Un bono para el alquiler de solo unos pocos jóvenes

18 de enero de 2022

El Consejo de Ministros ha aprobado definitivamente el bono joven al alquiler, una ayuda de 250 euros mensuales durante dos ejercicios para los inquilinos que oscilen entre los 18 y los 35 años.

Compartir en:

La medida, que aunque ve hoy la luz verde tendrá efectos retroactivos desde el 1 de enero, está dotada en los Presupuestos Generales del Estado de 2022 con 200 millones de euros y prevé llegar a cerca de 70.000 personas. El bono, ha explicado la ministra de Transportes, Sánchez, "va a suponer un elemento importante para que la vivienda deje de ser un obstáculo para los jóvenes y su emancipación". Ni mucho menos, porque para beneficiarse hay que ser prácticamente rico según muchos jóvenes


Para beneficiarse del bono habrá que cumplir con una serie de requisitos. Los interesados tendrán que acreditar, entre otros puntos, que sus ingresos anuales por rentas del trabajo no superan los 24.318 euros, tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem). En un principio, cuando se anunció el bono el pasado mes de octubre, este límite se situaba en los 23.725 euros al año, pero tras la subida del 2,5% del Iprem en 2022 la frontera se actualiza.
Sin embargo, para no penalizar la movilidad laboral, el real decreto aprobado por el Ejecutivo contempla la posibilidad de elevar el límite de renta hasta cuatro veces el Iprem, unos 32.425 euros anuales, cuando el inquilino tenga que moverse de comunidad autónoma o provincia, y por ello de vivienda, por motivos de trabajo.
Los solicitantes también tendrán que figurar como inquilinos en un contrato de alquiler cuya cuantía no supere los 600 euros mensuales, si bien se contemplan una serie de excepciones para abrir la mano en las regiones con unos precios medios más elevados. Así, el texto final deja en manos de las comunidades autónomas –quienes tienen competencia en materia de vivienda– la posibilidad de ampliar ese límite hasta los 900 euros mensuales sin tener que justificar esta decisión.
Al ser una ayuda finalista, recuerdan fuentes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, los jóvenes tendrán que destinar la ayuda de 3.000 euros anuales íntegramente al pago del alquiler.

El real decreto aprobado hoy en Consejo de Ministros contempla otra novedad, podrán acceder a la ayuda los inquilinos que hayan alquilado una habitación, y no una vivienda entera. En este caso, la renta de la estancia no podrá superar los 300 euros mensuales, aunque como sucede en el caso de las viviendas completas, se cuenta con la posibilidad de ampliar el límite hasta los 450 euros en las ciudades o zonas en las que los alquileres sean más caros. También en este caso, tendrá que haber un acuerdo previo entre Transportes y la comunidad autónoma en concreto.

Para evitar duplicidades con otras ayudas públicas diseñadas específicamente para el arrendamiento, el Gobierno también ha fijado una serie de límites. Así, el bono no será compatible con otras prestaciones destinadas al alquiler que concedan las comunidades y ciudades autónomas, los ayuntamientos y el resto de administraciones públicas, detallan estas fuentes.
Sin embargo, quedarán fuera de estas limitaciones los perceptores de prestaciones no contributivas de la Seguridad Social y los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital (IMV). Por último, el ministerio ha establecido que el bono joven al alquiler sí será compatible con otras ayudas enmarcadas en el Plan Estatal para el Acceso a la Vivienda relativo a 2022-2025, también aprobado este martes en Consejo de Ministros. En paralelo, la ayuda podrá solicitarse de manera individual, por lo que podría darse el caso de que en una misma vivienda más de una persona se beneficie de la prestación.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda