LOS LIOS DE LOS AIIMENTOS

Reuniones sin acuerdo y mucho mitin estudiantil

12 de septiembre de 2022

El Gobierno y las principales patronales de la distribución se han emplazado a mantener nuevas reuniones de trabajo para concretar medidas que contengan las subidas de precios en la alimentación. Este lunes, Díaz, y Garzón, han tenido el primer encuentro con las asociaciones Asedas, Anged y ACES, además de con representantes de organizaciones de consumidores, del que no se han extraído acuerdos concretos.

Compartir en:


En la rueda de prensa posterior, los representantes del Ejecutivo han insistido en la necesidad de que las distribuidoras "faciliten una cesta de la compra básica y de calidad, compuesta por productos frescos que garanticen una alimentación sana y que dure más allá de las Navidades", ha dicho Díaz, que ha remarcado el carácter cordial del encuentro. "Es una propuesta perfectamente legal y que está basada en el principio de la competencia", ha explicado la vicepresidenta segunda.

Organizaciones del pequeño comercio han clamado contra el movimiento del Gobierno, en la medida en que el lanzamiento de ofertas de este tipo desplazase la compra de alimentación de estos negocios a las grandes cadenas. Ante ello, Díaz ha apuntado que su iniciativa "no va contra nadie. Nosotros podemos pedirle esfuerzos a los que más tienen. A los que menos no podemos pedirles nada. En este caso es a las grandes distribuidoras, como a las grandes energéticas o a la gran banca, que son los que tienen más margen".

El Gobierno propone que la distribución articule una lista de productos básicos que contenga carne, pescados, frutas, hortalizas, huevos y lácteos, que de forma agregada suponga una congelación de los precios hasta después de las navidades, con opciones también para celíacos y que incluso puedan contemplar aspectos como el número de componentes de una unidad familiar o su poder adquisitivo. El ministerio de Consumo ha encargado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) que elabore una guía que pueda servir de referencia a la distribución.

Son las mismas propuestas que ambos ministros ya trasladaron a representantes de Carrefour este jueves. Díaz ha reconocido que la propuesta de la compañía francesa, que ha congelado el precio de 30 productos, "no se acoge" a lo que propugna el Gobierno, ya que, por ejemplo, no incluye alimentos frescos. "La entidad [por Carrefour] con la que nos reunimos se comprometió a estudiar nustras propuestas", ha dicho la ministra de Trabajo, que también se ha referido a las declaraciones del presidente de la CEOE, Garamendi, que afirmó que la limitación de precios de los alimentos "me parece programación soviética". "Las asociaciones no han hecho este tipo de calificaciones y se han tomado muy en serio la reunión. A problemas serios respuestas serias", ha apuntado Díaz.


“El incremento de los precios de los alimentos está directamente relacionado con el escenario inflacionista que estamos viviendo y el incremento de los precios de las materias primas, la energía o el transporte”, explica Aecoc, asociación que representa a fabricantes de gran consumo y parte de la distribución. “El futuro del precio de los alimentos dependerá claramente de la evolución de estos indicadores”, añade. Por lo pronto, agosto fue el mes con la electricidad más cara de la historia en España, pese a estar en funcionamiento el tope al gas. El reciente corte de suministro de gas ruso a través del gasoducto Nordstream ha alimentado más la incertidumbre sobre cómo Europa pasará el próximo invierno y sobre las perspectivas económicas. “Si los precios de las materias primas y la energía se mantienen en la misma tendencia fuertemente alcista, y teniendo en cuenta los efectos de la sequía y su impacto en unas menores producciones, la lógica indica que lo precios continuarán al alza”, avisa Gabriel Trenzado, director general de Cooperativas Agroalimentarias de España.

Este reconoce que “la relación entre los eslabones en la cadena está tensionados porque todos se mueven en la incertidumbre”. En el caso del sector primario, por la volatilidad del coste de las materias primas, de la energía o de las propias condiciones meteorológica. Trenzado analiza que, la situación actual de subidas generalizadas de costes, los eslabones superiores de la cadena ya no pueden imputarlos “al más débil, generalmente al productor, para mantener unos precios estables al consumidor final. La situación actual hace difícil seguir con los mismos comportamientos en muchos operadores porque nos movemos en un escenario de escasez o reducción productiva y altos costes, lo que nos lleva a tensionar todas las relaciones”.

Por su parte, Aecoc defiende también que el gran consumo “lleva meses ajustando sus márgenes para no repercutir totalmente al consumidor” una subida de costes “que no habíamos visto en décadas”. En Anged, patronal de El Corte Inglés o Carrefour, entre otros, insisten en señalar que el encarecimiento de “energía, combustibles y materias primas” explican el “comportamiento anormal” de la inflación y el impacto sobre la cadena alimentaria. Todo ello con el debate político abierto. Las patronales de la distribución se reúnen hoy con la vicepresidenta segunda del Gobierno, Díaz, para consensuar medidas que permitan el acceso de los consumidores a una alimentación asequible. Carrefour se adelantó con su cesta de 30 productos a 30 euros. Pero las propuestas generales del sector no van en esa línea. Asedas, la principal patronal de supermercados, ha insistido en rebajas del IVA a los alimentos básicos. En Aecoc consideran que esta medida, que se mantendría mientras dure el escenario actual, “permitirá aliviar parte de los efectos de la inflación”, y que la subida de precios está generando a Hacienda una “cuantiosa recaudación extra”.

 

 

 

 

Díaz, a la CNMC: el plan para topar la cesta de la compra es "perfectamente legal"

Díaz, ha defendido este lunes que su propuesta para acordar con la gran distribución y los consumidores un tope a los precios de productos de alimentación básicos en la cesta de la compra es "perfectamente legal", ante las advertencias de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

"No es que no vulnere la legalidad española y europea, sino que la respeta absolutamente y está basada justamente en el principio de la competencia", ha defendido la titular de Trabajo tras mantener una reunión con responsables de empresas de distribución y de asociaciones de consumidores para abordar su iniciativa de buscar un acuerdo para topar precios de productos de alimentación básicos en la cesta de la compra.

La semana pasada la CNMC advirtió de que cualquier acuerdo entre operadores para fijar precios máximos en algunos alimentos está prohibido por ley. Pero hoy, Díaz ha recalcado que la propuesta no solo respeta el derecho de la competencia, sino que abunda en él, al tiempo que ha señalado que la Ley de Comercio cuenta con "excepciones" en esta materia.

En concreto, el artículo 13 de la ley de Ordenación del Comercio Minorista, en relación a la libertad de precios, establece que los precios de venta de los artículos serán libremente determinados y ofertados con carácter general de acuerdo con lo dispuesto en la legislación de defensa de la libre y leal competencia, con las excepciones establecidas en leyes especiales.
No obstante, señala que "el Gobierno del Estado, previa audiencia de los sectores afectados, podrá fijar los precios o los márgenes de comercialización de determinados productos, así como someter sus modificaciones a control o a previa autorización administrativa".

Una capacidad que está prevista en varios supuestos: cuando se trate de productos de primera necesidad o de materias primas estratégicas, cuando se trate de bienes producidos o comercializados en régimen de monopolio o mediante concesión administrativa, como medida complementaria de las políticas de regulación de producciones o de subvenciones u otras ayudas a empresas o sectores específicos, y excepcionalmente y mientras persistan las circunstancias que aconsejen la intervención, cuando, en un sector determinado, se aprecie ausencia de competencia efectiva.

"A una tienda de barrio no le podemos pedir más esfuerzos"

Ante las críticas del pequeño comercio, Díaz ha defendido que su propuesta se dirige a la gran distribución porque son quienes tienen márgenes para poder practicar descuentos. "A una pequeña tienda de este barrio es muy difícil pedirle más esfuerzos", ha explicado la ministra, tras valorar, no obstante, que haya pequeñas tiendas o cooperativas que están ayudando.
"A los que menos tienen no podemos pedirles más. A las grandes distribuidoras, igual que a las grandes energéticas igual que a la gran banca le podemos pedir esfuerzos. A una tienda de barrio creo que no le podemos pedir más esfuerzos, sino ayudarles y hacer una campaña a favor de que usemos el pequeño comercio", ha enfatizado. En este sentido, Díaz ha aprovechado para instar a la ciudadanía a comprar en el comercio local y de proximidad y ha pedido también que se escojan productos de temporada. "Esto tiene que ver con el cambio climático y tiene que ver con la alimentación de calidad", ha recalcado.

Preguntada por las aparentes discrepancias dentro del Ejecutivo sobre el tema, Díaz ha señalado que la política del gobierno la dirige en su plenitud el presidente del Gobierno. "Siempre digo que somos un gobierno con carácter mancomunal", ha reiterado. Según la ministra, el día que compareció tras el Consejo de Ministros y expuso su propuesta, el Gobierno ya estaba trabajando en estas medidas y estaban conversadas con Pedro Sánchez. "Todo el Gobierno de España está tomando todas las medidas necesarias para bajar los precios y estamos trabajando íntegramente, más allá de ciertos matices que no le interesan a nadie", ha recalcado.

 

La agencia de seguridad alimentaria prepara una guía de cesta saludable

Por su parte, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha defendido el "compromiso adicional" que se pide desde el Ejecutivo a las distribuidoras para que las familias trabajadoras, y en especial las más vulnerables, puedan acceder a una cesta de consumo asequible.

El ministro ha puesto el foco en que esa cesta se componga de productos diversos y saludables y ha explicado que en España la tasa de obesidad infantil es el doble entre las familias más pobres que entre las familias más ricas. "Cuando hay más dificultades económicas, hay una tendencia a dejar de lado patrones de consumo saludable", ha argumentado. Por ello, desde la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición están trabajando en una propuesta que pueda servir de indicador y guía a las distribuidoras para elaborar esa cesta básica, según ha señalado el ministro.

Preguntados por su opinión sobre la cesta presentada por Carrefour la semana pasada, han remarcado que desde el Gobierno no entrarán a hacer valoraciones de las ofertas comerciales de las empresas. Además, Díaz ha recordado que desde la compañía se han comprometido a analizar la propuesta del Gobierno.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda