España expulsa a 25 diplomáticos rusos

05 de abril de 2022

Francia, Dinamarca y Alemania ya habían dado un paso adelante y el Gobierno Sánchez se ha sumado de inmediato y ha decidido expulsar a los diplomáticos rusos que se encuentran en territorio español, después de haber visto las duras imágenes dadas a conocer tras la reconquista de la ciudad ucraniana de Bucha.

Compartir en:

Tendrá lugar en unos pocos días y los expulsados serán un total de 25 diplomáticos y personal de la embajada rusa en España por considerar que "representan una amenaza para la seguridad de nuestro país". De la lista queda excluido el embajador, Yuri Korchagin, porque España quiere dar una "oportunidad al diálogo" y aspira a mantener abiertas las líneas de diálogo y negociación con Rusia.
El ministro Albares, así lo ha hecho público en el transcurso de la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros tras asegurar que el Ministerio está ultimando la lista de expulsados, que podrían ser "tal vez algunos más". Albares ha hecho referencia expresa a la salida inmediata de personal diplomático de Vladimir Putin en España, decisión adoptada tras constatar la masacre de civiles en Bucha, en la que algunos medios de comunicación han sido testigos de la presencia de multitud de cadáveres en sus calles. Algunos de los cuerpos sin vida estaban con sus manos atadas a la espalda, lo que indicaría que habrían sido ejecutados durante la invasión de la ciudad, abandonada recientemente por los soldados del Kremlin ante la contraofensiva de las fuerzas militares ucranianas.
El ministro tiene ya decidido el plazo de tiempo que dará a los diplomáticos rusos para abandonar España, pero no ha querido revelarlo hasta que tenga oportunidad de informar a los partidos políticos, aunque ha asegurado que serán "unos días". "Serán unos pocos días, justo los necesarios y en la línea de lo que están haciendo en otros países de nuestro entorno", ha asegurado.

Albares ha señalado que, previsiblemente, Rusia actuará "con simetría" expulsando al mismo número de diplomáticos y del mismo rango, tal y como ha hecho con otros países que ya han adoptado estas medidas. "Hasta ahora Rusia ha respondido con una simetría exacta" como es habitual en las relaciones diplomáticas. "Lo que no es simétrico van a ser los motivos (de expulsión), ahí sí que no hay ninguna simetría", ha subrayado Albares. Esta es una de las razones por las que España ha decidido no expulsar al embajador, "porque queremos darle una oportunidad al diálogo; queremos mantener la figura del embajador aquí y de nuestro embajador en Moscú porque no perdemos la esperanza de que se vuelva a las vías de diálogo".

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda