ACABAR CON LA PÉRDIDA Y EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS (PDA)

29 de octubre de 2021

UNA OPORTUNIDAD QUE TODOS TENEMOS PARA MEJORAR NUESTRO SISTEMA ALIMENTARIO ¿COMO PUEDE INCIDIR ESTA POLITICA? ¿QUÉ MEDIDAS? ¿Qué RESULTADOS? ¿Qué PUEDES HACER TÚ?

Compartir en:

En la actualidad, según múltiples fuentes internacionales, se pierden y desperdician en el mundo 1300 millones de toneladas de alimentos. Referir dicha cifra a los 7800 millones de personas que habitamos el planeta permite calcular un promedio de 167 kilos de alimento que cada uno de nosotros no consumimos y tiramos por la ventana, si me permiten la metáfora.

Casi la mitad del total, 630 millones de toneladas, corresponden a la PDA en los países en desarrollo. Con una población de 6500 millones de habitantes, 5 veces mayor que la de los países desarrollados, llama la atención que en la civilización occidental, en la que vivimos, cada ciudadano tira 5 veces más alimentos que un ser humano en los países pobres. Donde por cierto y para mayor desgracia habitan 811 millones de hambrientos.
La Perdida de alimentos en cantidad y calidad se produce a lo largo de la cadena de valor desde la cosecha en las explotaciones agrarias, la extracción de la pesca en el mar y en los ríos, en la post-cosecha, la agregación, la clasificación, el almacenamiento, el transporte, la transformación e industrialización, la distribución y comercialización de los alimentos hasta el nivel de mayorista.


El Desperdicio de alimentos se refiere a la disminución en la cantidad y calidad de los alimentos como resultado de decisiones firmes y acciones de los minoristas, los proveedores de servicios de alimentos, y los consumidores. La comida se desperdicia de muchas formas, a distintas horas y en lugares diversos y por diversas causas y motivos.
El 14 % de los alimentos producidos se pierde entre la cosecha de cultivos y la venta al por menor. Esto equivale a una pérdida de 400.000 millones de dólares USA en el valor de los alimentos, mientras que se desperdicia el 17 % (11 % en los hogares, 5 % en el servicio a los alimentos y 2% en el comercio minorista) de la producción total.
La FAO y la Iniciativa SAVE FOOD (sociedad civil) estiman que más del 45 % de los cultivos de raíces, tubérculos, frutas y hortalizas se pierde o se desperdicia, junto con un 35 % del pescado, el 30 % de cereales, el 22 % de legumbres y oleaginosas y el 20 % de carne de vacuno y productos lácteos.
En consecuencia la PDA incide negativamente en recursos de gran valor, como la tierra, el agua, la biodiversidad, el trabajo y la energía en la producción de alimentos. Afecta a las cadenas de suministro alimentario reduciendo la renta para los agricultores e incrementando los costes para los consumidores. Aunque la mejora de la coordinación entre los actores a lo largo de la cadena de suministros puede resultar positiva el COVID 19 ha complicado el tema y ha puesto de manifiesto vulnerabilidades. Urge invertir en infraestructuras, transporte y tecnologías de conservación y refrigeración para reorientar la situación.


Por otra parte, producir 1300 millones de toneladas de alimentos que no llegan a comer los consumidores previamente incrementa la contaminación y deteriora el medioambiente con una emisión de gases de efecto invernadero, inútil y perjudicial que favorece el cambio climático. Y para mayor contrariedad representa una cuantía sustancial de CO2 equivalente que supone al 10 % del total de las emisiones. Y además según estudios de la FAO un consumo de 250 kilómetros cúbicos de agua y 1,4 millones de hectáreas.
El pasado 28 de Septiembre ha tenido lugar la conmemoración del “Día Internacional de Concienciación sobre las Perdida y Desperdicio de los Alimentos” establecido por las Naciones Unidas en Junio de 2019.
“Reducir considerablemente la Perdida y Desperdicio de los Alimentos ralentiza el cambio climático, protege la naturaleza y aumenta la seguridad alimentaria en un momento en que necesitamos desesperadamente que esto ocurra” Sr, Inger Andersen Directora del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.
“ No podemos seguir perdiendo 75.000 millones de metros cúbicos de agua cada año en la producción de frutas y verduras……tenemos que alcanzar La Meta 12.3, de reducir a la mitad el Desperdicio de los Alimentos así como también reducir las Perdidas en las cadenas de producción y suministro de los mismos” QU Dongyu, Director General de la FAO.


La cuarta parte de las perdidas y desperdicio de los alimentos, 325 millones de toneladas bastarían para alimentar a los 811 millones de hambrientos existentes en la actualidad
El valor de lo que se pierde y desperdicia ronda los 1,30 billones de dólares USA cifra análoga a la del PIB de España que alcanza una cifra 1,28 billones de dólares USA en 2020.
Cifras, Hechos y Referencias que pueden constituir una seria advertencia para la próxima Cumbre de Cambio Climático COP 26 que se celebrará del 1 al 12 de Noviembre en Glasgow.
Consideraciones finales
El desarrollo de infraestructuras es esencial para frenar la pérdida de alimentos después de la cosecha. Particularmente en el almacenamiento, agregación, transporte y transformación de los alimentos. Sin embargo no es una alternativa de bajo coste. Por el contrario requiere inversiones públicas y privadas importantes en transporte y en la incorporación de tecnologías de conservación y refrigeración para el logro de la seguridad alimentaria y la nutrición.
“Ninguna entidad por si sola puede abordar el problema del PDA. La Cumbre de Sistemas Alimentarios de Naciones Unidas del pasado 23 de septiembre incluye en sus resultados la creación de una Coalición sobre Alimentos que nunca se Desperdician para implementar acciones a nivel país” Maximo Torero, Jefe de Economia de la FAO.
Paralelamente la FAO también acoge la Plataforma técnica del G20 y en junio del 2021 ha aprobado un Código de Conducta Voluntario para la Reducción del PDA
TODOS DEPENDEMOS DE TODOS MAS DE LO QUE CREEMOS.
Lo que comemos todos los días se ha producido por miles de personas de la Cadena de Suministro Alimentaria que han trabajado con esfuerzo y dedicación para cumplir con su obligación y que además tienen “el orgullo y satisfacción de la cosa bien hecha”. Por un compromiso moral no se puede consentir que la tercera parte de lo que producen se tire por la ventana. Por ello es imprescindible sensibilizar a toda la ciudadanía para que dé sentido, reflexione y valore el gran tesoro que todos los días tiene a su alcance y que le permite vivir.
“Antes de que termines de desayunar por la mañana, has dependido de más de la mitad del mundo” Martin Luther King hijo.
Tu escritura es latina, tus números árabes, tu democracia es griega, tu camisa es de Tailandia, tu chocolate de Costa de Marfil, tu café de Colombia, tu piña de Filipinas, tu pizza de Italia y tus plátanos de Canarias.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda