EL DEFICIT DEL ESTADO SE REDUCE LIGERAMENTE

Finalmente, se sitúa en el 0,50% del PIB en abril y se reduce un 67,6%

30 de mayo de 2022

Compartir en:

Con el fin de que las empresas viables en condiciones normales de mercado contasen con instrumentos legales para mantener su actividad y el empleo durante la pandemia, los diferentes Estados de Europa han impulsado desde 2020 moratorias concursales que en la práctica han supuesto la suspensión del normal funcionamiento de la legislación que rige la insolvencia empresarial. De acuerdo con el último Estudio de la Gestión del Riesgo de Crédito en España, que impulsan Crédito y Caución e Iberinform, este periodo de excepcionalidad ha tenido efectos duales -positivos y negativos- en las cadenas de suministro.  El 13% de las empresas confirma que las moratorias concursales han logrado los fines para los que fueron diseñadas: en su cartera de clientes cuentan con empresas que han podido sobreponerse a los problemas de liquidez generados por la pandemia gracias a este periodo de excepcionalidad. Sin embargo, las moratorias también han provocado otros efectos no deseados, al impedir una reasignación de recursos a empresas más productivas. Un 10% informa de que la suspensión temporal de la legislación concursal ha propiciado una mayor transmisión de los problemas de solvencia que genera la morosidad en la cadena de suministro, ya que han seguido trabajando con empresas con alto riesgo de crédito al no ser conscientes de su inviabilidad. En ese sentido, un 5% del tejido empresarial confirma que no ha podido instar el concurso de acreedores necesario ante el impago de sus clientes.

Los confinamientos y las moratorias decretadas durante la primera ola de la pandemia redujeron drásticamente la presentación de procesos concursales en toda Europa. Tanto España como los mercados de nuestro entorno han adoptado medidas para frenar las declaraciones de quiebra, modificando los umbrales de presentación, reduciendo la capacidad del acreedor para forzar su admisión a trámite o proporcionando suficiente apoyo financiero al deudor para retrasar su presentación.  En el caso de España se ha declarado una tercera prorroga de la moratoria hasta el 30 de junio de este año.

 

Asimismo, el Ministerio de Hacienda y Función Pública también ha publicado hoy en su web los datos de déficit consolidado de la Administración Central, Comunidades Autónomas y Seguridad Social del mes de marzo en términos de contabilidad nacional, que también se ha reducido un 78,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

 

DÉFICIT DEL ESTADO ABRIL

 

Hasta marzo, el Estado ha registrado un déficit equivalente al 0,50% del PIB, frente al 1,68% existente en abril de 2021. De esta forma, el déficit se sitúa en 6.553 millones, lo que supone un descenso del 67,6% respecto a los 20.249 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. Este resultado se debe a un sólido incremento de los ingresos no financieros del 16,7%, frente al comportamiento de los gastos, que decrecen a un ritmo del 4%.

Recursos no financieros del Estado

Los recursos no financieros se sitúan en 72.617 millones, lo que supone un 16,7% más respecto al mismo periodo de 2021. Los impuestos alcanzan los 62.638 millones, el 86,3% del total de los recursos, y crecen un 16,7% respecto a abril de 2021.

Los impuestos sobre la producción y las importaciones aumentan un 16,9%. En concreto, los ingresos por IVA se elevan un 19,4%. Los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio crecen un 18,6% debido al IRPF, que se incrementa un 29,2%. Por su parte, el Impuesto sobre la Renta de No Residentes se eleva un 51,4%.

Asimismo, los impuestos sobre el capital aumentan 115 millones de euros respecto al mismo periodo del año anterior y los ingresos de las cotizaciones sociales descienden ligeramente un 2,7%.

Las rentas de la propiedad aumentan un 0,6% respecto a 2021 debido a que los ingresos por dividendos y otras rentas se incrementan un 21,1% hasta situarse en 1.124 millones. Este resultado es consecuencia, principalmente, del aumento en un 10,4% del ingreso a cuenta de los dividendos del Banco de España. Por su parte, los ingresos por intereses descienden un 24,8%. Los otros recursos no financieros aumentan un 17,3%, lo que se debe, en parte, a la transferencia del Servicio Público de Empleo Estatal por 393 millones, para la gestión por el Estado de las competencias asumidas en materia de formación profesional (RD 498/2020), sin correspondencia en 2021 hasta el mes de septiembre.

Empleos no financieros del Estado

Hasta abril, los empleos no financieros del Estado se han situado en 79.170 millones, cifra inferior en un 4% a la registrada en los cuatro primeros meses de 2021.

La partida de mayor volumen son las transferencias entre administraciones públicas, con un peso del 59,2% sobre el total de empleos no financieros. En concreto, ascienden hasta el cuarto mes del año a 46.870 millones, cuantía que incluye la compensación del SII-IVA, hecha efectiva en el mes de marzo.

La remuneración de asalariados crece un 4,1%. Esta rúbrica, que se sitúa en 6.034 millones, incorpora la subida salarial para este ejercicio del 2% frente a un incremento salarial del 0,9% en 2021.

Los consumos intermedios han ascendido a 2.083 millones, un 31,3% más de gasto que en el mismo periodo de 2021, mientras que las transferencias sociales en especie se incrementan un 1,5%.

Por su parte, los intereses devengados crecen un 8,9% hasta situarse en 7.921 millones, mientras que las prestaciones sociales distintas de las transferencias sociales aumentan un 6,9%, cifra que incorpora una revalorización de las pensiones de Clases Pasivas del 2,5% con carácter general y del 3% en las mínimas. Las transferencias corrientes diversas aumentan un 13%, hasta 1.060 millones, las cuales se destinan en su mayor parte al sector hogares. El resto de empleos corrientes asciende a 1.953 millones, lo que supone 463 millones más que el año anterior. Por su parte la cooperación internacional corriente se incrementa en un 64,7%, incluyendo 85 millones de aportación al FED frente a 114 millones en 2021 y 187 millones de vacunas donadas a terceros países.

Por último, destaca la formación bruta de capital fijo, que aumenta un 19,2% en 2022 hasta los 1.622 millones, mientras que las ayudas a la inversión y las otras transferencias de capital han ascendido en conjunto a 531 millones.

 

DÉFICIT CONJUNTO DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL, COMUNIDADES AUTÓNOMAS Y SEGURIDAD SOCIAL (MARZO)

 

En el primer trimestre de 2022, el déficit conjunto de la Administración Central, los Fondos de la Seguridad Social y las Comunidades Autónomas, excluida la ayuda financiera, se sitúa en 4.412 millones, equivalente al 0,34% del PIB. Si se incluye el saldo de la ayuda a las instituciones financieras, por importe de 221 millones, el déficit supone el 0,35% del PIB.

Administración Central

El déficit de la Administración Central se sitúa en 3.525 millones a finales de marzo de 2022, el 0,27% del PIB.

- El déficit del Estado en marzo en términos de PIB equivale al 0,39%, lo que supone5.143 millones, un 64,9% inferior al registrado en marzo de 2021.

-Los Organismos de la Administración Central registran en marzo de 2022 un superávit de 1.618 millones. 

Comunidades Autónomas

La Administración regional registra un superávit en marzo de 2022 de 220 millones, lo que equivale al 0,02% del PIB. Se trata de un descenso de 3.636 millones respecto a marzo de 2021. Este resultado obedece a un aumento de los gastos del 2,5%, mientras los ingresos crecen a un ritmo mayor del 11%.

Los impuestos han crecido un 12,5%, es decir, 2.019 millones más. Destacan los impuestos sobre la producción y las importaciones, que aumentan un 33,7% alcanzando la cifra de 4.623 millones, con un crecimiento de ITP y AJD de un 35,5%.

También aumentan los ingresos por impuestos sobre la renta y patrimonio un 7,2% hasta los 12.824 millones. Los ingresos percibidos por impuestos sobre el capital ascienden a 764 millones de euros.

Las transferencias entre AAPP crecen en un 11,4% hasta los 27.019 millones, a consecuencia, principalmente, del aumento de las transferencias procedentes del Estado, que han pasado de 21.128 millones en 2021 a 23.356 millones en 2022. De esa cantidad, 3.086 millones se han recibido en el mes de marzo en concepto de compensación por los ingresos por IVA dejados de percibir como consecuencia de la implementación en 2017 del Suministro Inmediato de Información (SII-IVA). Además, las entregas a cuenta por el sistema de financiación han aumentado un 5,6% respecto a 2021 sin incluir anticipos, es decir, 982 millones más.

Por su parte, los ingresos obtenidos del resto de recursos se sitúan en 3.673 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 1,3% respecto a marzo de 2021.

Entre los gastos, la remuneración de asalariados crece un 3,7% debido, sobre todo, al incremento salarial del 2% fijado para 2022 frente al 0,9% de 2021. Los consumos intermedios crecen en un 7,9% hasta situarse en 9.266 millones, de los cuales 5.674 millones corresponden al ámbito de la sanidad, con un aumento del 9,9%.

Las subvenciones aumentan un 33,8% hasta los 943 millones, lo que se compensa con el descenso de los intereses, que disminuyen un 12,1% hasta 688 millones. Por su parte, las transferencias sociales en especie se elevan en un 4,9% hasta los 7.648 millones y la inversión también crece un 3,7% respecto a 2021, alcanzando los 3.310 millones.

Fondos de la Seguridad Social

Los Fondos de la Seguridad Social en marzo de 2022 registran un déficit de 1.107 millones, frente a los 2.120 millones del mismo periodo de 2021, es decir un 47,8% menos. En términos de PIB el déficit de la Seguridad Social se sitúa en el 0,08% del PIB.

Este comportamiento es consecuencia de una muy leve disminución de los ingresos del 0,1% (destaca el buen comportamiento de las cotizaciones con un crecimiento del 4,7%) frente al descenso registrado en los gastos de un 2,2%.

Desde marzo de 2020 las operaciones del subsector Fondos de la Seguridad Social han estado directamente afectadas por la crisis derivada de la pandemia de la COVID-19. No obstante, los avances en el control de la misma, sobre todo con el proceso de vacunación, han motivado una reducción de su impacto económico. A finales del primer trimestre de 2022 dicho impacto estimado ha sido de 1.165 millones, lo que supone reducir en un 72,1% el que tuvo en el mismo período de 2021.

En relación a las medidas normativas con incidencia en el ejercicio destaca el Real Decreto 65/2022, de 25 de enero, sobre actualización de las pensiones del Sistema de la Seguridad Social, de las pensiones de Clases Pasivas y de otras prestaciones sociales públicas, que establece una revalorización del 2,5% para pensiones contributivas y de un 3% para pensiones no contributivas, ingreso mínimo vital y pensiones mínimas; el Real Decreto 2/2022, de 28 de febrero, por el que se prorrogan los ERTES hasta el 31 de marzo y se recogen una serie de medidas urgentes para continuar la protección de los trabajadores autónomos y el Real Decreto 152/2022, de 22 de febrero, que fija el salario mínimo interprofesional en 1.000 euros, con efectos desde el 1 de enero, incrementándose en el mismo porcentaje la base mínima de cotización.

El Sistema de Seguridad Social registra en marzo de 2022 un déficit de 1.606 millones. Los recursos han ascendido a 39.505 millones, registrándose un crecimiento del 4,5% de las cotizaciones sociales. Por su parte, el gasto se sitúa en 41.111 millones, lo que corresponde en gran medida con el gasto en pensiones, que crece en un 6,7%.

Al igual que ya ocurrió en 2021 destacan los datos registrados por el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que ha obtenido un superávit de 473 millones. Lo anterior supone una mejora del resultado registrado de 1.229 millones de euros respecto a marzo de 2021. Este comportamiento se debe, en gran medida, al descenso en un 83,9% del conjunto de prestaciones por desempleo vinculadas a los ERTES y otras medidas COVID que alcanzan los 400 millones, mientras que en 2021 el gasto se elevó en este periodo a los 2.485 millones. El resto de las prestaciones de desempleo se reduce en un 6,4% respecto al año anterior. El número de beneficiarios de las prestaciones de desempleo a finales de marzo disminuye un 21,1% en tasa interanual.

El FOGASA presenta un superávit de 26 millones, frente a los 6 millones de déficit registrados en el mismo periodo de 2021.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda