CRISIS ENERGETICA

Como siempre España confían en que Europa le saque los trastos

01 de marzo de 2022

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha reconocido este martes que la rebaja de impuestos aplicada sobre la factura de la luz no ha sido suficiente para contener los precios que pagan los consumidores en la situación "tan extraordinaria" que se está viviendo en los mercados y ha anunciado que el Gobierno hará "pronto" un "esfuerzo adicional", en coordinación con la Unión Europea, para abaratar el recibo.

Compartir en:


"Hasta ahora hemos venido trabajando en el apoyo presupuestario a través de una rebaja fiscal. Creemos que esto es importante pero no basta, no tiene sentido, cuando estamos viviendo una situación tan extraordinaria de precios el que se produzca este shock tan relevante sin estar claro quién o cómo puede beneficiarse, pero sí sabiendo que son los consumidores domésticos e industriales los que están afrontando estas consecuencias, no sólo de precios altos de gas, sino también de precios altos de electricidad", ha señalado la vicepresidenta. Así, en declaraciones a TVE, ha subrayado que, aunque la solución estructural más importante tiene que venir de Europa, pues de ella depende la regulación del mercado eléctrico y la conformación de los precios, el Gobierno español debe hacer "un esfuerzo adicional por incorporar nuevas medidas de protección del consumidor".
En este sentido, ha apostado por facilitar que haya pequeños comercializadores que tengan acceso a electricidad a precios razonables y por asegurar que la electricidad que tiene un coste de producción más ajustado, como la de las energías renovables, "sean algo que beneficie al consumidor final y no que se acabe pagando al precio de la energía más cara". "Creo que podremos, en coordinación con la Unión Europea, aprovechar todo ese espacio que todavía tenemos que apurar a nivel europeo, pero también a nivel nacional", ha indicado la vicepresidenta tercera.
Aunque ha anunciado su intención de adoptar "pronto" estas medidas adicionales para contener los precios, ha insistido en que España debe esperar a que la Comisión Europea presente el paquete de medidas en el que está trabajando para reducir los impactos de los precios de la electricidad en el consumidor final.
"El hecho de ir coordinados con Europa y en el abanico de medidas que pueda recomendar la Unión Europea siempre es una gran ventaja y no cada país haciendo lo que le parezca de manera descoordinada. Pero estamos ya trabajando en ello, también a nivel doméstico, para hacernos eco y poder reaccionar rápidamente acompañando a los consumidores", ha asegurado.

Coordinación para solucionar la dependencia del gas ruso

Respecto a como poner solución a la dependencia de Europa del gas ruso, insistió en la necesidad de que haya "mucha más coordinación a nivel europeo" para aprovechar todos los recursos posibles, como pueden ser la diversificación de proveedores o las compras conjuntas.
No obstante, subrayó que la seguridad de suministro está asegurada para este invierno en Europa, especialmente en España, que "cuenta con un esquema más amplio" de proveedores que otros países, aunque indicó que hay que trabajar en un calendario de aprovisionamiento de las reservas para "asegurar que el invierno que viene no se tengan problemas".
En este sentido, Ribera también destacó que ha mantenido contactos en los últimos días con Argelia, que se ha ofrecido a aportar más gas natural, tanto a España como al resto de Europa, si fuera necesario.
De todas maneras, la vicepresidenta tercera del Gobierno consideró que la solución a futuro pasa por "reducir la dependencia del gas" en el medio plazo. "No es algo que se puede hacer de un día para otro, pero hay que acelerarlo", dijo.

Y Alemania termina por ceder y echarle una mano

Lo que no habían conseguido durante años los ¬lobbies contrarios al sistema de precios marginales de la electricidad parece que lo va a conseguir, Putin, ya que el Consejo de Energía extraordinario celebrado ayer en Bruselas, previo informe de la Agencia puso encima de la mesa, excluir de los mercados mayoristas (pool) de la electricidad la generación con gas natural a través de las centrales de ciclo combinado. El gas cotizó ayer a 107 euros/MWh, lo que hizo más que duplicar el precio de la electricidad, hasta casi 259 euros/MWh.
Esta medida, una las primeras peticiones que el Gobierno español hizo a Bruselas para frenar la escalada de los precios de la luz desencadenada el pasado verano, fue considerada poco menos que imposible hasta que el problema ha llegado a Alemania y a su industria, coinciden.

Más allá de los hipotéticos problemas de suministro, los precios del gas van a seguir imparables y aunque la producción de electricidad con este combustible no llega al 20% anual es la responsable de que el resto de tecnologías (como la nuclear, que es rentable a 60 euros/MWh o las renovables, la mayoría con una rentabilidad garantizada por ley) cobren el precio que marcan los ciclos combinados.
Pese a la resistencia de la comisaria de Energía, Simson, los países miembros han dado un paso hacia adelante aprovechando “la barra libre” que ha propiciado la guerra de Ucrania, para debatir sobre el desacoplamiento del gas del pool. El incumplimiento de las normas comunitarias por la excepcionalidad del conflicto bélico, no se limita al ámbito energético, sino también al de la defensa, como enviar armamento a una zona de conficto, las normas Covid para pasar las fronteras o a la política de refugiados.
Las fórmulas son varias: fijar un precio regulado o límite para los ciclos; que estos queden fuera de las subastas diarias y entren por el mercado de restricciones técnicas o que reciban pagos por capacidad. A las centrales de gas se les garantizarían sus costes (ellas son las menos beneficiadas de los altos precios porque, a diferencia del resto de tecnologías, sí pagan la materia prima) y no contaminarían con su precio al resto.

España pide a Argelia que incremente el suministro de gas

Ribera, ha mantenido contactos con el Gobierno argelino para pedirles que incrementen el envío de gas. Desde el pasado 18 de febrero, el flujo de la interconexión de los Pirineos se ha dirigido a incrementar el suministro de gas al corazón de Europa y esta tendencia se mantendrá a medio plazo para garantizar el abastecimiento ante la tensión provocada por la invasión de Rusia sobre Ucrania.

Según ha asegurado la vicepresidenta Ribera, Argelia se ha mostrado dispuesta a satisfacer estas necesidades que, probablemente, se incrementarán en los próximos días. De hecho, ayer se celebró una nueva subasta de 4 nuevos slots para incrementar la llegada de gas licuado a las regasificadoras españolas con el fin de disponer de un mayor nivel de reservas. Enagás, además, ha tenido que llevar a cabo una profunda reforma de su plan de operación para este mes de marzo. El gestor técnico del sistema tenía estimado a principios de febrero la llegada de gas desde Francia pero ahora las tornas han cambiado y será España la que exporte casi la misma cantidad que tenía previsto recibir (1.191 GWh/ día).

España y Argelia llevan varios meses aplazando la inauguración de la ampliación del gasoducto Medgaz, que está operativo desde el pasado 2 de enero, pero desde entonces esta vía se ha convertido en un acceso clave para Europa. Al mismo tiempo, el gasoducto del Magreb -que atraviesa Marruecos- permanece en perfecto estado y preparado para poder entrar en operación en cualquier momento, aunque la crisis diplomática entre Rabat y Argel lo mantienen cerrado.

La vicepresidenta Ribera, por su parte, señaló ayer la necesidad de incrementar las interconexiones entre la península y el resto de Europa aunque no especificó si las gasistas o las eléctricas, ambas muy por debajo de los niveles establecidos y destacó la fortaleza de la actuación conjunta europea: "A pesar de la dureza del momento en que estamos viviendo, es gratificante ver la capacidad de articular una respuesta inmediata, tan unánime, tan consensuada. Me parece que la orientación general de la respuesta europea es sumamente positiva y muestra que el único camino es construir Europa juntos".
Pese a todas estas medidas que se están adoptando, el Consejo Europeo aseguró en su comunicado de conclusiones que las estimaciones realizadas por los Gobiernos y la Comisión no muestran un riesgo inmediato de seguridad de suministro.

La Comisión Europea, no obstante, ultima una nueva comunicación que presentará en los próximos días en la que se insta a mejorar la coordinación regional así como a determinar el funcionamiento de los mecanismos de solidaridad en el caso de que fuese necesario activarlos. Bruselas sigue remitiendo a la comunicación del pasado mes de octubre sobre ayudas para las industrias y los consumidores para hacer frente a las subidas de precios.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda