OPINIONES PARA TODOS LOS GUSTOS

Calviño espera «reactivar» la negociación del pacto de rentas

23 de noviembre de 2022

La vicepresidenta Calviño, espera poder «reactivar» un posible pacto de rentas con los agentes sociales tras las elecciones que se celebran este miércoles en CEOE y en declaraciones a Antena 3, ha afirmado que «vamos a ver si después de estas elecciones y con el resultado que salga podemos reactivar este pacto de rentas, porque yo creo que la voluntad de todos los agentes sociales está ahí y a ver si se alinean todos los incentivos y podemos terminar de acordar ese tema, que sería muy importante para nuestro país».

Compartir en:

Calviño ha reconocido que se han producido pérdidas de poder adquisitivo por la subida de la inflación y por eso ha defendido la necesidad de elevar el SMI y los salarios en general. «Ha habido una moderación salarial importante. Hay que subir el SMI y tienen que subir los sueldos», ha indicado. Sobre cuánto debería subir el SMI para 2023, la vicepresidenta ha apuntado que el Gobierno debe «acertar y encontrar un buen equilibrio» entre el aumento de la capacidad adquisitiva, sobre todo de los salarios más bajos, evitar que «se comprima la escala salarial» de una manera que no se correponda con la productividad y los distintos puestos de trabajo y continuar con una senda que permita seguir bajando la inflación.
Calviño ha recordado que el comité de expertos para el SMI está reuniéndose estos días para ver qué horquilla de subida sería la más adecuada para que la economía española pueda seguir creciendo y creando empleo.

La vicepresidenta ha asegurado que la inflación está moderándose y que España ha sido uno de los primeros países en empezar a atajarla gracias a que tomó medidas muy rápido. «Estamos en el entorno del 7%, creemos que se mantendrá más o menos ahí hasta final de año y luego seguirá bajando en 2023», ha apuntado Calviño, quien ha señalado que España tiene una inflación inferior a la media europea y que la previsión es que esto siga así durante los próximos años. Sobre los fondos europeos asociados al Plan de Recuperación, la vicepresidenta ha destacado que la propia Comisión Europea ha reconocido que el estímulo que están proporcionando a la economía española está siendo «muy potente». De hecho, Calviño ha defendido que el dinamismo que está mostrando el crecimiento económico y la creación de empleo «no sería comprensible» sin el Plan de Recuperación, como tampoco las inversiones que están anunciando en España grandes empresas internacionales como Google o Maersk.

Los ingresos fiscales de los PGE son «muy prudentes»

Sobre la revisión al alza del crecimiento económico para España que ha hecho la OCDE para 2022, hasta situarlo en el 4,7%, la vicepresidenta ha destacado que es un crecimiento «muy fuerte», que da una «buena base» de cara a 2023, año para el que el organismo prevé un crecimiento del 1,3%, dos décimas menos que en su anterior previsión.
Así, preguntada por si la rebaja de las previsiones para 2023 que están llevando a cabo organismos e instituciones internacionales hacen irreales los Presupuestos Generales del Estado para dicho ejercicio, Calviño ha vuelto a insistir en que las cuentas de 2023 se han elaborado desde la prudencia.

«Nuestra previsión de ingresos fiscales es muy prudente, tan prudente que nos dicen que es irreal que pueda ser tan baja, pero nos hemos dado un margen de actuación por si tenemos que adoptar más medidas», ha explicado la vicepresidenta, que ha resaltado que Bruselas ha confirmado que tanto los Presupuestos como la senda fiscal de España «están alineados con sus recomendaciones».

Esperará a diciembre para decidir sobre las ayudas a los carburantes

Preguntada por si la bonificación de 20 céntimos de euro al combustible se mantendrá más allá del 31 de diciembre para toda la población, Calviño ha recordado que el FMI, la OCDE, la Comisión Europea y otros organismos están recomendando a todos los países que, tras una primera etapa de medidas de aplicación general, toca centrar los recursos en apoyar a los más vulnerables y a los sectores más afectados dado el elevado coste fiscal de medidas generalizadas.
La vicepresidenta ha explicado que, a la hora de tomar una decisión sobre la ayuda al combustible se tendrá en cuenta el precio del petróleo en los mercados internacionales, que varía mucho, por lo que el Gobierno esperará a diciembre para saber si se prorroga esta medida y en qué condiciones.

De Guindos pide una política centrada en los vulnerables

El vicepresidente del Banco Central Europeo, de Guindos, ha pedido a los gobiernos de la eurozona que modifiquen las políticas fiscales expansivas, aplicadas durante la pandemia, y que ha considerado como 'whatever it takes', por políticas "prudentes" y "selectivas" focalizadas en los colectivos más vulnerables de la población.

En su intervención en el XXIX Encuentro del Sector Financiero, organizado por ABC y Deloitte, en colaboración con Sociedad de Tasación,De Guindos ha defendido que durante la pandemia se aplicase una política fiscal del 'whatever it takes' ('lo que sea necesario', en su traducción en español), en referencia a la defensa del euro que el anterior presidente del BCE, Mario Draghi, hizo en julio de 2012. De Guindos ha señalado que esa política fiscal expansiva aplicada durante la pandemia no contaba con límite ni de déficit público ni de endeudamiento, y estaba acompañada de una política monetaria igualmente expansiva, con el fin de mitigar el impacto de las restricciones por la Covid-19. "Era la política fiscal lógica", ha afirmado.

Sin embargo, en un contexto de mayor inflación, en la que la mayoría de bancos centrales está aplicando subidas de tipos para estabilizar los precios, De Guindos ha considerado que la situación es "diferente" y que la política fiscal "debe ser más selectiva, temporal, focalizada en los más vulnerables", que son aquellos que más están siendo afectados por la elevada inflación.

También ha hecho referencia a la situación que se ha producido en el Reino Unido, cuando el plan de política fiscal anunciada por el Gobierno de Liz Truss, que incluía una bajada de impuestos en un momento en el que se están subiendo los tipos de interés en el país para contener la inflación, motivó el aumento de la prima de riesgo de Reino Unido y la caída de la libra. Finalmente, el Banco de Inglaterra tuvo que intervenir para evitar un problema en la estabilidad financiera, aunque la situación acabaría provocando la caída del Ejecutivo de Truss. Por tanto, para De Guindos se trata de un ejemplo "muy importante" para señalar que la política monetaria y fiscal "no entren en colisión".

Por otro lado, ha considerado necesario "no infraestimar" las tensiones inflacionistas y su consistencia y ha pedido fijarse en la inflación subyacente y en los efectos de segunda ronda, y ha asegurado que el Banco Central Europeo (BCE) va a seguir en su proceso de normalización de la política monetaria, incluyendo subidas de tipos que se extenderán hasta que la inflación se aproxime al objetivo establecido por el propio BCE del 2%. "Continuaremos elevando tipos hasta llegar al objetivo de estabilidad de precios", ha afirmado.
Sobre las previsiones de la inflación, ha indicado que en diciembre se darán a conocer las proyecciones 'macro' del BCE, aunque prevé que el IPC de la eurozona continúe en torno al 10% en los próximos meses y se desacelerará a partir del segundo trimestre de 2023. Sin embargo, espera que la inflación se mantenga en niveles elevados durante el próximo año, en línea con las previsiones publicadas ayer por la OCDE, que estima un IPC del 6,3% para el conjunto de la eurozona.

Igualmente, ha indicado que el BCE comenzará a discutir en su reunión de diciembre el proceso de reducción del balance de sus activos. "La normalización de la política monetaria se inicia siempre con subidas de tipos y, en un momento dado, debido a que se han comprado muchos activos durante la pandemia y en momentos de menor inflación, el siguiente paso es reducir el balance a través de una reducción de las posiciones en esos valores", ha explicado.

Hernández de Cos apoya el plan hipotecario de Calviño

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha avalado hoy las medidas anunciadas ayer por el Gobierno de protección a las familias frente al encarecimiento de las hipotecas a interés variable y ha señalado que se trata de una propuesta "equilibrada" entre las necesidades de los hogares y la defensa de los balances bancarios.

"Se ha logrado un equilibrio en aliviar a los hogares más afectados por el alza de las hipotecas a tipo variable que al mismo tiempo es compatible con no generar una presión excesiva en el balance bancario", ha afirmado Hernández de Cos durante su intervención en la jornada organizada hoy por el Consejo General de Economistas con motivo del 20 aniversario de la implantación del euro. El gobernador del Banco de España ha añadido que las medidas aprobadas ayer por el Gobierno permiten además "seguir manteniendo una cultura de pago para que el mercado hipotecario funcione correctamente".
Esas medidas de alivio anunciadas por el Gobierno van a beneficiar a un millón de hipotecados a los que el intenso aumento del euríbor va a encarecer de forma sustancial la cuota mensual de la hipoteca. Las medidas incluyen la carencia del pago de intereses y la extensión en el plazo de amortización de los préstamos hipotecarios en un período que puede llegar a los 10 años. Los bancos no tendrán que clasificar automáticamente como morosas las hipotecas que se acojan a estas mejoras, una fórmula que busca la adhesión mayoritaria del sector a una propuesta que tiene carácter voluntario. CaixaBank, líder del mercado hipotecario español con una cuota que ronda el 25%, ya ha anunciado que aplicará las medidas a su clientela.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda