Las tres esquinas de la crisis energética: PNV, Galán y Ribera

23 de octubre de 2021

Desde que la crisis de la luz se convirtió en un asunto de Estado, el PNV ha manifestado abiertamente sus recelos a la reforma eléctrica impulsada por Ribera. La decisión de Iberdrola de frenar sus inversiones en España por el plan de choque eléctrico fue la chispa que incendió al socio prioritario del Ejecutivo.

Compartir en:

Así que el PNV ha planteado en el Congreso una enmienda al proyecto de ley de minoración del dividendo del CO2, que de ser incorporada dejará prácticamente sin efecto el polémico Real Decreto-ley 17/2021 para frenar la escalada de precios de luz y gas.
El proyecto de ley de minoración de los beneficios del CO2 es la norma que se encuentra más avanzada, en cuanto a su tramitación parlamentaria, de las que el ministerio energético ha puesto en marcha contra la crisis de la luz. Esto ha convertido a la citada norma en el principal as en la manga del Ejecutivo para aliviar el hachazo a las grandes eléctricas. Tal fue el compromiso que Ribera suscribió en el hemiciclo. Los técnicos de la cartera que dirige la vicepresidenta tercera han reconocido que se encuentran trabajando en una solución jurídica que permita desenredar la madeja regulatoria del 'decreto Ribera'.

Dado el alcance de la enmienda presentada por el partido vasco, la polémica del 'mordisco' a los ingresos de las eléctricas podría llegar a resolverse sin necesidad de que Transición Ecológica pise, otra vez, terreno pantanoso. Entre las enmiendas del PNV al articulado del proyecto de ley de minoración del dividendo de carbono, se incluye un apunte al artículo 3 de dicha norma que pide que el recorte se limite a las instalaciones "cuya retribución se fije con referencia al precio determinado en el mercado mayorista eléctrico", o lo que es lo mismo, el partido liderado por Aitor Esteban pide excluir del hachazo a todos los contratos bilaterales (PPAs en el argot), sin distinción

Compartir en:

Crónica económica te recomienda