Sánchez iza la bandera socialdemócrata en la estela de González y Zapatero

18 de octubre de 2021

“Socialdemocracia en vena”. Este era el hilo conductor que debía presidir el discurso con el que Pedro Sánchez, según su equipo de la Moncloa y Ferraz, quería clausurar el 40º congreso federal del PSOE, celebrado este fin de semana en València. Y así ha sido. El presidente del Gobierno, durante una hora de discurso, ha esgrimido una y otra vez este proyecto político que abandera: “Socialdemocracia”.

Compartir en:

Una y mil veces ha repetido la palabra “socialdemocracia. Una y mil veces ha citado durante su intervención tanto a Felipe González como a José Luis Rodríguez Zapatero, en cuya estela ha insistido en situar su mandato, tanto en el Ejecutivo como en el PSOE. La reivindicación de Alfredo Pérez Rubalcaba también ha sido constante.
Sánchez ha cerrado el cónclave socialista con una exhibición de la unidad, integración y reconciliación socialista, plasmada con la renovación de los órganos del partido, todos aprobados por mayoría absolutísima, casi por unanimidad y sin votos de castigo. El líder del PSOE ha exhibido músculo, al reunir a 9.500 militantes y delegados socialistas en la Fira de Valencia, según la organ ización. Más o menos el número de simpatizantes del Partido Popular que Pablo Casado reunió en la plaza de toros de la misma ciudad del Turia hace un par de semanas.

El líder del PSOE se compromete a avanzar en una ley para la abolición de la prostitución
“¡Avanzamos!”, ha clamado Sánchez, en línea con el lema del congreso del PSOE. “Y avanzaremos aboliendo la prostitución”, ha prometido. El presidente ha esgrimido su gestión de la pandemia: “Antepusimos la protección de los más débiles”, ha asegurado, frente a los que buscaban “saltarse la cola” para acceder antes a las vacunas, o buscaron “un atajo para llegar al poder”, en referencia al PP. También ha desplegado la hoja de servicios de su mandato, con la subida del salario mínimo, el ingreso mínimo vital o los ERTE para proteger a los trabajadores. “Este es un gobierno que cumple”, ha subrayado. “Hemos sido capaces de gobernar con serenidad y sentido de justicia social”, ha resaltado.

Sánchez contrapone la respuesta socialdemócrata a las crisis frente a la de la derecha del "sálvese quien pueda"Ha esgrimido también una y otra vez los avances sociales y políticos de los gobiernos de González y Zapatero. “Hemos soportado muchas críticas por ser socialdemócratas”, ha lamentado. Tanto él como sus antecesores del PSOE en la Moncloa, ha señalado, lo han sufrido en sus propias carnes. Pero sólo desde la socialdemocracia, ha insistido, se puede realmente cambiar la vida de la ciudadanía. O afrontar las crisis con una política diametralmente opuesta al “sálvese quien pueda” con el que, a su juicio, el PP respondió a la crisis económica que arrancó en el 2008.

Sánchez ha destacado que, desde el PSOE, “defendemos los mismos valores de igualdad y libertad de hace más de un siglo”. Pero ha advertido que la socialdemocracia sigue siendo hoy “el ideal político más moderno y avanzado de nuestro tiempo”. Pero frente a la socialdemocracia, ha advertido, solo hay la política de confrontación de la derecha, “descalificaciones y palabras gruesas”. “Nuestros adversarios nos reconocen perfectamente, y nos temen”, ha asegurado.

El líder del PSOE defiende su política de "diálogo y reencuentro" en Catalunya, pese a que la derecha le acuse de ser un mal patriota
El presidente ha esgrimido también su política de diálogo en Catalunya. “No fue a este Gobierno al que se le declaró unilateralmente la independencia”, ha señalado, en referencia al “aciago” 2017 en Catalunya, y a la reacción entonces del Ejecutivo del PP. También a González y a Zapatero les acusó la derecha de ser “malos patriotas”, como ahora a él. “Si hay un partido que ama a España es el PSOE”, ha replicado. Y ha defendido su política de “reencuentro y diálogo dentro de la ley y la Constitución” en Catalunya.

“Nos renovamos para seguir avanzando”, ha señalado por su parte el presidente del Gobierno, con la amplia renovación generacional que ha impulsado en todos los órganos de dirección del partido, pero también con la integración de todos los sectores distantes y la alineación de todos los grandes referentes históricos, con Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero presentes la víspera en este congreso. La clausura del cónclave también ha contado con un emotivo homenaje a Alfredo Pérez Rubalcaba, en la memoria de todos. En este cónclave, según ha asegurado Ximo Puig, “la memoria socialista se abrazó con el presente para encarar el mañana”. La interpretación de “La Internacional” ha cerrado el acto, como dicta la costumbre en el PSOE. Pero en esta ocasión con uno de sus versos muy especialmente subrayado: “Agrupémonos todos”.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda