CAPITULO IV- ¿POR QUÉ HA INVADIDO PUTIN UCRANIA?

1990: LA VISIÓN DE SOLJENITSIN SOBRE RUSIA Y UCRANIA

26 de mayo de 2022

Los postulados de Soljenitsin sobre la relación entre Rusia y Ucrania, dentro de la “Gran Rusía” son relevantes para entender el conflicto militar desencadenado en Febrero de 2022 con la invasión Rusa de Ucrania. No son textos unívocos los de Soljenitsin, pero sí que se puede afirmar que son fuente de un nacionalismo ruso paternalista, aunque comprensivo con las particularidades Ucranianas, que idílicamente deberían ser propias de Ucrania considerada una región rusa, comprendida dentro la estructura de la “gran Rusia”.

Compartir en:

Los textos del escritor ruso no son unívocos –cómo buen ideólogo siempre deja lugar a la interpretación de sus postulados- pero sus líneas desprenden una línea clara de defensa del nacionalismo ruso, y también se presenta en ellas a Rusia como “madre” de Ucrania y de Bielorrusia, unidas dentro de la “Gran Rusia” como ente espiritual y político….

 

El cuerpo ideológico de Soljenitsin para guiar la época postsoviética se describe en el libro publicado en 1990 -en pleno proceso de desintegración de la U.R.S.S-. Publicado en francés en 1990, se tituló “Comment réaménager notre Russie, réflexions dans la mesure de mes forces » (Fayard, Paris. 1990).

 

En España aparecería el libro de Alexandr Soljenitsin traducido un año más tarde, en 1991, y su título sería : « Como reorganizar Rusia. Reflexiones en la medida de mis fuerzas.”  Editorial Tusquets. Barcelona.

 

En las citas que se incorporan en este texto se incluyen citas de extractos del libro escrito en francés, que me fueron enviados por mi buen amigo Carlo Brumat, y que traduje posteriormente al español desde el texto originario francés de 1990 (por lo tanto  puede que no coincidan algunas palabras con la traducción de la edición española publicada en 1991).

 

Lo que se puede observar en el contenido de la obra escrita en los momentos finales de la URSS por el premio Nobel de 1970, es cómo Soljenitsin siempre aboga por una defensa de la voluntad de los residentes del territorio –de Ucrania o de otras repúblicas exsoviéticas-  y de su defensa de la autodeterminación expresada en votación, pero no circunscrita a estructuras republicanas , sino que pueden ser provinciales o locales ….. para anexionarse a la “gran Rusia” si así lo decidieran tras una hipotética previa separación de Ucrania de Rusia … (separación que por otra parte nunca fue votada por la población como tal, puesto que fueron parlamentarios Rusos y Ucranianos los que se independizan de la URSS. Legal y formalmente la independencia de Ucrania se produce de la URSS, y no de Rusia… ).

 

 Soljenitsin,  por su recorrido de opositor al comunismo, de patriota ruso, y por sus visiones antiliberales pro-zaristas, es considerado un nacionalista ruso y anti-comunista por varios autores.

 

Existen juicios en diversos biógrafos del autor que incluso lo tildan de “reaccionario” ruso, antiliberal, por su ideología contra las democracias liberales occidentales, y por su defensa del gobierno autocrático –limitado- al estilo del zar.

 

Lo cierto es que Soljenitsin fue una persona coherente con sus valores durante toda su vida , fue un héroe de la resistencia anticomunista …. Y un defensor acérrimo de la “no-violencia” y que rechazaba el uso de la fuerza. Un pensamiento influenciado por toda la violencia que desde su juventud vio en la Rusia Soviética, donde la “mentira y la violencia” fueron de la mano durante casi 75 años (1917-1991).

 

Los socialistas y comunistas españoles montaron en cólera cuando en 1976 visitó España, y todavía en periodo en que regían las leyes aprobadas por el general Franco afirmó en la televisión pública TVE:

“ Si gozáramos en la URSS de vuestras libertades quedaríamos boquiabiertos”.

 

El juicio sobre si Soljenitsin hubiera aprobado una invasión militar, violenta y con el uso ilimitado de la fuerza contra civiles podría ser considerado por algunos como “historia contrafactual” o mera elucubración, pero las consideraciones de sus libros son inequívocas contra la violencia y contra el uso de la fuerza.

 

Que Vladimir Putin se pueda inspirar parcialmente en los escritos de Alekxandr Soljenitsin no significa que Putin respete al pie de la letra los escritos de Soljenitsin en todos sus extremos…

Putin va adaptando su estrategia, incrementando la violencia que Soljenitsin nunca defendió, modificando su estrategia el presidente ruso tras ver que en 2022 existe una resistencia militar mucho mayor de la esperada en Ucrania en las amplias  zonas que pretende anexionar desde Kharkov a Odesa..

Una resistencia Ucraniana que no existió en la anexión rusa de la península de Crimea en 2014, hizo que Putin y sus asesores pensaran que sería mucho más fácil y rápido invadir Ucrania en 2022 de lo que lo está siendo

 

 

Soljenitsin muere en 2008, pero 2007 entrevista con el presidente ruso, acepta y recibe la máxima condecoración de la Rusia postsoviética entregada por Vladimir Putin.

 

Soljenitsin es sin duda, por la relación que mantuvieron y por los hechos de gobierno, el guía espiritual de la Rusia de Vladimir Putin

 

Sin embargo existes diferencias notables entre la teoría de los postulados de Soljenitsin:

 

-  nunca quiso violencia -ya tuvo suficiente con las violencias del comunismo, hambrunas en Rusia y Ucrania.

 

- Soljenitsin crítica la revolución de Lenin, y el gobierno de la URSS entre 1917 y 1990 basado en la  “MENTIRA” y en la “VIOLENCIA” que son la base de su crítica a toda agresión contra los ciudadanos, que repugna al escritor Premio Nobel de 1970.

 

 

 

 

Pero no es esa la parte del pensamiento de Soljenitsin la que interesa la acción de Vladimir Putin. Es la idea de la “Gran Rusia” la que

 

 

 

De hecho en su libro de 1990 existe un apartado en que Soljenitsin se dirige a los “hijos de la Gran Rusia” o también se podría traducir como hijos de  la “Madre Rusia”.

 

 

1990: CARTA DE SOLJENITSIN A UCRANIANOS Y BIELORRUSOS

 

En este documento se sintetiza la visón nacionalista rusa, paternalistas y no violenta de Soljenitsin que servirá de inspiración a Vladimir Putin durante su “reinado”:

 

Carta a ucranianos y bielorrusos” – Por Alexandr Soljenitsin

Inmediatamente después de la caída del Muro de Berlín en 1989, Soljenitsin publicó un libro titulado: Cómo reorganizar Rusia, reflexiones en la medida de mis fuerzas (Fayard, 1990)., en España fue  publicado en 1991 por Tusquets.

 

“Yo mismo soy casi mitad ucraniano y fue rodeado por los sonidos del idioma ucraniano que comencé a crecer. En cuanto a la dolorosa Rusia Blanca [Bielorrusia], pasé gran parte de mis años allí en el frente y concibí un amor punzante por la melancólica pobreza de su tierra y la mansedumbre de su gente. Por lo tanto, no es desde afuera que me dirijo a los demás, sino como uno de los suyos.

Nuestro pueblo sólo fue separado en tres ramas por la terrible desgracia de la invasión mongola y la colonización polaca. Es una farsa de reciente fabricación que se remonta casi al siglo IX de la existencia de un pueblo ucraniano. distinto, hablando un idioma diferente del ruso.

Todos venimos de la preciosa ciudad de Kiev “de donde se originó la tierra rusa”, como dice la Crónica de Néstor, y de donde nos llegó la luz del cristianismo. Estos son los mismos príncipes que nos han gobernado: Yaroslav el Sabio divide entre sus hijos kyiv, Novgorod y todo el tramo desde Chernigov hasta Ryazan, Murom y Belozero; Vladimir Monomakh fue al mismo tiempo príncipe de kyiv y de Rostov-Suzdal; y la misma unidad se refleja en las funciones de los metropolitanos. Fue el pueblo de la "Rus" de kiev quien creó el estado de Moscovia. Integrados en Lituania y Polonia, los rusos blancos y los pequeños rusos permanecieron conscientes de su identidad rusa y lucharon para no ser ni polonizados ni catolicizados. “

 

Y tras glosar las glorias de los orígenes en Kiev de las tierras rusas, Soljenitsin considera una reunificación la recuperación de las tierras Ucranianas realizadas por los zares rusos a los que alaba:

“El regreso de estas tierras en el seno de Rusia fue sentida por todos, en su momento, como una Reunificación. Sí, duele y avergüenza recordar los ukases de la época de Alejandro II (1863, 1876) prohibiendo el idioma ucraniano primero en el periodismo, luego también en la literatura de estas aberrantes osificaciones que, golpeando la política del gobierno como la del Iglesia, preparó la caída del antiguo régimen Ruso. Por su parte, la Rada del socialismo rudo que apareció en 1917 fue constituida por un acuerdo entre políticos, y no elegido por el pueblo.

Y cuando, renunciando a la idea de una federación, proclamó que Ucrania emergía del seno de Rusia, lo hizo sin consultar a todo su pueblo.”

 

Por lo tanto Soljenitsin culpa al sistema comunista de los males de la relación entre Ucrania y Rusia, y a las decisiones aleatorias adoptadas por sus políticos.

 

LA CRÍTICA DE SOLJENITSIN AL NACIONALISMO SEPARATISTA UCRANIANO FEROZMENTE ANTI-RUSO.

Recurriendo al mismo sarcasmo que ya mostró Soljenitsin en sus textos de 1974 contra los gobernantes soviéticos, carga contra nacionalistas ucranianos que en vez de atacar al comunismo, atacaban en su propopaganda exterior a los “rusos” y no al sistema:

Ya he tenido la oportunidad de responder a los emigrados nacionalistas ucranianos que intentan hacer creer a Estados Unidos que "el comunismo es un mito y que no son los comunistas, sino los rusos los que quieren apoderarse del mundo entero" (sí, sí, los "rusos" ya han puesto sus manos en China y el Tíbet, está escrito durante treinta años en una ley aprobada por el Senado de los Estados Unidos). “

 

Para soljenitsin lo que separa a Ucrania de Rusia en el siglo XX es el comunismo y no los rusos…

La utilización por parte de los nacionalistas ucranianos del sistema comunista como justificación del hecho diferencial ucraniano es algo que no se justifica. Para Solejnitsin tanto los territorios plenamente rusos de la Federación Rusa como los residentes de las tierras de frontera de la república soviética de Ucrania fueron víctimas del sistema comunista:

“¿Un mito, el comunismo?

 “-Un mito cuya realidad han vivido físicamente tanto rusos como ucranianos, desde 1918, en las cárceles de la Checa. -Un mito que, en el valle del Volga, requisó hasta el último grano guardado para semilla y entregó a veintinueve gobiernos rusos a la hambruna mortal de 1921-1922 -Un mito que hundió a traición a Ucrania en la hambruna igualmente despiadada de 1932-1933. - Y, mientras sufrimos juntos, bajo el yugo de los comunistas, la misma colectivización con el kout y el fusil, ¿es posible que estos sufrimientos sangrientos no nos unieran? “

Y con respecto a la zona menos rusa de la actual Ucrania – cerca de Leópolis o Lviv- que pertenecía y anteriormente al imperio austrohúngaro, considera Soljenitsin, que se había buscado por los nacionalistas ucranianos de forma deliberada mestizar el idioma ruso con palabras de frontera, para sepáralo de sus verdaderos orígenes,

 “En Austria, en 1848, los galicianos todavía llamaban a su consejo nacional "ruso": "Holovna Rousska Rada". Pero posteriormente, en Galicia, aislada del resto de Ucrania, un idioma  ucraniano distorsionado relleno de palabras alemanas y polacas, que ya no era el idioma del pueblo, así como dos tentaciones:

 

-la de hacer que los rusos de los Cárpatos olviden su idioma, y

- el de un separatismo ucraniano radical, el mismo que actualmente inspira a los líderes de la emigración ucraniana a veces con la parloteo de un ignorante vendedor ambulante: ¡San Vladimir “era ucraniano! », a veces profiriendo gritos de loco furioso:”

[…]

"¡ ¡Cómo no compartir el dolor de los ucranianos ante los tormentos sufridos por su país bajo el régimen soviético!”

 

Soljenitsin critica de nuevo a los nacionalistas ucranianos que buscan eliminar la huella rusa de esas tierras,   e intenta unir a los ucranianos a los rusos en su dolor común bajo el régimen soviético, idea que Vladimir Putin recuperará en sus discursos desde la anexión de Crimea a en 2014, criticando abiertamente criticará el sistema soviético y su modo de vida.

 

SOLJENITSIN Y LOS TERRITORIOS RUSOS DEL DONBASS Y DE CRIMEA DENTRO DE UCRANIA.

 

Aunque la visión nacionalista rusa de Soljenitsin abarca todas las tierras de la República soviética de Ucrania, Soljenitsin reivindica especialmente el carácter ruso de las tierras del Este y del Sur de Ucrania, que se traspasaron en época soviética a titularidad de la República de Ucrania –que fue concebida como una región de la URSS no olvidemos…-:

Pero, ¿por qué ir tan lejos y querer tallar en carne viva (llevando en una misma pieza lo que nunca fue la antigua Ucrania, como la "Llanura Salvaje" de los nómadas —que se convirtió en Nueva Rusia—, o Crimea, el Donbass y un territorio que llega casi hasta el Mar Caspio)?

 

Y si se invoca “la autodeterminación de la nación”, entonces es la nación misma la que debe determinar su destino. La cuestión no puede resolverse sin consultar a todo el pueblo. Separar Ucrania hoy sería cortar en dos a millones de familias y personas, la población está tan mezclada; provincias enteras son predominantemente rusas;

¡A cuántas personas les resultaría difícil elegir entre las dos nacionalidades!

¡Cuántos son de origen mixto! cuantos matrimonios mixtos hay que nadie considerado hasta ahora! En el grueso de la población base, no hay la menor sombra de intolerancia entre ucranianos y rusos.”

 

Estas líneas de Soljenitsin fueron  escritas en 1990, durante los momentos finales de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, en las que el premio Nobel anticipaba que Ucrania se independizaría de la URSS en breve, tal y como había hecho la Rusia de Yeltsin en 1990, que se independizó de la URSS en una votación en el parlamento regional de la República Rusa que hasta ese momento era una de las 15 repúblicas que conformaban la URSS.

 

Soljenitsin buscaba evitar que se separaran definitivamente Ucrania y Rusia cuando se estaba produciendo el proceso.

 

PARA SOLJENITSIN : SEPARACIÓN = ABERRACIÓN

Y Soljenitsin apela al sentimiento común de rusos y ucranianos contra el comunismo para intentar evitar la separación en dos países independientes de Rusia y Ucrania:

 

“¡Hermanos! ¡Este compartir cruel no debe tener lugar! Es una aberración nacida de años de comunismo. Pasamos juntos por los sufrimientos del período soviético: arrojados juntos a este pozo, juntos saldremos de él.

 

¡En dos siglos, qué multitud de nombres eminentes en la intersección de nuestras dos culturas! Según la fórmula del [filósofo socialista Ucraniano] Mikhail Petrovic Dragomanov:

 

“Inseparables, pero también inmezclables”.

 

Soljenitsin invoca incluso el nombre de Dragomanov, un pensador y político socialista Ucraniano que luego será invocado por los nacionalistas Ucranianos como germen de su ´nacionalidad´, pero en este caso el uso de Soljenitsin es para reivindicar la idea de mantener algún tipo de unión entre Rusia y Ucrania.

No busca Soljenitsin la asimilación de la república de Ucrania, ni el fin de todas sus particularidades, sino que promueve que continúe la vinculación espiritual y estructura política común de Rusia y Ucrania dentro de la idea nacionalista de “Gran Rusia”,  a través de alguna unión o confederación….

 

“GRAN RUSIA” CON BIELORUSIA Y UCRANIA

Y la “Gran Rusia” de Soljenitsin es una tierra de libertad dónde los nacionalismos –ni ruso ni ucraniano acaban con la libertad de elección de idioma de los padres… (esto a los españoles nos puede servir de referencia con los proyectos actuales en alguna región española…)

 “El camino debe abrirse de par en par para la cultura ucraniana y bielorrusa no solo en el territorio de Ucrania y la Rusia Blanca, sino también, cordial y alegremente, en el de la Gran Rusia. Sin rusificación forzada (pero tampoco ha de producirse una ucranización forzada, como la experimentamos a fines de la década de 1920), un desarrollo sin trabas de nuestras culturas paralelas y la clase dada en uno u otro idioma a elección de los padres.”

 

Dentro de ese pensamiento complejo, con patrones antiliberales y nacionalistas de Soljenitsin, sin embargo es respetuoso con la libertad de elección de “cultura” de los ciudadanos residentes en Ucrania.

 

También hay un elemento que defiende siempre en todos sus escritos: la ilegitimidad del uso de la fuerza.

 

RECHAZO DEL USO DE LA FUERZA CONTRA LOS UCRANIANOS

 

No se puede atribuir a Soljenitisin en ningún caso la decisión de usar la fuerza militar para recuperar territorios ucranianos poblados por rusófonos.

 

Soljenitsin fue siempre coherente en su rechazo de la violencia, y su fórmula era una sucesión de referéndum en los territorios que los desearan, para realizar anexiones y secesiones en los antiguos territorios concedidos a la república soviética de Ucrania, que podrían organizarse sin uso de fuerza, ni coerción por el estado independiente Ucraniano… Escribía Soljenitsin en 1990:

 

 

“Por supuesto, si el pueblo ucraniano realmente quisiera separarse de nosotros, nadie tendría derecho a detenerlo por la fuerza.

 

 Pero estos vastos espacios son diversos, y solo la población local puede determinar el destino de su pequeño país, el destino de su región, y cada minoría nacional que se constituiría, en esta ocasión, dentro de una determinada unidad territorial, debería a su vez ser tratada sin violencia alguna.

 

Lo que se acaba de decir también se aplica en su totalidad a Bielorrusia, excepto que allí no se ha suscitado un separatismo incondicional. (…)”.

 

 

Es decir que, si bien hay muchos elementos esenciales del pensamiento político  de Soljenitsin que el periodo de control de Putin entre (1999-2022), que el presidente ruso sigue de modo literal, hay otros elementos del pensamiento de Soljenitsin que el gobierno de Putin adaptará y utilizará parcialmente según le convenga.

 

En esta invasión de Ucrania de 2022, se ha demostrado que el “no uso”de la fuerza contra los residentes en Ucrania” no era la parte preferida por Putin de los `postulados de Soljenitsin de 1990.

 

 

Es importante recordar que estas líneas citadas de Soljenitsin fueron escritas en pleno proceso –desordenado – de fin de la Unión Soviética, y fueron redactadas antes de la firma de los tratados bilaterales que ya como “naciones” o “estados independientes  firman Rusia y Ucrania, y que reconocen las independencias  mutuas y sus fronteras en 1991 primero y luego en 1997.

Soljenitsin buscaba influir en el proceso y no lo consiguió hasta que en 1999 llegó Putin al poder.

Las líneas siguientes, se incluían como corolario en el libro de Soljenitsin de 1990:

“El reloj del comunismo ha dado todos sus golpes. Pero el edificio de hormigón aún no se ha derrumbado. Y no debemos, en lugar de salir liberados, perecer aplastados bajo sus escombros”.

 

Y ciertamente la Guerra de Invasión de Ucrania de 2022 decidida por Vladimir Putin se inscribe dentro  de los escombros causados por los restos de la URSS, aunque el uso de la fuerza militar no puede atribuirse directamente a los escritos de Soljenitsin.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda