DEBATE PRESUPUESTARIO

El impuesto a las energéticas excluirá al negocio regulado e internacional

17 de noviembre de 2022

La tramitación parlamentaria del nuevo impuesto a los beneficios extraordinarios de las energéticas seguirá su curso en las Cortes después de que la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso haya aprobado dos enmiendas transaccionales del PNV y PDeCAT para excluir las actividades reguladas del importe neto de la cifra de negocio sobre la cual se gravará, además de que la aplicación del impuesto afecte solo a la actividad que las empresas desarrollen en España.

Compartir en:

El veto de cerca de medio centenar de enmiendas presentadas por todos los partidos a esta proposición de Ley ha dado lugar a una enorme polémica, al recurrir el Gobierno a una fórmula poco cortés y escasamente utilizada en el parlamentarismo. En el turno de debate, la oposición ha aprovechado para cargar contra el Gobierno, sumándose así a las críticas esgrimidas por las compañías energéticas.

Tras estos hechos, la Comisión ha aprobado todas las enmiendas transaccionales presentadas, pero las referidas de PNV y PDeCAT han salido adelante sin ningún voto en contra. De esta forma, tras el acuerdo alcanzado entre los grupos y los socios del Gobierno de coalición, el impuesto no afectará a las empresas en las que el suministro sea a precio regulado (PVPC de electricidad, TUR de gas, GLP envasado y GLP por canalización), un importe que asciende al 1,2% de la facturación total.
También se exonerarán del cálculo toda la facturación obtenida fuera de España y los ingresos regulados de las redes de transporte y distribución de electricidad y gas natural y, en el caso de generación con retribución regulada y retribución adicional en territorios no peninsulares, todos los ingresos de las instalaciones, incluidos los que perciben del mercado y el despacho económico, respectivamente.

Otra de las enmiendas aprobadas limitará la compensación de las pérdidas de filiales de los grupos empresariales en el impuesto de sociedades al 50% en el ejercicio 2023. Estos acuerdos en el marco de los nuevos gravámenes se suman a los alcanzados con Bildu, con quien el Gobierno ha alcanzado un acuerdo para que a finales de 2024, cuando finalice la vigencia de los nuevos impuestos a banca y energéticas, se evalúe su aplicación y se estudie la posibilidad de convertirlos en permanentes, así como para que las haciendas forales vascas y navarras gestionen estos nuevos gravámenes.

La gasolina continua su espiral


El precio de los carburantes en España ha experimentado un comportamiento desigual por segunda semana consecutiva, ya que el coste del gasóleo acumula tres semanas de bajada, mientras que la gasolina se ha encarecido de nuevo, lo que ha estrechado la brecha entre ambos carburantes a los 15 céntimos a favor de este último.

En el caso del diésel, el descenso del 1,22% esta semana, el segundo consecutivo para este carburante, hace retroceder su precio hasta los 1,939 euros el litro, su nivel más bajo desde la semana del pasado 10 de octubre. A pesar de estos niveles de precio, ambos carburantes se mantienen lejos de los máximos que tocaron este verano, cuando en julio la gasolina alcanzó los 2,141 euros y el gasóleo los 2,1 euros. Asimismo, la gasolina se mantiene por debajo de las cifras de antes de la entrada en vigor de la ayuda de 20 céntimos por litro que aprobó el Gobierno a finales de marzo --1,818 euros litro--, aunque en el caso del gasoil sigue superando ese nivel --1,837 euros-- a pesar de los últimos descensos.
Este importe medio de ambos carburantes incluye los impuestos, pero no refleja el descuento que entró en vigor desde el pasado 1 de abril de al menos 20 céntimos por litro, ya que hay rebajas superiores, dependiendo de la petrolera y de las promociones a los clientes fidelizados.

Contando con esa subvención, el precio del litro de gasolina sería de 1,584 euros, mientras que el del gasóleo se situaría en los 1,739 euros, en ambos casos claramente inferior a los que marcaba a finales de marzo, antes de la entrada en vigor de la ayuda.
Con respecto a la misma semana de hace un año, recogiendo la subvención, el precio del litro de gasolina es un 4,7% más caro que hace un año, mientras que en el caso del gasóleo el precio es un 25,4% superior.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda