CONGRESO EMPRESA FAMILIAR

Felipe VI anima a la empresa familiar: "Operáis en un entorno nada sencillo"

03 de octubre de 2022

El Rey Felipe VI ha inaugurado el vigésimo quinto Congreso Nacional de la Empresa Familiar, que ha tenido lugar en Cáceres, El monarca ha destacado el complejo entorno que se vive con la inflación acelerada tras la guerra en Ucrania y donde ha aprovechado para lanzar un mensaje de apoyo a la empresa familiar. "En este entono de mucha incertidumbre es en el que operáis y donde tenéis que tomar decisiones".

Compartir en:

"Estamos en un foro de encuentro que siempre resulta realmente interesante, en el que desde hace muchos años he escuchado análisis y propuestas que nacen del rigor, de la responsabilidad y del conocimiento cercano de la realidad. Lo he dicho muchas veces, aquí no solo intercambiáis experiencias, analizáis la coyuntura o compartís visiones. También aprendemos los no empresarios a comprender más vuestra situación y a valorar mejor vuestra valiosa contribución a la riqueza y bienestar de nuestra sociedad, de nuestro país", ha apuntado el Rey en el inicio de su discurso."Todas las empresas -familiares o no- son, sin duda, importantes; todas con circunstancias particulares por su gobernanza y gestión interna o por la naturaleza del sector en el que operan. Y a todas, es evidente, que les afecta la coyuntura o el contexto general de la economía y de los acontecimientos que dentro y fuera del país impactan en ella de tantas maneras".

El monarca se ha hecho eco del lema del Congreso (El Latido de España). "Transmite mucha fuerza la relevancia e influencia que las empresas familiares -más de un millón en nuestro país- tenéis cada día en la sociedad, en los ciudadanos, a través de vuestro liderazgo en la toma de decisiones que, a veces, puede resultar arriesgado por coincidir con momentos complicados. Por eso necesitamos contar con vosotros". "Aquí aprendemos los no empresarios a comprender vuestra situación y a valorar vuestra valiosa contribución a la sociedad"


"Hemos pasado por momentos difíciles, no van a ser fáciles los que tenemos por delante. Los efectos de la pandemia todavía perduran y en el plano internacional vivimos el dramático fenómeno de la inflación. En este entono -en absoluto sencillo y de mucha incertidumbre- es en el que operáis y donde tenéis que tomar decisiones. Algunos solo toman decisiones en la meras previsiones y luego estáis vosotros que os apoyáis en el contexto para marcar vuestros propios objetivos. Ese liderazgo permite entender muchos de los logros que nuestro país ha conseguido en las últimas décadas".

Además, el Rey Felipe VI ha animado a la empresa familiar en este complejo entorno: "Sois un activo intangible". También les ha pedido "no perder la cercanía" en este momento de "transformación digital".

Si a nuestras empresas les va bien, a España le va bien

El presidente del Instituto de Empresa Familiar, Sendagorta, ha subido al estrado unos minutos antes que el Rey. Allí ha querido dejar claro lo que contribuyen las empresas familiares al país justo cuando el debate sobre los impuestos acecha también a las compañías.

"Solo las cien empresas familiares agrupadas en el IEF emplean en el mundo a un millón de personas, facturan 172.000 millones de euros, generando un valor añadido bruto de 43.500 millones de euros. Estas cien empresas pagan más de 3.000 millones de euros en el Impuesto de Sociedades y unos 5.200 millones en contribuciones sociales", ha afirmado Sendagorta. Por otro lado, ha destacado que "cuando a las empresas familiares les va bien, a España le va bien". "Nosotros representamos, dicho sea con modestia pero también con legítimo orgullo, una parte muy destacada de la realidad española, de esa realidad que hacen cada día los españoles con su esfuerzo y trabajo", ha sentenciado. Sendagorta evitó realizar ninguna valoración sobre el actual debate sobre los impuestos, marcado por las supresiones del impuesto de Patrimonio en Madrid o Andalucía (comunidades gobernadas por el PP) o la deflactación (la adecuación del impuesto a la inflación) del IRPF prevista para el año que viene en ambas comunidades autónomas, a lo que respondió el Gobierno con una reforma fiscal con dos grandes cambios: un nuevo impuesto a la riqueza que lo abonarán los contribuyentes con una riqueza neta de más de 3 millones de euros en la base liquidable y la limitación temporal para grandes grupos consolidados que les impedirá compensar la mitad de las pérdidas de sus filiales en el impuesto sobre sociedades en 2023. Solo esta segunda medida afectaría a 3.600 empresas y supondrá una recaudación extra de 2.500 millones de euros.

Al igual que sus antecesores en el cargo, el presidente del IEF respaldó la necesidad de apoyar y contar en el tejido industrial de España no solo con pymes, si no también con grandes empresas. “Más allá de que la empresa debe aspirar a crecer, las empresas familiares no son solo pequeñas empresas y no solo las empresas pequeñas son buenas. Hay que defender la importancia de tener empresas familiares grandes que puedan acometer con solvencia todos los retos de hoy”.


El enfriamiento económico es una realidad

Los quinientos empresarios familiares reunidos en Cáceres han emitido esta mañana un diagnóstico unánime sobre la economía española: el enfriamiento es un hecho. En una encuesta realizadas a los empresarios presentes en el XXV Congreso del Instituto de la Empresa Familiar, el 58% de los empresarios han vaticinado que el crecimiento económico será “frágil” sin creación neta de empleo, mientras que otro 40% apostaba por un “moderado” aumento de la actividad económica con una limitada creación neta de empleo.


Preguntados por una valoración por la situación económica entre 0 y 9 puntos, los encuestados otorga ron una puntuación de 4,59 puntos. Desde que este indicador alcanzara su máximo registro en 2017 con 6,22 puntos inició un descenso continuado que le llevó a mínimos históricos en 2020, coincidiendo con el primer año de la crisis del coronavirus, en el que el contexto económico solo obtuvo 4,1 puntos. Un año después remontó a 4,91 puntos y en 2022 ha retrocedido a 4,59 puntos.
El pesimismo que rezuma de la encuesta se torna en optimismo a la hora de valorar las previsiones económicas de las empresas. Una aparente contradicción que se explica por el elevado grado de internacionalización de las empresas presentes, lo que les permite afrontar de mejor manera las crisis económicas en geografías concretas. Preguntadas por la evolución de sus ventas, un 48% augura que las ventas mejorarán respecto a este ejercicio, lo que supone una mejora de 18 puntos porcentuales respecto a 2020, mientras que en el caso del empleo, el 56% anticipa que lo mantendrá, solo un 9% constata que lo reducirá y un 35% confirma que ampliará sus plantillas.



Feijoó: el Gobierno no ha hecho una reforma, es un subida de impuestos

 

El líder de la oposición Núñez Feijóo, ha lanzado un duro ataque a la política fiscal del Gobierno durante su intervención siendo especialmente crítico con la última reforma aprobada la pasada semana, que incluye un nuevo impuesto a la riqueza para aquellos contribuyentes con una riqueza neta superior a 3 millones de euros y una limitación del 50% para que los grupos empresariales consolidados puedan compensar pérdidas de sus filiales. “Lo que ha hecho el Gobierno no es una reforma fiscal, es un incremento de 3.000 millones de euros en impuestos”, recalcó durante su intervención.

El lider del PP cargó contra las subidas de impuestos a las empresas, acusó al Ejecutivo de querer acabar con la riqueza y alertó sobre la fuga de capitales a otros países en busca de mejores condiciones. “Lo que es preocupante es que los socios europeos bajan impuestos. En Portugal no hay impuesto de Sucesiones, Donaciones ni Patrimonio. Cuando mandamos un mensaje de que paguen los que antes no pagaban, estamos empujando las inversiones a otro lado. Desde Badajoz o Vigo hay poca distancia, y ya algunos proveedores de Inditex o de Stellantis se han ido a Portugal”. En esa decisión también habría pesado, según Feijóo, una regulación medioambiental mucho más laxa y unos mayores incentivos por parte de ayuntamientos y comunidades autónomas para atraer capital extranjero. “Decirle a los inversores y a los grandes patrimonios que no son bien recibidos es una irresponsabilidad en plena crisis”.


El lider del PP consideró que el impacto de la reforma fiscal el Gobierno, que también incluye bajadas selectivas en el IRPF a los contribuyentes que ganarán menos de 21.000 euros, será limitado. “No tiene sentido que se aplique en 2023 y no en 2022 cuando está previsto que la recaudación se incremente en 32.000 millones de euros. Debería haber dejado al menos 5.000 millones para realizar una bajada del IRPF a los que ganan menos de 40.000 euros”. En este punto, Feijoó fue muy crítico al considera que el Gobierno considera rico a todo aquel contribuyente que gane 21.000 euros.

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda