Oficialmente, aquí no pasa nada y cumplimos con lo que nos mandan

25 de noviembre de 2021

Pues sí, según dice la ministra Montero en una nota , la Comisión Europea ha avalado el Plan Presupuestario de 2022 de España enviado a Bruselas el pasado 15 de octubre, donde se recogían las principales líneas de las cuentas públicas que actualmente ultiman su tramitación en el Congreso de los Diputados.

Compartir en:

De hecho, las autoridades comunitarias, en un informe publicado hoy,
estiman que la recuperación de la economía española en 2022 se verá
impulsada por las inversiones y reformas incluidas en el Plan de
Recuperación, Transformación y Resiliencia.
“La Comisión Europea avala el Plan Presupuestario 2022, que sienta las
bases para una recuperación justa, incorpora los fondos europeos para
impulsar la inversión y un crecimiento económico equilibrado e inclusivo y, al mismo tiempo, permite que España siga con la reducción del déficit y la deuda pública”, señala Montero.
El aval comunitario se produce en una semana clave para la tramitación
de los Presupuestos Generales de 2022, que se someterán esta semana
a la votación en el Pleno del Congreso. Se trata de unas cuentas públicas
que incorporan una inversión social sin precedentes con 240.375 millones
de euros en el Presupuesto nacional –seis de cada diez euros de gasto–,
cifra que llega a los 248.391 millones cuando se incorporan los fondos
europeos.
Unas cuentas públicas que destinan la mayor partida para pensiones,
becas o dependencia de la historia y que también buscan impulsar la
competitividad del tejido productivo con una financiación récord en
investigación, así como impulsar la digitalización y la transformación
ecológica gracias a los 27.633 millones de euros que incluyen procedentes de los fondos europeos.

La Comisión Europea considera que el Plan Presupuestario 2022 de
España se ajusta a la recomendación adoptada por el Consejo el 18 de
junio de 2021. Es decir, que los fondos europeos del Mecanismo de
Recuperación se destinarán para “financiar inversiones adicionales en
apoyo de la recuperación, aplicando al mismo tiempo una política fiscal
prudente”. En concreto, el documento firmado por el comisario de Economía, Gentiloni, explica que los fondos europeos permitirán un incremento potencial del PIB de España entre un 1,8% y un 2,5% para 2024, sin incluir el posible impacto positivo de las reformas estructurales, que puede ser significativo.
La Comisión recuerda que las subvenciones del Mecanismo de
Recuperación permiten realizar inversiones de alta calidad y reformas que mejoren la productividad sin que ello repercuta directamente en el déficit y la deuda de las administraciones públicas. Unas medidas que deben fomentar el crecimiento apoyando, especialmente, la transición ecológica y digital.

En este sentido, el dictamen de Bruselas reconoce y valora que el Plan
Presupuestario de España contiene medidas detalladas que van en esa
dirección y “fomentan la transición digital, aumentando la conectividad y
reforzando la ciberseguridad a través de diferentes planes de acción” como el Plan de Conectividad e Infraestructuras Digitales para la Sociedad.
Asimismo, también señala que la transición verde “está contemplada” en
la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética y en el Plan
Hidrológico Nacional 2021-2027. Además, pone de relevancia que las
cuentas públicas incrementarán el apoyo público a la I+D+i y a la
transferencia de conocimiento a través de la Agencia Española de
Investigación y la Red Cervera, entre otras acciones.
Hay que recordar que el Plan de Recuperación diseñado por el Gobierno
de España recibió la máxima calificación posible por parte de los servicios técnicos de la Comisión Europea en diez de las once variables que se analizaron. Dicho Plan contiene más de 210 reformas e inversiones que permitirán sentar las bases para una transformación de la economía española en base a cuatro ejes como son la transición ecológica, la digitalización, la cohesión social y territorial y la igualdad.

Por otra parte, la Comisión Europea también considera que las “hipótesis
macroeconómicas” en las que se basa el Plan Presupuestario son
“favorables” tanto en 2021 como en 2022.
Además, el dictamen avala las previsiones de déficit para esos dos
ejercicios contempladas en las cuentas públicas y que suponen reducir el
déficit de casi el 11% alcanzado en 2020 por las medidas adoptadas para
hacer frente a la pandemia mundial, hasta el 8,4% en 2021 y el 5% en
2022. Es decir, una reducción de más de la mitad del déficit que las
autoridades comunitarias consideran “en línea” con sus previsiones de
otoño

Compartir en:

Crónica económica te recomienda