CRISIS ENERGETICA

El programa Ribera se queda a mitad de camino

17 de agosto de 2022

La demanda eléctrica ha bajado un 3,7% en la segunda semana de agosto, en la que se han empezado a aplicar las medidas de ahorro energético del Gobierno, ha informado la vicepresidenta Ribera cuando el compromiso con Bruselas era del 7%.

Compartir en:

Ribera calificó ese descenso como "una reducción importante en plena ola de calor", en un rueda de prensa en Mahón de balance del funcionamiento de las medidas del Real Decreto de ahorro y gestión energética en climatización para reducir el consumo en el contexto de la guerra en Ucrania, tras una semana de aplicación. La ministra recordó que la información se debe tratar con "cautelas", pero apuntó que se observa una tendencia "clara" en términos de "compromiso cívico y de entendimiento del contexto en el se han adoptado estas medidas" y en su "eficacia".

La ministra atribuyó el descenso de la demanda eléctrica en esa semana del 8 al 14 de agosto "a la mayor sensibilidad de hogares y empresas con respeto al uso responsable de la energía y las medidas del decreto ley que pedía una reducción de la temperatura del termostato para refrigerar y el apagado del alumbrado de los escaparates y edificios públicos desocupados a partir de las 22 horas". Además, destacó de forma positiva respecto a los primeros datos obtenidos, que esta primera semana de medidas de ahorro "ha coincidido con temperaturas máximas y ola de calor en buena parte del territorio". También quiso recordar que estas normas cumplen con un plan de solidaridad con Europa, "solamente cumpliendo con ese compromiso de solidaridad voluntaria en estos primeros meses, estaremos en condiciones de afrontar de manera unida la respuesta al chantaje energético de Vladimir Putin", añadió.

Preguntada por los cálculos del Gobierno, Ribera reconoció que el dato está en el "entorno" que preveía, aunque las temperaturas "siempre hacen que pueda haber pequeñas oscilaciones". Así, detalló que el cálculo es que las medidas adoptadas puedan suponer de un ahorro "de más de la mitad de ese 7%" al que se han comprometido con Bruselas.

Por otra parte y en lineo con la estrategia de Moncloa de atacar a la oposición y no a los socios, Ribera lazó un mensaje claramente dirigido al PP insistiendo en la necesidad de buscar "soluciones concretas" a los problemas que van surgiendo; "no vale hablar de medidas de dentro de 20 o 30 años, no vale mirar al pasado, no vale criticar siempre, no vale buscar siempre un problema para cada una de las soluciones". Sin embargo, respecto al comportamiento de las comunidades autónomas ante el paquete de medidas y su implementación, Ribera dijo que la "primera impresión" que tiene es que dicha reacción ha sido "extraordinariamente positiva, comprometida y en línea con el contexto en el que nos estamos moviendo".

La excepción ibérica

Ribera, sin querer saber nada del pago que tendrán que hacer los consumidores una vez termine el tope, estimó que la excepción ibérica, que limita el precio del gas para la generación eléctrica, ha supuesto un ahorro de 1.383 millones de euros para los consumidores españoles en sus dos meses de vigencia. Indicó que esta cifra representa un ahorro de 22 millones de euros diarios para la sociedad española desde la entrada en vigor del mecanismo.

 

MIDCAT: ERC duda de los cálculos del Gobierno


El proyecto del gasoducto MidCat ha tomado una posición relevante en el debate de la crisis energética después de que el pasado jueves el canciller alemán Scholz lamentase que se frenara su construcción en 2019, ya que “hubiera contribuido masivamente a relajar la situación actual” en la que tratan de reducir su dependencia del gas ruso.

La ministra Ribera, fijo el plazo de construcción de la parte española del gasoducto entre los ocho y los nueve meses. Sin embargo, la Generalitat no ve “realista ni responsable” esta acotación, como tampoco lo hacen los socios del Gobierno central de Esquerra Republicana (ERC), que han manifestado sus dudas a este medio.
Para ERC, el cumplimiento de estos tiempos tendría “algo de magia” debido a los numerosos trámites que ha de superar el proyecto, como permisos y declaraciones de impacto medioambiental y lo que es más, conseguir la aprobación del Gobierno encabezado por Emmanuel Macron. El partido catalán está a favor de la construcción del gaseoducto, en la línea de lo defendido por el conseller de Economía y Hacienda de la Generalitat, Giró, pero demanda mayores concreciones por parte del Ejecutivo de por qué entienden que puede ser factible llevar a cabo una obra de tal envergadura, que requiere tiempo por complejidad y que además debe superar trabas administrativas que escalan al plano de la diplomacia, en cuestión de meses.

El proyecto está sobre la mesa desde 2003, pero en 2019, con las obras iniciadas, se tomó la decisión de abandonar su construcción después de que los organismos de los países implicados emitieran dictámenes desfavorables que hacían referencia al alto impacto medioambiental y el escaso interés económico, en un escenario en el que el asequible gas ruso resultaba mucho más interesante. El presidente de la patronal Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, ha admitido en una entrevista en TVE que Francia ha ejercido de freno en los últimos años, lo que ha producido que el gaseoducto no sea a día de hoy una realidad. No obstante, descarta que el gobierno galo vaya a obstaculizarlo después de que Alemania haya manifestado su apoyo a la infraestructura. El representante de los empresarios catalanes, entiende que todas las piezas del puzzle están “bien encajadas” para que el proyecto tome forma en los próximos meses, aunque no ha determinado en cuántos. El Gobierno central también comparte este optimismo, pero es consciente de que el beneplácito francés va a condicionar la ejecución del proyecto. “Tiene poco sentido que nosotros corramos mucho si, del lado francés, se convierte en un callejón sin salida”, señaló la ministra. Ribera invitó al canciller alemán a formar parte de las reuniones para su construcción después de que Scholz afirmase estar en contacto con sus colegas de Portugal, España y Francia y la presidenta de la Comisión Europea para transportar gas de la península a Europa. Además, este martes Pedro Sánchez ha hecho público que se reunirá con el canciller en octubre para abordar el proyecto.

Igual de importante, sería vencer las reticencias expresadas por la Comisión Europea en el pasado 2018 por no considerarlo rentable, para poder financiarlo con fondos comunitarios. Su postura podría cambiar gracias al hidrógeno verde, puesto que von der Leyen ha manifestado en ocasiones anteriores que España es un país “muy atractivo” para esta energía. Por ello, ERC entiende imprescindible que al retomarse el proyecto se incorporen perspectivas a futuro que incluyan la adaptación para el transporte de hidrógeno verde. “No se puede contemplar como un tubo que solo transporte gas, tiene que enfocarse a la salida de hidrógeno verde, si no será un proyecto poco ambicioso”, señalan.

Si Rusia corta el gas, Alemania solo tendría gas solo para tres meses

El Gobierno de Alemania ha admitido que es probable que sufra una escasez de gas natural el próximo invierno, incluso si logran reabastecerse según sus metas. Así lo ha asegurado Mueller, presidente de la Agencia Federal de Redes, que ha explicado que, si Rusia corta el suministro por completo, su objetivo de inventarios llenos al 95% para noviembre solo cubriría unos dos meses y medio de demanda.


“Estamos siendo transparentes, pero sé que no son noticias satisfactorias”, ha advertido Mueller, tras reconocer que su país se podría estar adentrando en la crisis energética. Si bien el objetivo planteado por Bruselas es del 80% para diciembre (un inventario que en teoría debería alcanzar para sostener a cada miembro de la unión unos 27 días sin contar las importaciones), los alemanes se han planteado un alcanzar 95% para noviembre y están impulsando a un menor consumo ante la posibilidad de un corte inesperado del suministro ruso.

Según Gas Infrastructure Europe las reservas alemanas están llenas al 77,3%, mientras que la media europea ronda el 75%. No obstante, la inexistente infraestructura del país para acceder al mercado internacional de GNL le hace dependiente de los gasoductos para poder continuar reabasteciéndose. En este contexto, mientras desarrollan nuevas instalaciones, Alemania solo tendría como alternativa a Rusia las importaciones desde otros países de la Unión Europea, desde Azerbaiyán a través de Turquía, o desde los países nórdicos.
Asimismo, Mueller destaca que la meta parece "difícil de lograr", ya que algunos sitios de almacenamiento requieren más tiempo para llenarse. “No puedo prometerles que todas las instalaciones de almacenamiento en Alemania estarán llenas en un 95% en noviembre, incluso en buenas condiciones de oferta y demanda. En el mejor de los casos, tres cuartas partes de ellos cumplirán el objetivo”, advirtió el funcionario.

Los flujos de gas ruso que llegan a Europa se mantienen en tan solo un 20% de su capacidad sobre los 14.602 mwh. En este contexto, los precios de referencia del gas europeo se han llegado a disparar hasta los 237 euros/mwh durante sesión de hoy, y ahora se mantienen sobre los 227 euros/mwh, un 0,4% por encima del precio de cierre anterior.
En este contexto, el país también está revisando la idea de mantener sus reactores nucleares restantes en línea más allá de su eliminación obligatoria este año, una medida que podría reducir el uso de gas en un 3% en 2023. “Todavía no sabemos cómo se desarrollará la crisis. No podemos dar ninguna certeza de que algunos consumidores puedan sufrir cortes antes que otros”, advirtió Mueller.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda