Europa aprueba la reducción del consumo del gas, con excepción para España

26 de julio de 2022

Los ministros de Energía de la Unión Europea han aprobado este martes reducir el consumo de gas de la región de cara al invierno en un 15%, ante un posible corte parcial o total de las importaciones desde Rusia y según se había planteado desde la semana pasada. Bruselas, no obstante, ha aceptado que los estados miembros que no están interconectados con las redes europeas y puedan demostrar que su infraestructura nacional de GNL se utiliza para redirigir gas a otros estados (como España), estén exentos de las reducciones de gas obligatorias.

Compartir en:

Los miembros, asimismo, pueden solicitar una excepción si han superado ya sus objetivos de llenado de almacenamiento de gas (80% antes del invierno), si dependen en gran medida del gas como materia prima para industrias críticas, o si su consumo de gas ha aumentado al menos un 8 % en el último año en comparación con la media de los últimos cinco años. Los estados cuyas redes eléctricas no están sincronizadas con el sistema eléctrico europeo y dependen en gran medida del gas para la producción de electricidad también están exentos, a fin de evitar el riesgo de una crisis de suministro eléctrico. Los 27, por otra parte, acordaron que el Consejo de Europa podrá activar una "alerta de la Unión". Esta alerta se decretaría mediante una decisión de ejecución del Consejo, a propuesta de la Comisión, que tendrá que presentar una propuesta para activarla en caso de riesgo sustancial de escasez grave de gas, de demanda de gas excepcionalmente elevada, o si cinco o más miembros que hayan declarado una alerta a nivel nacional solicitan a la Comisión que lo haga.


La UE se enfrenta a una posible crisis de seguridad del suministro con una reducción significativa de las entregas de gas desde Rusia y un grave riesgo de interrupción total. Bruselas asegura que "los estados miembros deben prepararse de inmediato de manera coordinada y con espíritu de solidaridad" para poder enfrentar una ofensiva energética rusa. "Aunque todos los estados miembros no se enfrentan actualmente a un riesgo significativo de seguridad del suministro, las interrupciones graves en ciertos estados miembros afectarán a la economía de la UE en su conjunto", indican en un comunicado. Los depósitos europeos de gas natural se encuentran llenos al 66,7% de media, según información de Gas Infrastructure Europe, pero el objetivo es llegar a un mínimo de 80% antes de diciembre.

Ante esto, España propone que se pongan en valor sus infraestructuras para recibir gas natural licuado (GNL) y se tengan en cuenta las exportaciones de gas al resto de la UE con relación a los últimos cinco años, informa Servimedia. En concreto, la media de las exportaciones españolas de los últimos cinco años fue de dos teravatios hora (TWh) mensuales y se compromete a alcanzar los 6,7 TWh al mes. Así, España pone sobre la mesa la interconexión gasística con Francia, que los niveles de almacenamiento de gas en el subsuelo se encuentran en niveles superiores a los de la media de la UE o que la capacidad de almacenamiento de gas natural licuado (GNL) supone un tercio de la potencia de regasificación de la UE.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda