Putin seguro de su victoria

12 de abril de 2022

El presidente de Rusia, Putin, se ha mostrado «convencido» de que Moscú alcanzará «los objetivos» planteados en el marco de la invasión de Ucrania, «sin duda». «Así será. No hay duda», ha indicado Putin en una base espacial, donde ha aseverado que «los objetivos» rusos son «comprensibles y nobles».

Compartir en:

El presidente ruso ha destacado que, en su primer discurso sobre la invasión de Ucrania, señaló que el objetivo principal es «ayudar a la gente en el Donbás». Lo ha dicho mientras en esta zona de Ucrania comienza una gran ofensiva del Ejército ruso, que ha concentrado sus fuerzas allí tras retirarse de los alrededores de Kiev ante la incapacidad para avanzar hacia la capital.

En declaraciones a la televisión estatal, el asesor del Ministro del Interior Vadym Denysenko ha asegurado que la gran ofensiva rusa en esta zona «ya ha comenzado», tras conocerse imágenes de grandes convoyes militares que avanzan por Rusia hacia los territorios de Donetsk y Lugansk. La ciudad de Mariúpol continúa en una situación cada vez más precaria y como gran objetivo de los invasores, que este lunes aseguraron estar ya en control del puerto de la localidad.
«Sabemos que nuestras fuerzas están participando en una operación militar especial –el eufemismo ruso para referirse a la invasión de su país vecino– en el Donbás, en Ucrania, brindando asistencia a las repúblicas populares (las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk)», ha indicado el presidente, remarcando que los efectivos rusos actúan con «valentía, de manera competente, eficaz y eficiente».

En este sentido, ha defendido que, con la operación, los rusos «toman medidas» para garantizar su propia seguridad. «Obviamente no teníamos otra opción, esta es la decisión correcta», ha indicado, según ha recogido la agencia de noticias rusa Interfax. Por otro lado, ha hecho hincapié en que Rusia «no se va a aislar» del mundo, algo «imposible» a su juicio.

Putin ha defendido en varias ocasiones que la invasión de Ucrania busca proteger a la población rusoparlante en la región del Donbás, una zona afín a Moscú. No obstante, también ha sostenido que su decisión de invadir completamente el país vecino es una decisión «absolutamente correcta». 

Mariupol en su ultimas horas

Los últimos defensores de la ciudad portuaria de Mariúpol transmitieron ayer lo más parecido a una carta de despedida, crítica con su Gobierno por la inasistencia, desesperada y heroica a la vista del panorama que afrontan en lo que denominan “última batalla”. Poco después, el regimiento ucraniano de Azov acusó a las tropas rusas de utilizar una sustancia química contra la ciudad. Estados Unidos, Reino Unido y el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, están investigando sobre ello.

En paralelo, las milicias pro rusas aseguraron ayer haber tomado el control del puerto y señalan que los reductos de resistencia se localizan en dos de las grandes plantas industriales de la urbe, Azovtal y Azovmach.

¿Armas químicas?

En efecto, las autoridades ucranianas han anunciado que Rusia ha lanzado un dron que transportaba una sustancia tóxica en la ciudad de Mariupol, en el sureste del país. Ivanna Klympush, diputada ucraniana y presidenta del comité parlamentario sobre la integración de Ucrania en la UE, dijo que la sustancia desconocida corresponde “muy probablemente” con armas químicas. Los informes hasta el momento no están confirmados. El líder de Azov, Andriy Biletsky, dijo al Kyiv Independent que tres personas tenían signos de envenenamiento químico, pero que no parece haber “consecuencias desastrosas” para su salud.
El Departamento de Defensa de EEUU reaccionó anoche diciendo que el Pentágono está siguiendo de cerca las informaciones que apuntan al uso de armas químicas en Mariúpol por parte de las fuerzas rusas, aunque apuntó que no puede confirmar este extremo. “Estamos al tanto de las informaciones en las redes sociales que aseguran que potencialmente se han usado armas químicas en Mariúpol”, afirmó en un breve comunicado el portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU., John Kirby.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda