El Tesoro reduce en 5.000 la emisión neta prevista en 2022

24 de noviembre de 2022

El Tesoro Público reducirá en 5.000 millones€ el volumen de financiación neto previsto para 2022, con lo que la emisión neta de deuda pública será de 70.000 millones y la bruta descenderá a 232.507 millones.

Compartir en:

La vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, subraya que esta reducción demuestra “la confianza de los mercados y los inversores internacionales en la economía española y en la política económica responsable del Gobierno”. En un contexto de normalización de la política monetaria y finalización de las compras netas por parte del BCE, el Tesoro del Reino de España ha mantenido un fuerte acceso a los mercados de capitales, con una demanda sólida y diversificada, una elevada participación de inversores internacionales y una prima de riesgo actualmente por debajo de los 100 puntos básicos, en línea con el período pre-COVID.
El trabajo de anticipación y la gestión realizada por el Tesoro está permitiendo que, pese al rápido incremento de los tipos de interés en 2022, los costes de financiación se mantengan en niveles contenidos en términos históricos. Así, el coste del conjunto total de la deuda se mantiene en cotas similares al pasado año, 1,68%, mientras que el coste medio de la deuda emitida este año se sitúa, a falta de las subastas que se celebrarán en diciembre, en el 1,19%.

También se ha hecho un importante esfuerzo por mantener la vida media de la deuda, que se sitúa actualmente en 7,9 años, lo que incrementa la resistencia al alza de los tipos de interés y reduce los riesgos de refinanciación. Esto permitirá mantener estabilizada en los próximos años la carga de intereses sobre el PIB, en el entorno del 2,2%, y la vida media en los niveles actuales, reforzando la sostenibilidad a largo plazo de la deuda pública española. Por otra parte, se ha seguido incrementando y diversificando la base inversora,
gracias a la fluida e intensa interlocución con los inversores y la emisión de nuevos instrumentos de financiación, como los bonos verdes, con una emisión de 3.207 millones en 2022 y un total de 8.207 millones en el marco del programa.

La reducción de las necesidades de financiación conllevará el ajuste del calendario de subastas y la no convocatoria de la última prevista para el 15 de diciembre. Hasta la fecha se ha completado ya el 96% del volumen total de financiación.

Para 2023, se partirá nuevamente de una estimación prudente de las necesidades de financiación neta de 70.000 millones. El Tesoro publicará, como todos los años, a principios de enero la Estrategia de Financiación para el nuevo ejercicio.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda