Bruselas propone un tipo mínimo del 15% a las multinacionales

22 de diciembre de 2021

La Comisión Europea se ha movido con rapidez y ha presentado este miércoles, dos días después de que la OCDE publicase las normas para implantar el mínimo global del 15% en Sociedades, una propuesta formal para extrapolar a la legislación comunitaria el acuerdo fiscal diseñado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y el G20.

Compartir en:

Hace unos meses, impulsados por la llegada de Biden a la presidencia de Estados Unidos, un total de 137 países acordaron fijar un tipo mínimo del 15% para las grandes empresas y así evitar la carrera impositiva a la baja que se veía observando a lo largo de los últimos años. A grandes rasgos, la OCDE pactó dos acuerdos. De un lado, el conocido pilar 1, que exige que las empresas paguen impuestos allá donde operan. Del otro, el pilar 2, que introduce una nueva tasa mínima del 15% para las multinacionales con ingresos superiores a 750 millones de euros. Este miércoles, y como muestra de alineamiento inmediato con la OCDE y con los objetivos fiscales, tal y como ha detallado el vicepresidente ejecutivo de la Comisión, Valdis Dombrovskis, Bruselas ha presentado una propuesta de directiva que lleva el llamado pilar 2 a las normas europeas. El objetivo es arrojar algo de luz acerca de cómo se calculará la tasa impositiva efectiva por país, "con reglas claras y legalmente vinculantes que garantizarán que las multinacionales paguen una tasa mínima del 15% por cada jurisdicción en la que operan".

Las normas, como pactó la OCDE, se aplicarán a cualquier gran empresa con ingresos de más de 750 millones anuales, tanto nacional como internacional. Recaerán sobre las empresas matrices o sobre las filiales que estén asentadas en un Estado miembro. Según detalla el Ejecutivo comunitario en un comunicado, las reglas propuestas siguen el modelo presentado por el organismo internacional. Así, si el tipo mínimo efectivo no lo impone el país en el que tiene su sede una empresa, el Estado miembro de la empresa matriz podrá aplicar un impuesto complementario hasta llegar a ese 15%. "La propuesta también garantiza una fiscalidad eficaz en situaciones en las que la empresa matriz se encuentra fuera de la UE en un país con impuestos reducidos que no aplica normas equivalentes", añade el comunicado.

En efecto, según las normas publicadas esta semana por la OCDE, la tasa impositiva efectiva se establece en función de cada jurisdicción, dividiendo los impuestos pagados por las empresas en cada mercado entre sus ingresos. Si la tasa impositiva efectiva para las multinacionales está por debajo del 15% entrarían a operar las reglas del pilar 2, que exigirían que la compañía pagase la diferencia hasta llegar al mínimo fijado. El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha explicado que el plan no supone una armonización fiscal comunitaria, pero sí un freno a la competencia fiscal entre países.

Según las normas de la OCDE que también se aplicarán en la Unión Europea, quedarían exentas de este impuesto mínimo las entidades gubernamentales, las organizaciones sin ánimo de lucro, los fondos de pensiones o los fondos de inversión, incluyendo los dedicados al sector inmobiliario.

Además, tal y como detalla Bruselas, la propuesta también prevé ciertas excepciones. Para reducir el impacto sobre los grupos que realicen "actividades económicas reales", las empresas podrán excluir una cantidad de ingresos equivalente al 5% del valor de los activos materiales y al 5% de los gastos en nóminas. Las reglas también prevén una exclusión de cantidades mínimas de ganancias para reducir la carga en situaciones de riesgo. Esto significa, resume la Comisión, que cuando los beneficios e ingresos medios de un grupo multinacional en una jurisdicción están por debajo de ciertos umbrales mínimos, esos ingresos no se tienen en cuenta en el cálculo de la tasa.

A partir de ahora, explica la Comisión, los Estados miembros deberán llegar a un acuerdo unánime en el Consejo, donde están reunidos los 27 socios. También será necesario consultar al Parlamento Europeo y al Comité Económico y Social Europeo para conocer sus opiniones, añade Bruselas.

La Comisión, ha propuesto también este miércoles establecer la "próxima generación de recursos propios para el presupuesto de la UE", tal y como ha detallado en un comunicado. Según Bruselas, se prevén tres nuevas fuentes de ingresos: la primera estará basada en los ingresos del comercio de derechos de emisión (ETS), la segunda, en los recursos generados por la propuesta de emisiones de carbono de la UE y el mecanismo de ajuste en frontera. La tercera, por la reasignación de los derechos fiscales gracias al pacto global de la OCDE y el G20. En los años 2026-2030, "se espera que estas nuevas fuentes de ingresos generen una media de hasta 17.000 millones de euros anuales para el presupuesto de la UE", señala el Ejecutivo de la UE.

En paralelo, Bruselas ha hecho pública también este miércoles una iniciativa para luchar contra el uso indebido de entidades fantasma a efectos fiscales indebidos. La propuesta busca "garantizar que las entidades de la Unión Europea sin actividad económica o con una actividad económica mínima no puedan beneficiarse de ninguna ventaja fiscal y no supongan ninguna carga financiera para los contribuyentes". Esto, aduce la Comisión, también protegerá la igualdad de condiciones para la gran mayoría de las empresas europeas, "que son fundamentales para la recuperación de la UE, y garantizará que los contribuyentes ordinarios no sufran una carga financiera adicional debido a quienes intentan evitar pagar su parte equitativa".


Mas trasparencia empresarial

La Comisión Europea propuso este miércoles una normativa para aumentar la transparencia y facilitar la identificación de sociedades "fantasma" que se utilizan con frecuencia como práctica fiscal agresiva para eludir el pago de impuestos.

El objetivo es que aquellas sociedades "sin actividad económica o con una actividad económica mínima" no puedan beneficiarse de ninguna ventaja fiscal y no supongan una "carga financiera" para los contribuyentes. La directiva debe ser negociada y acordada por unanimidad por los Estados miembros y Bruselas quiere que entre en vigor el 1 de enero de 2024. "La propuesta pondrá más presión sobre las empresas fantasma, estableciendo normas de transparencia para que sea más fácil detectar el uso indebido de dichas entidades a efectos fiscales", explicó en una rueda de prensa el comisario de Economía, Gentiloni.

La medida busca evitar que multinacionales e incluso particulares dirijan flujos financieros hacia este tipo de entidades localizadas en jurisdicciones con impuestos muy bajos o incluso inexistentes para pagar menos impuestos. Para ello, la directiva contempla una serie de "estándares de transparencia" relacionados con sus ingresos, su personal o sus instalaciones para facilitar que sean detectadas por las distintas autoridades tributarias. Si una determinada empresa cumple una serie de "indicadores objetivos" estará obligada a informar sobre sus ingresos fiscales, sus cuentas bancarias, la residencia fiscal de su equipo directivo y la de sus empleados y todas las declaraciones tendrán que ser demostradas. Se exigirá a la empresa esta información, por ejemplo, si más del 75 % de sus ingresos en los últimos dos años "no derivan de su actividad económica" o si más del 75 % de sus activos son inmobiliarios.
También si la "mayoría" de sus ingresos "relevantes" provienen de transacciones vinculadas con otra jurisdicción o los traslada a compañías situadas en terceros países.

El último elemento se centra en si la gestión corporativa o los servicios administrativos se desarrollan de manera interna o están externalizados. Si la conclusión de las autoridades tributarias tras analizar la información facilitada por una empresa es que se trata de una sociedad "fantasma", la entidad no se podrá beneficiar de las ventajas fiscales que ofrezca el Estado miembro. El comisario Gentiloni recordó en la comparecencia que anunció esta iniciativa tras conocer el escándalo de los Papeles de Pandora el pasado octubre y ante la necesidad de crear "formas efectivas para detener la evasión fiscal en la UE".

Compartir en:

Crónica económica te recomienda