MONTERO: los interinos de más de cinco años seran fijos antes de junio

19 de noviembre de 2021

La ministra de Hacienda ha remarcado su apuesta por el empleo estable y de calidad en la Administración Pública y se ha fijado acabar con la excesiva temporalidad en el sector público aprobando ofertas extraordinarias de empleo y ofertas ordinarias antes del 1 de junio de 2022.

Compartir en:

En su primera comparecencia ante la Comisión de Hacienda y Función Pública en el Congreso de los Diputados como responsable de la cartera de Función Publica, Montero ha explicado que actualmente la temporalidad en el conjunto de administraciones públicas es del 30% y ha recordado que el objetivo del Gobierno es reducirla hasta el 8%. «No es de recibo que quien ejerce un trabajo estructural en la Administración lo haga como temporal», ha recalcado la ministra. En este sentido, se ha referido al Real Decreto-ley 14/2021 de Medidas Urgentes para la Reducción de la Temporalidad en el Empleo Público aprobado en Consejo de Ministros el 6 de julio y que se está tramitando como proyecto de ley por el procedimiento de urgencia en el Congreso de los Diputados.

Sobre él, la semana pasada el Gobierno llegó a un acuerdo con ERC y PNV para que los trabajadores de la Administración Pública con carácter de interinidad con más de cinco años en el mismo puesto consigan una plaza fija sin necesidad de opositar, mediante un concurso de méritos amparado en el artículo 61.6 de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP). La ministra ve «razonable» este acuerdo con estas formaciones y ha defendido que va en línea con las disposiciones judiciales.
Montero ha anticipado que la entrada en vigor del Real Decreto de interinos llevará a una «eliminación de facto» de la tasa de reposición. En concreto, ha explicado que la obligatoriedad de convocar las plazas antes de que transcurran tres años desde su ocupación temporal implicará que la tasa de reposición se tendrá que adaptar al volumen de plazas y a las ofertas de empleo público y no al revés.

La ministra también ha apuntado la necesidad de afrontar el reto de la elevada edad media de las plantillas, ya que el 66% de los empleados de la AGE tienen más de 50 años, lo que supone que en nueve años casi el 57% de la plantilla estará jubilada.«Necesitamos, pues, rejuvenecer las plantillas públicas, y para ello tenemos que conseguir que trabajar para la Administración Pública sea una opción atractiva para las nuevas generaciones que se incorporan al mercado laboral. Necesitamos captar talento», ha explicado Montero.
La ministra también ha recordado que su cartera sigue trabajando en la elaboración de un real decreto ley que regule el teletrabajo dentro de la función pública, con el objetivo de que esté aprobado en diciembre para su entrada en vigor el 1 de enero de 2022.

Lo que se pretende, según la ministra, es incentivar que haya empleados públicos en lugar de residencia en riesgo de despoblación sin que repercuta la calidad de la prestación del servicio público. Esta iniciativa nace después de la experiencia con la pandemia, que ha dejado aprendizajes para el buen impulso de este decreto, según Montero. Además, la ministra ha remarcado el objetivo de impulsar un modelo de empleo público profesionalizado, productivo y motivador, a través de la nueva ley de función pública que se aprobará el próximo año, que tiene que contemplar elementos para retener y captar talento, actualizando el catálogo de puestos de trabajo e impulsando métodos más ágiles de selección de personal.
La ministra también ha destacado el impulso de la evaluación de políticas públicas, que ve «imprescindible» para la mejora de la calidad de la Administración. De esta manera, ha explicado que en 2022 se aprobará la Ley de institucionalización de la evaluación de las políticas públicas y ha anunciado también que en 2023 se creará un nuevo organismo encargado de realizar la valoración de las medidas que adopten los gobiernos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda