Bruselas explora las compras conjuntas

24 de marzo de 2022

La Comisión Europea pone en marcha propuestas «para abordar las causas profundas del problema en el mercado del gas y garantizar la seguridad del suministro a precios razonables para el próximo invierno y más allá», que serán discutidas en el Consejo Europeo, que se celebra el jueves 24 de marzo.

Compartir en:

La Comisión Europea entiende que las asociaciones de la UE con terceros países para la compra colectiva de gas e hidrógeno pueden mejorar la resiliencia y reducir los precios. Y está dispuesta a crear un grupo de trabajo sobre compras comunes de gas a nivel de la UE. «Al agrupar la demanda, el grupo de trabajo facilitaría y fortalecería el alcance internacional de la UE a los proveedores para ayudar a asegurar importaciones a buen precio antes del próximo invierno. El grupo de trabajo contaría con el apoyo de representantes de los Estados miembros en una junta directiva. Un equipo de negociación conjunto dirigido por la Comisión mantendría conversaciones con los proveedores de gas y también prepararía el terreno para futuras asociaciones energéticas con proveedores clave, más allá del GNL y el gas», explican en Bruselas.

Esa compra conjunta de energía «se inspiraría en la experiencia de la pandemia de COVID-19, en la que la acción de toda la UE fue crucial para garantizar un suministro suficiente de vacunas para todos», insiste la Comisión Europea.
Entre estas iniciativas, que siguen el plan REPowerEU y la Declaración de Versalles, figura una propuesta legislativa que introduce la obligación de un nivel mínimo de almacenamiento de gas del 80 % antes del 1 de noviembre de 2022 a fin de garantizar la seguridad del suministro energético, y que aumentará al 90 % para los años siguientes, con objetivos intermedios de febrero a octubre. Los operadores de los sitios de almacenamiento deben informar los niveles de llenado a las autoridades nacionales. Los Estados miembros deben controlar los niveles de llenado mensualmente e informar a la Comisión.

Las instalaciones de almacenamiento de gas son una infraestructura crítica para garantizar la seguridad del suministro. Una nueva certificación obligatoria de todos los operadores de sistemas de almacenamiento evitará los riesgos potenciales resultantes de la influencia externa sobre la infraestructura de almacenamiento crítica, lo que significa que los operadores no certificados tendrán que renunciar a la propiedad o el control de las instalaciones de almacenamiento de gas de la UE. Además, para que una instalación de almacenamiento de gas cierre sus operaciones necesitaría una autorización del regulador nacional. Para incentivar la recarga de las instalaciones de almacenamiento de gas de la UE, la Comisión propone un descuento del 100 % en las tarifas de transporte basadas en la capacidad en los puntos de entrada y salida de las instalaciones de almacenamiento. Medidas de emergencia sobre los precios de la energía y el almacenamiento de gas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda