El acuerdo salarial, atascado

21 de marzo de 2022

El acuerdo salarial que discuten empresarios y sindicatos esta frenado por la inclusión o no de la cláusula de revisión salarial que garanticen que los trabajadores no pierdan poder adquisitivo al final de los tres años de su duración.

Compartir en:

Se trataría de recuperar una fórmula que mientras la inflación estuvo controlada y las subidas de los precios fueron moderadas, fue perdiendo relevancia en los convenios colectivos hasta colocar actualmente en minoría a los asalariados amparados por este tipo de cláusulas. No obstante, a falta de ver cómo evoluciona el año, entre enero y febrero se aprecia una recuperación de los trabajadores cubiertos con revisión salarial ligada al IPC. En cualquier caso, las subidas registradas en este 2022 está alejado de los niveles de IPC.
Cómo recordó hace unos días Hernández Cos en el acumulado de los dos primeros meses del año, el 28,7% de los trabajadores en convenio tenían firmadas cláusulas de revisión salarial. Eso supone cinco puntos por encima del mismo periodo de los años anteriores. Así, en febrero de 2021 eran el 22,9%, en 2020 el 23,5%, en 2019 el 23,9% y un año antes, el 23,6% de los trabajadores amparados por convenio contaban con un sistema de revisión de salarios.
El máximo de trabajadores amparados por cláusulas en lo que va de siglo se alcanzó, en términos porcentuales, en 2003 y 2005, cuando a final de año estaban cubiertos el 71,9% de los asalariados en ambos casos. El mínimo se registró en 2016, con un 12,3% de trabajadores con cláusula de revisión.
Existen dos modalidades de cláusulas de revisión salarial pactadas en convenio: con efectos retroactivos y sin efectos retroactivos. Las primeras aplican una subida salarial según el IPC previsto y en enero del año siguiente se compensa con una paga la diferencia entre el porcentaje de subida y el IPC final. En las segundas, la compensación se acomete subiendo cada año en función de la inflación del año anterior. Así, en 2022 se sube el IPC con que cerró el 2021. Con el efecto que sea, "retroactivo" o "no retroactivo", los sindicatos pretenen elevar el número de trabajadores con cláusulas para asegurar el poder adquisitivo. Por eso, consideran una línea roja incluir en el V AENC la recomendación de que los convenios de 2022 a 2024 incorporen la revisión salarial. Los empresarios quieren controlar los costes y se niegan a indexar las subidas al IPC que suponen las cláusulas.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda