De Guindos: la resolución de la crisis griega será larga y compleja

18 de agosto de 2015

El ministro de Economía, de Guindos, ha reconocido hoy que "el camino que queda por delante" en la resolución de la crisis griega "es largo y complejo", como muestran las "dudas" que existen sobre su "situación política" o la eventual convocatoria de unas elecciones anticipadas.

Compartir en:

Durante su intervención en el debate sobre el tercer rescate griego en el Congreso de los Diputados, De Guindos ha resaltado que habrá "dificultades", pero que "a veces en la vida, por experiencia personal, uno se tiene que mover en las alternativas del mal menor". "El mal menor por mucho en el caso de Grecia es aceptar este programa de rescate y efectivamente echar marcha atrás en muchas de las políticas que habían prometido anteriormente", ha añadido.

En respuesta a las críticas de algunos grupos, De Guindos ha insistido en que "no es cierto que nos hayamos negado a discutir" una flexibilización de la deuda, ya que se han adoptado medidas "equivalentes en la reestructuración" aunque "desde el punto de vista del alivio".
El "límite" en este tipo de medidas es, según De Guindos, "una quita nominal" en el importe global de la deuda. El ministro ha insistido en que la Unión Europea tuvo que decidir entre permitir que Grecia se convirtiera en "un Estado fallido" o defender la "irreversibilidad" del euro, que es la opción "que ha triunfado".
En cualquier caso, ha recordado que "Europa siempre avanza ante situaciones de crisis" y, en la actual, implicará progresar hacia dos iniciativas francesas, la creación de un Parlamento y unos presupuestos en la zona euro, incluso si esto supone modificar los tratados.

Por otra parte, De Guindos ha defendido la necesidad de llevar este debate al Congreso, algo criticado por algunos grupos, porque "ha tenido un coste", en el sentido de que la primera ayuda española a Grecia ha supuesto una pérdida implícita de 1.500 millones de euros -por la diferencia entre los intereses pagados y cobrados-.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda