para que tome medidas contundentes contra el Kremlin.
Sin embargo, ese impulso se disipó en el período previo a la votación del domingo, ya que Macron llegó tarde a su campaña interna debido a su apretada agenda y las encuestas de los votantes arrojaban un estrecho resultado hasta el día de las elecciones.

El conflicto ha acentuado la subida de los precios de la energía y el repunte general de los precios, algo que el gobierno de Macron ha intentado atajar. Pero es un tema que su oponente Le Pen, que encabeza el partido anti-inmigración National Rally - aprovechó significativamente en su campaña.
Le Pen, considerada de izquierda económica a pesar de estar muy afiliada a la extrema lucha en Francia, se ha centrado mucho en el coste de la vida. Parte del reciente nerviosismo de los mercados ante la perspectiva de una presidencia de Le Pen se ha atribuido a la preocupación por la unidad política y económica de la respuesta de Europa a Rusia tras su invasión de Ucrania. Le Pen ha mostrado en el pasado simpatías por Rusia y el presidente Vladimir Putin, y se ha mostrado abiertamente escéptica con la Unión Europea. Ha tratado de distanciarse de Putin y su equipo de campaña ha negado las informaciones de que se les ordenó destruir miles de folletos que incluían una foto de Le Pen junto a Putin.

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda