Así será el fondo de privatizaciones

09 de agosto de 2015

Uno de los puntos más polémicos en el largo proceso del acuerdo, el fondo de privatizaciones, ya está cerrado. El objetivo es que el fondo genere 50.000 millones en 30 años gracias al valor de sus activos. Tendría sede en Atenas y una supervisión total de la Comisión Europea. Fuentes diplomáticas, sin embargo, prefieren no cantar victoria antes de tiempo y sostienen que "nada estará del todo acordado hasta que todo, en su conjunto, esté acordado".

Compartir en:

Está previsto que el fondo acoja todos los bienes susceptibles de ser privatizados hasta 2045 como empresas del Estado (por ejemplo, la Autoridad Portuaria del Pireo), infraestructuras públicas (puertos, aeropuertos, puertos deportivos), y activos inmobiliarios. "Es posible", avanza el documento, que los recursos naturales (explotaciones mineras e hidrocarburos) se incorporen también a este depósito de garantía. Una alta fuente con presencia en las negociaciones sostiene, sin embargo, que "nada está decidido del todo". Como ya se avanzó en julio, de esos 50.000 millones que deberá producir el fondo, el 50% serán usados como garantía bancaria. El resto se repartirá entre el desarrollo económico del país (25%) y el pago de la deuda a los acreedores (25%).

Mientras  los ministros de Finanzas,  Tsakalotos, y de Economía,  Stathakis,  continúan las reuniones con los jefes de las instituciones -Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE), Fondo Monetario Internacional (FMI) y Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE)- con los que abordarán los detalles del paquete de reformas que acompañará al rescate. La aprobación de estos requisitos previos es una de las condiciones impuestas a Grecia como prueba de que está decidida a llevar adelante las reformas.
Según un alto funcionario del Gobierno citado hoy por el rotativo Kathimerini, en las reuniones del fin de semana se registraron grandes progresos y quedaron prácticamente listas todas las medidas que irán en este paquete legal. En él se incluirá, entre otros puntos, la modificación de la reciente ley sobre la devolución de las deudas a Hacienda y la Seguridad Social en cien plazos, con nuevos criterios más diferenciados respecto al número de cuotas.

Los acreedores han pedido al Gobierno Tsipras reducir el número de plazos para los deudores que tengan ingresos elevados. También se esperan cambios en la fiscalidad de los agricultores, que gozan tanto de reducciones en el impuesto sobre la renta como en el del gasóleo, aunque la eliminación de estos privilegios se aplicará previsiblemente en dos fases, según Kathimerini.
Si todo marcha bien, el acuerdo podría estar listo el próximo martes, su votación en el Parlamento tendría lugar el jueves, y un día después el Eurogrupo podría darle luz verde mediante teleconferencia.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda