TODAVIA SE AFERRA A UN CRECIMEINTO DEL 7%

Calviño esta ciega, sorda y muda

28 de marzo de 2022

El último informe del Tesoro para inversores, actualizado este mismo mes de marzo parece ignorar todo lo que esta pasando en el mundo económico español incluida las consecuencias de la guerra y las huelgas que estamos sufriendo. En el chart pack para inversores extranjeros que Economía cuelga en su web se obvia el impacto económico que la guerra está teniendo en España.

Compartir en:

En el disclaimer del documento, el Tesoro aclara que se trata de una información elaborada a partir de datos públicos y que su finalidad es meramente informativa y no constituye una oferta formal de suscripción de títulos de deuda para los inversores. A lo largo de 82 páginas repletas de gráficos, el dossier ofrece una perspectiva integral tanto de la situación actual de la economía española como de los avances conseguidos en los últimos años. Sin embargo, evita aportar la última información disponible sobre el desarrollo de la invasión rusa de Ucrania y su impacto sobre el mercado energético internacional, así como la escalada de precios derivada del conflicto, que ya está afectando con intensidad a España.
El informe no menciona a Ucrania en ningún momento y solo hace referencia a Rusia en un cuadro que recoge el fuerte incremento de las importaciones de ese país en 2021, cuando se dispararon un 135% por la escalada del 160% en la partida de combustibles. El documento sí incluye un apartado en el que recoge las medidas adoptadas por el Gobierno para hacer frente a la pandemia de la Covid, así como un espacio donde expone con detalle el Plan de Recuperación y Resiliencia, los objetivos y los avances logrados hasta la fecha, incluyendo datos de la última presentación que hizo Calviño en el Congreso de los Diputados a mediados del pasado mes de febrero. Sin embargo, no hay ni rastro de la crisis energética agravada por la guerra desatada en ese mismo periodo.

El Gobierno mantiene en el informe que la economía española crecerá un 7% en 2022. Así figura en el escenario macroeconómico, absolutamente alejado de las previsiones de los principales organismos nacionales e internacionales. Si bien, a pie de página y con letra pequeña, aporta una nota en la que matiza que las proyecciones se elaboraron en septiembre de 2021.
Lo mas curioso, como si los inversores fueran tontos, es que el escenario macroeconómico que vende el Gobierno a los inversores en marzo de 2022 se basa en un precio del barril de Brent de 60 dólares. El crudo está duplicando ese nivel en estos momentos. El cuadro macro no aporta previsiones de inflación, pero en otro apartado del dossier el Tesoro ofrece un par de gráficos sobre la evolución de los precios. Llama la atención, en cualquier caso, que el dato que aparece es el de IPC Armonizado, que es la referencia que permite hacer comparativas internacionales, y se sitúa en el 6,6%. Se trata de la tasa de diciembre de 2021, ya que en febrero de este año, coincidiendo con la escalada de tensión entre Rusia y Ucrania, alcanzó el 7,6%, situándose en el mismo nivel que la tasa general de IPC. La imagen que quiere trasladar el Gobierno a los inversores extranjeros no refleja, por tanto, la situación real de la economía española.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda