Sanchez comete otro error de vullto y, van , ni se saben ni

26 de junio de 2022

Siempre se ha dicho que las prisas so malas consejeras. Pero eso a Sanchez le resbala. Lo suyo es dar una de cal y otra de arena. Ali que el grandioso consejo de MInistros para salir de la crisis se ha limitado a un anuncio, según el cual, el Gobierno trabaja en un impuesto sobre los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas por el alza de la luz y que debería estar en vigor a partir del 1 de enero de 2023. El presidente del Gobierno hizo este anuncio en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario para tomar medidas contra la inflación.

Compartir en:

El presidente informó que este nuevo impuesto no se va a probar dentro de decreto de medidas contra la inflación, sino que el Ejecutivo presentará una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados, en una norma que se prevé pactada entre los dos socios de la coalición de Gobierno. "En las próximas semanas", según Sánchez, llevarán su propuesta al legislativo y, por los tiempos necesarios para validar la propuesta, prevé que entre en vigor a inicios del año que viene.

 

La idea es poner el devengo del nuevo impuesto el 31 de diciembre de 2022. Por lo tanto, el nuevo impuesto sería exigible a partir del 1 de enero de 2023, pero sí afectaría al ejercicio de 2022, señalaron fuentes de Hacienda. Para preparar este nuevo impuesto, Sánchez afirmó que Hacienda ya está trabajando y mirando las normas que otros países europeos también valoran. "Estamos estudiando los diseños en los que están trabajando otros Gobiernos. Italia es uno de los ejemplos que miramos de forma particular", afirmó el presidente, quien no avanzó los detalles de la concreción del nuevo gravamen.

Sánchez justificó este nuevo tributo para que nadie "resulte beneficiado a costa de los perjuicios de la mayoría", afirmó respecto a los mayores ingresos de las compañías energéticas por el alza de precios en la luz, gas y carburantes acelerada por la invasión rusa a Ucrania. De hecho, presentó el gravamen como "un impuesto por el beneficio extraordinario que están teniendo las empresas energéticas".

 

Según el presidente, el impuesto busca "garantizar un reparto justo de recargas" y "sintoniza con la opinión pública del país, con las medidas adoptadas por otros países del entorno y atiende a recomendaciones de la OCDE, la Unión Europea y el FMI". Insistió en que las cargas ocasionadas por la invasión de Ucrania deben "distribuirse con justicia, aportando más quiénes están en mejores condiciones".

Además, anunció que se limitará el precio máximo de la bombona de butano, medida que estará en vigor hasta el próximo 31 de diciembre, pensando sobre todo en el entorno rural donde esta energía es más utilizada.

Comparecencias reducída  y distante

 

Durante su comparecencia tras el Consejo de Ministros extraordinario en el que el Gobierno ha aprobado nuevas medidas anticrisis para hacer frente a los efectos provocados por la guerra de Ucrania, como una bajada de los abonos transporte o una subida de las pensiones, Sánchez ha confirmado que su Ejecutivo está ya trabajando en esta medida, que ha calificado como "muy importante para garantizar el reparto justo de las cargas" que está provocando "la guerra de Putin". 

 

El Gobierno va a diseñar un nuevo tributo que "gravará los beneficios extraordinarios de las energéticas por el alza de los precios", ha explicado Sánchez, sin entrar a dar más detalles, más allá de que los partidos que integran el Ejecutivo, PSOE y Podemos, están trabajando a contrarreloj para poder presentarlo "en las próximas semanas como Proposición de Ley ante las Cortes", para que arranque la tramitación parlamentaria correspondiente cuanto antes y pueda entrar en vigor el 1 de enero del año que viene "El interés de la mayoría está por encima", ha defendido Sánchez, que ha remarcado que esta medida "sintoniza con la opinión pública" y va "en línea" con otras decisiones adoptadas por otros países del entorno y con las "recomendaciones de organismos internacionales", como la Comisión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Tras ello, el presidente ha insistido en que "las cargas deben repartirse con justicia", y ha indicado que ahora "deben aportar más quienes están en mejores condiciones", en referencia a las ganancias que están obteniendo las eléctricas. "Quienes obtengan réditos indirectos de esta subida de precios deben aportar de forma adicional", ha incidido Sánchez, que ha recordado que "somos una comunidad", y "quienes más obtienen deben contribuir más al sacrificio colectivo". Como ha dicho Sánchez, "desde el principio de la evolución de los precios energéticos, el Gobierno ha planteado un reparto justo de estas cargas". Por eso ahora plantean este nuevo impuesto, que según ha explicado no se puede crear en un Real Decreto, sino que tiene que ser como Proposición de Ley. Por eso se presentará "en las próximas semanas en las Cortes, para que esté en vigor lo antes posible".

 

Si esto es un plan anticrisis, que venda Dios y lo vea

El Consejo de Ministros ha aprobado un pseudo paquete de medidas para mitigar las tensiones inflacionistas que la invasión de Ucrania por parte de Rusia está provocando en la Unión Europea y en el resto del mundo. Entre otras medidas, el Real Decreto-ley contempla un pago único de 200 euros para trabajadores por cuenta propia o ajena y desempleados inscritos en la oficina de empleo que en 2021 que residan en hogares con ingresos inferiores a 14.000 euros.

 

Además, el Ejecutivo también ha dado el visto bueno hoy a una rebaja del IVA de la luz del 10% al 5% y la extensión del resto de medidas de reducción de impuestos vinculados a la electricidad que estaban en vigor hasta el 31 de diciembre de 2022. En total, el impacto de esta batería de medidas tributarias supondrá un ahorro para familias, empresas y autónomos de 3.600 millones de euros. De hecho, el Gobierno ha bajado ya un 80% los impuestos vinculados a la factura de la luz.

De esta forma, el Gobierno da continuidad a las iniciativas adoptadas desde hace un año para mitigar el alza del precio de la electricidad en los mercados internacionales, que se ha agravado como consecuencia del conflicto bélico. En concreto, se trata de la mayor rebaja de impuestos de la electricidad de la historia, con un impacto de más de 10.000 millones de euros desde que se implementaron en junio de 2021. Asimismo, la prórroga del Real Decreto-ley también incluye mantener la bonificación extraordinaria de 20 céntimos por litro de carburante para paliar el aumento de los precios de los combustibles. Una medida que beneficia, especialmente, a los profesionales del transporte, pero también al resto de consumidores.  Además, debido al incremento experimentado por el gas en los mercados internacionales, el texto aprobado también extiende las ayudas para la industria gasintensiva.

El objetivo de este decreto es seguir combatiendo la inflación provocada en todos los países de la UE por el encarecimiento de la energía mediante la prórroga de una batería de medidas que concluían el 30 de junio y ahora se prolongan hasta el final de 2022. De esta forma, el Gobierno pretende mitigar el impacto de esa alza de precios en los hogares y colectivos más vulnerables, así como en el tejido productivo con ayudas directas a los sectores más afectados.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda