Planas reconoce no saber como frenar las subidas

09 de diciembre de 2021

La subida de los costes de producción está haciendo inviable muchas explotaciones ganaderas y en el caso del sector lácteo la situación es cada vez más complicada porque en la mayoría de los casos no reciben ni siquiera lo que les cuesta la producción.

Compartir en:

En este sentido, el ministro Planas, ha reconocido en 'Herrera en COPE' que hay preocupación, pero confía en que se acabe logrando una retribución más justa para los productores. " Se ha incrementado mucho la demanda, no tanto la oferta, con un incremento medio, según la FAO, de un 30% de los precios en el sector de la agricultura”, ha detallado.
El ministro ha reconocido que se han incrementado los costes de producción sobre todo por dos factores, "los fertilizantes vinculados al gas y la más preocupante, los piensos que suponen un 52% de los insumos del sector primario español". Respecto a la Ley de la Cadena Alimentaria, cuya reforma se aprobó la semana pasada, con el fin de que ninguno de los eslabones venda a pérdidas, el ministro ha reconocido que “es importante examinar los márgenes para poder hacer un reparto más equitativo del valor”. No obstante, ha señalado que en el caso del sector lácteo estos márgenes "son muy estrechos" con lo que "hay que analizar lo que hacer".
Planas ha señalado que "precisamente" esta ley está pensada "para dar transparencia a la formación de precios, que los contratos por encima de 1.000 euros sean todos por escrito, lo que va a favorecer sin duda la claridad en las relaciones". En este sentido, ha explicado que desde su ministerio ha vuelto a plantear en la UE el tema de los piensos y fertilizantes. "Tenemos que ver dentro de la cadena cómo podemos situar esos márgenes".
Planas no ha descartado la posibilidad de ayudas si bien ha afirmado que "solamente un céntimo en el precio de la leche al productor son mucho más que miles de millones en materia de ayudas". Es por ello, ha dicho que haya que "saber buscar el instrumento justo para proteger a nuestros agricultores".

La pesca es otro sector que puede movilizarse. Bruselas contempla reducciones en 2022 de capturas en el Mediterráneo y también de los tiempos de captura que podría afectar a la merluza, lenguado o la gamba. En este sentido el ministro ha destacado la importancia del Consejo que tendrá lugar en la capital belga este fin de semana en el que "fijan las cuotas para el año 2022. Es muy importante porque la flota española es la primera de la Unión Europea y ahí sabremos las capturas en cada especie y en cada caladero que podemos llevar a cabo para mantener los stocks biológicos pero también para dar rentabilidad a nuestros pescadores”.
Entre los temas a debatir, los caladeros compartidos con el Reino Unido tras el brexit y el Mediterráneo, en el que "hay que buscar mecanismos de selectividad con los institutos científicos para intentar que las capturas puedan ser más selectivas, pero manteniendo la rentabilidad de los aproximadamente 900 buques que tenemos faenando".

Por último, sobre la situación de los productores de cítricos, que lamentan que mucha fruta se quede en el árbol ante las importaciones de cítricos que llegan de países terceros como Sudáfrica, Egipto o Marruecos, el ministro ha señalado que "estoy planteando que haya unas cláusulas espejo, es decir, que si un productor de un país tercero produce y utiliza un producto fitosanitario que no esté autorizado en la Unión Europea, ese producto no se pueda vender en la Unión Europea, algo que hoy se puede hacer y que me parece Injusto", ha advertido.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda