Goebbels regresa a Bruselas

A- 1933 "Alemania despierta", 2017 "Europa despierta"

13 de diciembre de 2017

Hay que ser muy torpe, o muy inculto para utilizar un lema Nazi en la manifestación del independentismo catalán para llamar la atención de la Unión Europea. Otros piensan que no es casualidad ni desconocimiento de la historia: es el independentismo un movimiento dictatorial y excluyente, que ya no desea ocultarse como movimiento europeista o liberal, como había hecho hasta ahora y muchos se habían creído.

Compartir en:

A la izquierda de la imagen sobre estas líneas se ve a algunos independentistas catalanes de los partidos Esquerra Republicana de Cataluña (ERC)  Convergencia y Unió- PDECAT, y algunos otros grupúsculos sosteniendo una pancarta en una manifestación independentista catalana en Bruselas en día 7 de Diciembre de 2017. Su objetivo era reprender a la Unión Europea por no apoyar el movimiento independentista catalán, que había imaginado –y no ha sido así- que iba a recibir algún apoyo institucional de las instituciones europeas.  El lema de la manifestación  bajo el que se agruparon era “Wake Up Europe!” es decir –¡Europa Despierta! -.
 
A la derecha de la Imagen se observa la portada del libro publicado en 1933 tras  la victoria electoral del  Nazional Sozialistiche Deutsche Arbeiter Partei (NSDAP) – Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes, cuyo nombre se abrevia de forma habitual como partido “Nazi”. La imagen de la portada del libro presenta el  libro cuyo título no es otro que  “Deutschland  Erwacht”  cuya traducción literal es “Alemania Despierta”.
 
De hecho, el título completo en las páginas interiores de ese libro publicado en 1933 es “Deutschland erwacht. Werden, Kampf und Sieg der NSDAP” es decir “Alemania despierta: Desarrollo, lucha y victoria del Partido Nazi.” El autor no era otro que Wilfrid Bade, miembro del partido Nazi que trabajaría en el Ministerio de Propaganda, y escribiría la biografía de su jefe Joseph Goebbels, jefe de “publicidad” del partido Nazi (NSDAP) desde 1929.  Goebbels sería  luego ministro de Propaganda de la Alemania Hitleriana. El libro narra cómo a través de un partido minoritario y unas circunstancias económicas y políticas, consiguieron los nazis con una propaganda muy persistente el derrocar a la liberal y democrática República de Weimar.
 
No quedaría ese concepto Nazi solamente en un libro ese lema de “Alemania despierta”. Tras la llegada al poder de Hitler el ministro Joseph Goebbels llegaría a establecer el “Dia de la Alemania que despierta”  al mismo nivel de celebración que el día de los trabajadores “1º de Mayo”.  El “día de la Alemania que despierta” se correspondía con la celebración del día en que el partido Nazi fue el más votado en las elecciones  y llegó al poder , aunque nunca tuvo mayoría absoluta arrasó con todo. Son muchos los discursos de Goebbels y Hitler en que se menciona ese concepto de una Alemania “que despierta” con los Nazis.
 
¿Es una casualidad que el lema de la manifestación de Bruselas organizada por los partidos nacionalistas catalanes en 2017 reproduzca de forma evidente un lema utilizado por el partido de Hitler en el año de 1933 cuando llega al poder?
 
Realmente las semejanzas son tantas entre lo ocurrido en Alemania en 1933 con la llegada al poder de los Nazis con lo pretendido  por los nacionalistas catalanes en 2017, que no puede ser casualidad…
 
Se oculta de forma persistente en los medios nacionalistas catalanes y en muchos otros  -o quizás se desconoce-  que el creador del fascismo como ideología  fue Benito Mussolini. Mussolini, que se había afiliado en 1900 al Partido Socialista Italiano, militaba en el ala más radical del mismo. Mussolini  había sido el encargado por Lenin para desarrollar en Italia el movimiento obrero marxista y  pro-comunista. Pero Mussolini decidió “innovar” ideológicamente: en 1919 decidió crear los “Fasci Italiani  di  combatattimento”, unos grupos paramilitares de agitación. Acabó siendo el germen de  un nuevo partido el Partido Nacional Fascista fundado por él en 1921. Mussolini se salió de la línea marxista radical y  procedió a incorporar el Nacionalismo al Socialismo para crear el Fascismo como movimiento político e ideología.
 
Lenin, había desarrollado las teorías de Karl Marx, que promovía  una Internacional Socialista de Obreros del mundo que no reconocían las naciones. Los marxistas, y también los anarquistas sino la hermandad de obreros que defendían intereses de esa “clase trabajadora”  del mundo- Las naciones para ellos eran una estructura que defendía los intereses del capital y del liberalismo frente a los obreros “explotados”
 
Mussolini decidió ser original y en vez de defender a los obreros “internacionales” , incorporó el nacionalismo italiano como factor de reivindicación de la  mejora de las condiciones de vida de los obreros italianos: para el fascismo italiano sería la recuperación de la grandeza de la Roma Imperial que dominó Occidente durante 7 siglos el concepto propagandístico que guiaría su modelo ideológico.  Para Lenin Mussolini pasó a ser un hereje a pesar de sus orígenes comunes.
 
Ahí se separan las ideologías fascista y marxista -leninista. En Italia Benito Mussolini pasó a gobernar desde 1922. En Alemania el “Nazional Sozialismus” de Hitler no es más que una derivación del movimiento fascista, pero que en su nombre mantenía claramente el apellido “Socialista” –ideología defendida por Karl Marx, y desarrollada en la URSS por Lenin con su “Marxismo Leninismo”-. Hitler admiraba a Mussolini y por eso replicó su movimiento político en Alemania, y lo bautizó de forma simple: Nacionalismo + Socialismo.
 
Es por tanto evidente que existen múltiples  puntos de contacto de origen ideológico  entre los antiliberalismos de izquierda marxista y  de derecha fascista o “Nazional” socialista  y obrera.
 
No hay ninguna ideología “pura”. Todas son mezclas de influencias o ideologías previas. En la izquierda, serían los partidos Socialistas llamados socialdemócratas dentro de los países occidentales que quedaron fuera del Telón de Acero tras la Segunda Guerra Mundial,   los que a partir de 1945 recuperarían la noción de individuo por encima de las derivas nacionalistas o leninistas que destruían la libertad del ser humano.  Reconocerían esos partidos socialdemócratas la preeminencia del individuo sobre la “nación” –verdadera o imaginada-, y sobre la dictadura obrera del proletariado.
 
Hoy en día tanto Esquerra Republicana de Cataluña como Convergencia y Unión- PdeCat ponen el nacionalismo por delante de cualquier otra ideología o derecho del individuo residente en Cataluña. Es un retroceso y un atraso a los dramáticos años del decenio de 1930 que arrastró a la Guerra civil española 1936-1939 y a la posterior Guerra Mundial.  
 
Ante sus electores  y ante la Unión Europea, se “venden” ERC, CiU-PDECAT y CUP  como movimientos de “izquierda” o “derecha”, algo que es irrelevante si tenemos en cuenta que son exponentes de un rancio Nacionalismo antiliberal, que quiere aplastar los derechos individuales  en virtud de un supuesto “volkgeist” catalán –concepto rancio totalitario espíritu de los pueblos que el Nazismo llevó al extremo-  que estaría  por encima de cualquier otra consideración  en sus ensoñaciones de facciones de  “Partido Nazional Sozialista” de Cataluña.  
 
No es nueva la semejanza entre los partidos de Mussolini, Hitler y ERC. Los partidarios de Mussolini desfilaban desde 1922 con camisa negra, los de Hitler con la camisa parda o marrón. En la Cataluña de os años 20 y 30 del siglo XX existieron los Escamots, creados por el fundador del partido Estat Catalá que sería luego presidente de la Generalitat Macià. Los Escamots de  camisa verde acabarían dentro de Esquerra Republicana de Cataluña. Desfilaban con camisa verde como se puede observar en el acto organizado por ERC en el estadio de Montjuich en 1932. Los Escamots eran un grupo paramilitar fundado en 1922 por Estat Catalá, movimiento político de Francesc Macià, independentista Catalán cuyo partido acabaría siendo una facción de ERC durante la segunda República española (1931-1936).
 
Salvador de Madariaga, político liberal que fue testigo directo de los hechos durante la IIª República, calificaba así con sorna a los Escamots, organizados por Macía con ayuda  desde la Consejería de Gobernación de la Generalitat dirigida por su fiel colaborador José Dencás :
“ …Escamots, cuerpo de encamisados  que si no eran fascistas lo parecían. Todo el país se iba deslizando hacia la guerra civil”
 
Y es que los Escamots fueron la réplica de los “Fasci italiani di Combattimento” de Mussolini.  Como elemento añadido que pone la `piel de gallina,  son esos  Escamots los que primero utilizan esa bandera con el triángulo azul y la estrella, utilizada  como símbolo independentista.  
 
No deja de ser un sarcasmo que el nacionalismo catalán de 2017 haya conseguido convencer tantos votantes de que son unos “demócratas” a través de ese movimiento nacionalista agrarista y atrasador, -representado por un individuo como el payés con pocos  estudios Carles Puigdemont o el clérigo laico Oriol Junqueras - ambos pobres herederos de los totalitarismos educacionales sembrados por el también presunto delincuente Jordi Pujol . 
 
El que escribió el lema de la manifestación de 7 se septiembre de 2017 en Bruselas   “Europa despierta! “ puede que estuviera muy satisfecho de permitirse reprender a la Unión Europea por no apoyar  al nacionalismo catalán. Quizás creía que estaba siendo original con ese lema, o quizás  utilizó voluntariamente ese totalitario slogan nazi de triste recuerdo para no ocultar más el origen y las intenciones del nacionalismo catalán.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda