Belarra / Montero nuevo choque de trenes

04 de marzo de 2022

El Ministerio de Derechos Sociales "reclama una reforma fiscal de emergencia" que permita "sufragar las medidas de protección social" que se pongan en marcha para paliar el impacto económico de la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

Compartir en:

Después de que la ministra de Hacienda afirmase este jueves que en un contexto de inestabilidad internacional "no se va a plantear ninguna subida fiscal", el departamento que dirige Belarra considera "urgente" abordar la reforma fiscal. Es decir, los poemitas vuelven a plantear otra batalla y una nueva división dentro de la coalición gubernamental

Pero la historia viene de lejos, como todo el mundo recuerda,
semanas antes de que Hacienda recibiese el Libro Blanco para la reforma fiscal, elaborado por un comité de expertos, Unidas Podemos presentó su propuesta para cambiar el sistema tributario. Una iniciativa que en palabras de Montero fue "inoportuna" y que ya mostró cierto desacople entre los dos partidos que conforman el Ejecutivo. Entonces, Belarra reclamaba más participación en "los debates centrales", haciendo referencia a este asunto. De nuevo, la secretaria general de Unidas Podemos se expresa de forma contraria a la decisión tomada por la titular de Hacienda de esperar a que la situación económica se estabilice para llevar a cabo la reforma.

Desde Derechos Sociales defienden que "el impacto económico del conflicto bélico no pueden pagarlo de nuevo los trabajadores y trabajadoras de nuestro país, las grandes empresas y las grandes fortunas deben corresponsabilizarse y pagar lo que les toca a las arcas públicas". Así, desde el ámbito de influencia de Belarra insisten en la postura de Unidas Podemos de crear un impuesto a la riqueza y de aumentar la presión fiscal sobre las empresas, algo que ya se recogía en la propuesta presentada hace menos de un mes. Según los cálculos de Podemos, se podrían recaudar hasta 19.000 millones de euros más si se crea un nuevo tributo y se exige más en el impuesto sobre Sociedades.

En relación al Libro Blanco elaborado por el comité de expertos, desde el Ministerio de Derechos Sociales entienden "señala claramente que España tiene un problema de infrafinanciación de las políticas públicas, fruto de nuestro débil sistema fiscal. Resolver esta debilidad estructural, y hacerlo mejorando la progresividad, no puede esperar, es una tarea que hemos de afrontar esta legislatura", argumentan. De hecho, el compromiso del Gobierno en el Plan de Recuperación es el de llevar a cabo la reforma fiscal en 2023, antes de que se convoquen elecciones. "La reforma estructural no sólo es un compromiso alcanzado con Bruselas en el marco del Plan de Recuperación, es un compromiso alcanzado con la sociedad española", argumentan. Los catedráticos han descartado la idea de crear un nuevo impuesto a la riqueza, pero sí plantean un tipo mínimo autonómico para el impuesto de Patrimonio. Además, instan a establecer tipos mínimos efectivos para los impuestos de sucesiones y donaciones. En este sentido, defienden que el establecimiento de estos tipos mínimos dejarían margen a la autonomía financiera, a la vez que mantiene "una imposición sobre la riqueza".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda