CAMBIO CLIMATICO Y SISTEMAS ALIMENTARIOS

¿Qué incidencia tienen los sistemas alimentarios en el cambio climático?

12 de noviembre de 2021

Durante estos días se está celebrando en Glasgow la Conferencia entre las Partes para el Cambio Climático de las Naciones Unidas, la COP 26 del 31 de octubre al 10 de noviembre de 2021.

Compartir en:

Se convoca dicho evento con la intención de ratificar y poner en marcha los Acuerdos de Paris de 2015 sobre el cambio climático con una reducción de emisión de gases de efecto invernadero al 50 % en 2030, alcanzar la neutralidad de cero emisiones en 2050 y que la temperatura no suba más de 1,5 º C tomando como referencia la existente en los tiempos de la revolución preindustrial, 1850-1900. Adicionalmente, consolidar el acuerdo de financiación de 100.000 millones de dólares anuales para resolver el problema.


Desde un punto de vista científico El Panel de Expertos Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas (IPCC) hizo público, el pasado 7 de agosto, el Informe nº 6 sobre la evolución de las emisiones de gases de efecto invernadero y sus consecuencias en el cambio climático así como su incidencia en el calentamiento global.
“Es inequívoco que con la influencia humana (que representa un 56%) ha subido el calentamiento de la atmosfera, los océanos y la tierra. Las emisiones correspondientes a 2019 son las siguientes; CO2 - Anhidrido carbónico 410 ppm (partes por millón); CH4 - Metano 1866 ppb (partes por billón); N2O- Óxido Nitroso 332 ppb (partes por billón)


La COP 26 ha tenido y sigue teniendo esta semana un seguimiento e información diaria detallada mundial impresionante con amplias declaraciones de políticos, expertos, empresarios, activistas y responsables de los medios de comunicación. Un despliegue enorme en todos los medios sin excepción: televisiones, radios, prensa, tertulias, revistas y demás medios de comunicación. Sin embargo, en España, llama la atención la escasa importancia y enorme diferencia de tratamiento en los medios, la participación política, la academia y la juventud que ha tenido la pasada Cumbre de Sistemas Alimentarios de Nueva York si se la compara con la COP 26 del Cambio Climático. Es ineludible subrayar, por una parte, que la emisión de gases de efecto invernadero de los Sistemas Alimentarios suponen el 30 % del total de las emisiones de CO2 equivalente y que por otra, existe una vinculación significativa e inclusiva de dichos Sistemas con los objetivos de mitigación y adaptación del Cambio climático.
Debido a que en algunos medios de comunicación se ha publicado la noticia de que el incremento de temperatura mundial en los últimos 20 años ha subido 1 º C , no se sabe si intencionadamente para atraer más la atención de la ciudadanía, parece lógico, oportuno y necesario no confundir a la opinión pública y hacer las siguientes consideraciones


EL diario EL PAIS del 6 de Noviembre de 2021 publica en su página 22 apartado de SOCIEDAD un artículo de la Cumbre de Glasgow en el que se manifiesta lo siguiente referente al incremento de la temperatura del planeta “ ………En apenas 21 años ya ha subido 1,1 ºC, según el último informe de Naciones Unidas”
Esta información no se ajusta a la realidad porque en el último informe de Naciones Unidas sobre el cambio climático es el IPCC , Informe nº 6, de 7 de Agosto de 2021 en el Summary for Policymakers, Apartado A. The Current State of the Climate A.1.2. se dice:
“…Global surface temperature in the first two decades of the 21 century (2001-2020) was 0.99 (0,84-1,10) higher than 1850-1900….”
Es decir, la temperatura media mundial desde la revolución preindustrial 1850-1900 hasta 2001-2020 se ha incrementado 0.99 ºC. durante un periodo aproximado de 135 años. NUNCA EN 20 AÑOS como afirma dicho diario que ha elegido el limite superior del rango estadístico (0,84-1,10), 1,1ºC. Se ha publicado esta cifra justo el día anterior a las manifestaciones de Glasgow y de otras ciudades del mundo y no se sabe si ha sido por un error grave de traducción o con otras intenciones.

Incidencias y relaciones de los Sistemas Alimentarios con Cambio Climático

Los Sistemas Alimentarios emiten, en CO2 equivalente, un 30 % del total emisiones de gases de efecto invernadero. Un impacto muy alto y significativo que, a mi juicio, debería analizarse con un innegable grado de prioridad en el contexto de la mitigación y adaptación del Cambio Climático tan estudiado y debatido esta semana en la COP 26 de Glasgow. Además, en una inseparable vinculación con las cadenas de suministro y valor de los alimentos la tercera parte de los suelos esta degradada, 5 millones de hectáreas de bosque se pierden cada año por una explotación inadecuada, la pérdida de biodiversidad es relevante, y la escasez y contaminación del agua son preocupantes hasta tal punto que el Ecosistema del Agua Dulce se encuentra en la peor situación del conjunto de los Ecosistemas del planeta.
Por otra parte, cada vez se estudian y analizan en el contexto global de la economía de los Sistemas Alimentarios los impactos indirectos negativos y costes de externalidades. En este sentido además de los señalados previamente cabe destacar el mal uso de la energía, la tercera parte de los alimentos se pierden y desperdician, el deterioro de la salud generado por el sobrepeso y la obesidad, las olas de calor, sequias, inundaciones y guerras que interrumpen prácticamente el suministro de alimentos, la ínfima y mal retribuida calidad del trabajo en agricultura, la degradación de los recursos naturales, el deterioro del medio ambiente y las emisiones de gases de efecto invernadero.


Recientemente el Grupo Científico – Sheryl Hendriks et alia. - 1 de junio de 2021 - de la Cumbre de Sistemas Alimentarios de Nueva York del pasado 23 de septiembre evalúa que el coste de dichas externalidades es el doble del valor de mercado de la producción y consumo global de alimentos. Mientras que el consumo global de alimentos supone 9 billones de US $ los costes de las externalidades de los Sistemas Alimentarios alcanzan la cifra de 19,8 billones de US $ con el siguiente desglose; 7 billones de US $ billones de costes ambientales; 11 billones de US $ de costes relacionados con la vida humana y un billón de US $ de costes económicos. Costes impresionantes que equivalen a 16 veces el PIB de España. Estas consideraciones demuestran con nitidez que el precio que pagamos al comprar los alimentos es un 50 % menor que lo que cuesta producirlos a la naturaleza y a la humanidad en su conjunto.
Es interesante también destacar la existencia de una pérdida y desperdicio de los alimentos mundial de 1300 millones de toneladas ( la tercera parte de lo que se produce), que genera la emisión superflua de casi 4 Giga toneladas de CO2 equivalente, cantidad solo superada por China y Estados Unidos en el ranking de los países emisores , sin olvidar que a su vez este inmoral e inútil desperdicio causa el 10% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero. Y a mayor abundamiento supone un coste anual de 1 billón de US $. Comparado con otras acciones muy debatidas en la COP 26, como por ejemplo, el impacto de la producción de cemento en el mundo es inferior al de la perdida y desperdicio de los alimentos

CONCLUSIONES

Es imprescindible que haya coordinación y liderazgo conjunto para que mejoren su funcionamiento tanto los Sistemas Alimentarios como los programas de Mitigación y Adaptación del Cambio Climático. Sin embargo, algunos líderes influyentes están profundamente convencidos, hasta el tuétano de sus huesos, de que si resuelven los problemas de su sistema los problemas de los otros sistemas se resolverán automáticamente. Los compartimentos estancos en la toma de decisiones universales son un auténtico disparate y todavía una mayor barbaridad en los tiempos que vivimos. Finalmente, lo que parece claro, es que el Cambio Climático interesa mucho más que los Sistemas Alimentarios. Sobre todo, a los que detentan la política, el dinero y el poder.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda