Bruselas libera lo 3.000 M€ del PERTE del coche eléctrico

09 de diciembre de 2021

La Comisión Europea ha aprobado este jueves el esquema de ayudas español de 3.000 millones de euros para la recuperación y transformación económica (conocido como PERTE) del automóvil eléctrico y enchufable. El programa prevé el apoyo a inversiones en investigación, desarrollo e innovación, protección medioambiental y eficiencia energética en toda la cadena de esta industria.

Compartir en:

El régimen será financiado en parte por el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, el instrumento negociado en verano de 2020 por los líderes europeos para empujar la ola de la transformación ecológica y digital tras el impacto de la pandemia. El plan “contribuirá a hacer posible una cadena de valor innovadora y sostenible para los vehículos eléctricos, en consonancia con las normas sobre ayudas de Estado y los objetivos del Pacto Verde Europeo”, ha afirmado este jueves la comisaria de Competencia, Vestager, a través de un comunicado. “Desempeñará un papel importante en la recuperación ecológica y digital de la economía española, garantizando al mismo tiempo que se minimicen las posibles distorsiones de la competencia”, ha añadido.
Las cuantías económicas se concederán mediante un proceso de selección competitivo y en forma de subvenciones directas y de préstamos blandos, según la nota facilitada por el Ejecutivo comunitario, en la que se detalla también que el régimen estará en marcha hasta 2023, estará abierto a consorcios de empresas radicadas tanto dentro como fuera de España, y en los que al menos un 40% de los socios sean pequeñas y medianas empresas. Las ayudas se concederán a través de un proceso de selección competitivo y serán entregadas mediante subvenciones directas y préstamos blandos.

“El primer proyecto estratégico de España es una oportunidad única para relanzar el sector de la automoción desde una perspectiva sostenible y digital”, ha reaccionado este jueves el presidente del Gobierno, Sánchez, al conocer la noticia. “Seguimos avanzando en un nuevo modelo de movilidad”, ha señalado a través de redes sociales.

El Consejo de Ministros aprobó el primero de los PERTE, el dedicado al vehículo eléctrico y enchufable, el pasado mes de julio. Y, según los cálculos realizados entonces por el Gobierno, los recursos europeos que regarían el sector activarán inversiones por un total de 19.000 millones de euros en el próximo trienio. En el momento de su aprobación, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, explicó que el objetivo no era únicamente el de “regresar al punto de partida previo a la covid” sino que se buscaba impulsar la transformación de la industria de la automoción para que esta se convierta en un verdadero motor económico en España, con la idea de alcanzar el 15% del PIB en 2030. El Ejecutivo pretende convertir España “en el hub europeo de electromovilidad”.

El presidente de la patronal de fabricantes Anfac, de los Mozos, aseguró sin embargo en septiembre que estas ayudas no solucionarán todos los problemas de un sector tocado por la pandemia y la crisis de suministros. En el listado de peticiones de la patronal figura una rebaja de la fiscalidad y el impulso a la instalación de puntos de recarga, de los que hoy hay alrededor de 12.000 públicos frente a los 340.000 que el sector estima necesarios.
Los 3.000 millones de euros aprobados ahora por Bruselas corresponden a la parte industrial del PERTE, unas ayudas que se completan con las de otros planes, como el programa Moves para la adquisición de vehículos eléctricos y la implantación de puntos de recarga (de 800 millones) o el programa tecnológico de movilidad sostenible del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, hasta sumar 4.300 millones de euros. El desarrollo del proyecto prevé una inversión total de más de 24.000 millones de euros en el periodo 2021-2023 entre cuantías públicas y privadas.

“Es una magnífica noticia tras meses de negociación con Bruselas”, ha indicado la ministra de Industria, Reyes Maroto, a través de un comunicado. “La autorización de la Comisión Europea servirá para la recuperación digital y sostenible de un sector como el de la automoción, donde España es uno de los principales fabricantes europeos”. El Ejecutivo estima que la creación de empleo generada por el PERTE podría alcanzar los 140.000 puestos de trabajo y la contribución al PIB se situaría entre el 1% y el 1,7%, tal y como señala una nota difundida este jueves por Moncloa. En ella se detalla que la intención es alcanzar en 2023 los 250.000 vehículos eléctricos matriculados y entre 80.000 y 110.000 puntos de recarga desplegados.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda