Un nuevo fideicomiso para ayudar a los países a desarrollar resiliencia y sostenibilidad

20 de enero de 2022

Un fondo fiduciario propuesto de 50.000 millones de dólares podría ayudar a los países de ingresos bajos y vulnerables de ingresos medianos a crear resiliencia ante las perturbaciones de la balanza de pagos y garantizar una recuperación sostenible.

Compartir en:

Incluso a medida que los países continúan luchando contra la COVID-19, es crucial no pasar por alto el desafío a largo plazo de transformar las economías para que sean más resistentes a los shocks y lograr un crecimiento sostenible e inclusivo. La pandemia nos ha enseñado que no abordar estos desafíos a largo plazo de manera oportuna puede tener consecuencias económicas significativas, con el potencial de futuros problemas de balanza de pagos. El cambio climático es otro desafío a largo plazo que amenaza la estabilidad macroeconómica y el crecimiento en muchos países a través de desastres naturales e interrupciones en las industrias, los mercados de trabajo y los flujos comerciales, entre otros.
Estos son desafíos de política pública global, y es responsabilidad compartida de los países individuales y la comunidad internacional tomar medidas oportunas. En un bloganterior, explicamos cómo el FMI está considerando opciones para canalizar algunos de los DEG de US$650.000 millones emitidos en agosto de 2021 desde países con sólidas posiciones financieras externas a países vulnerables a través de un Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad, o RST. El objetivo central del RST es proporcionar financiamiento asequible a largo plazo para apoyar a los países a medida que abordan los desafíos estructurales.
A medida que hemos continuado trabajando para desarrollar el RST, nuestro pensamiento actual sobre las características clave del diseño, que describimos más adelante, tiene como objetivo equilibrar las necesidades de los posibles contribuyentes y los países prestatarios. Con el amplio apoyo de los países miembros y los asociados internacionales, esperamos que el Directorio Ejecutivo del FMI pueda aprobar el Fideicomiso antes de las próximas Reuniones de Primavera y que entre en pleno funcionamiento antes de fin de año.

Características clave de diseño

Elegibilidad
Alrededor de tres cuartas partes de los países miembros del FMI podrían ser elegibles para el financiamiento de RST. Esto incluiría a todos los países de bajo ingreso, todos los estados pequeños en desarrollo y vulnerables, y todos los países de ingresos medianos con un INB per cápita inferior a 10 veces el límite operacional de la AIF de 2020, o alrededor de US$12.000.

Reformas de calificación
El apoyo de RST tiene como objetivo abordar los desafíos estructurales macrocríticos a largo plazo que conllevan riesgos macroeconómicos significativos para la resiliencia y la sostenibilidad de los países miembros, incluido el cambio climático, la preparación para pandemias y la digitalización. Dicho esto, no todos los desafíos estructurales a largo plazo se prestan a los préstamos del FMI. La capacidad de apoyar las reformas en un área en particular dependería de la disponibilidad y el acceso a diagnósticos sólidos, la capacidad de identificar prioridades de política y desarrollar los objetivos de reforma apropiados. La identificación de los países con el firme compromiso de las autoridades de realizar las reformas necesarias será fundamental para catalizar la financiación tan necesaria de los bancos multilaterales de desarrollo y el sector privado. También es fundamental trabajar en estrecha coordinación con otras instituciones pertinentes a fin de aprovechar la experiencia y los conocimientos. El personal técnico del FMI y del Banco Mundial ha trabajado estrechamente para elaborar un marco de coordinación sobre las operaciones de RST sobre los riesgos climáticos, aprovechando la experiencia anterior en el apoyo a los países con reformas estructurales. En los próximos meses se elaborarán marcos similares con las instituciones pertinentes en esta y otras esferas de reforma.

Calificación
Para calificar para el apoyo de RST, un miembro elegible necesitaría: un paquete de medidas de política de alta calidad consistentes con el propósito de RST; un programa concurrente de financiamiento o no financiamiento respaldado por el FMI con políticas macroeconómicas apropiadas para mitigar los riesgos para los prestatarios y acreedores; y una deuda sostenible y una capacidad adecuada para pagar el Fondo.

Condiciones de financiación
Al igual que el Fideicomiso para Países de Bajo Ingreso(FFCLP),altamente concesional y actualmente de tasa de interés cero delFMI, el RST se establecería bajo el poder del FMI para administrar los recursos de los contribuyentes, lo que permite plazos más flexibles, especialmente a los vencimientos, que los términos que se aplican a los recursos generales del FMI. De acuerdo con la naturaleza a más largo plazo de los riesgos de balanza de pagos que el RST trata de abordar, sus préstamos tendrían vencimientos mucho más largos que el financiamiento tradicional del FMI. Específicamente, el personal ha propuesto un vencimiento de 20 años y un período de gracia de 10 años. Una estructura de intereses escalonada diferenciaría las condiciones de financiación entre los grupos de países, con un alto grado de concesionalidad para los miembros de ingresos más bajos.

Acceso a la financiación
El acceso al financiamiento de RST se determinaría caso por caso, sobre la base de la solidez de las reformas y las consideraciones de sostenibilidad de la deuda, y se espera que se limite al 150 por ciento de la cuota del FMI o DEG 1.000 millones, lo que sea menor. Los préstamos de RST formarían parte de una estrategia de financiamiento más amplia que los miembros seguirían para abordar los riesgos de la balanza de pagos a más largo plazo, que implicaría una combinación de financiamiento multilateral, bilateral oficial y privado.

Arquitectura financiera
Al igual que el FFCLP, los recursos del RST se movilizarían de forma voluntaria de los miembros que deseen canalizar sus DEG o monedas en beneficio de los países más pobres o vulnerables. La arquitectura financiera del RST está diseñada para garantizar que se puedan movilizar recursos sustanciales para préstamos de bajo costo a largo plazo, al tiempo que se garantiza la seguridad y la liquidez de los créditos de los contribuyentes sobre el Fideicomiso sobre la base de un marco de gestión de riesgos de múltiples capas que mantiene la naturaleza de activos de reserva de los DEG canalizados. Para satisfacer la demanda proyectada, el RST necesitaría movilizar inicialmente alrededor de $ 50 mil millones en recursos totales. Un mercado de negociación de DEG que funcione sin problemas respaldaría las operaciones exitosas de RST.

Colaboración esencial para el éxito
Mitigar los riesgos económicos de los desafíos estructurales a largo plazo requiere un enfoque coherente y deliberado, con un fuerte compromiso de los responsables de la formulación de políticas para emprender reformas a veces difíciles. Y cuando tal compromiso es evidente, la comunidad internacional puede ayudar con financiamiento asequible, desarrollo de capacidades y asesoramiento sobre políticas. El RST apoyará este esfuerzo de colaboración. Nos basaremos en nuestra experiencia de trabajo con el Banco Mundial y otras instituciones internacionales y bancos regionales de desarrollo, complementando sus préstamos para brindar el mejor apoyo a los países miembros.
El éxito del nuevo Fideicomiso dependerá igualmente de que los países miembros del FMI, económicamente más fuertes, proporcionen recursos significativos para ayudar a los países a mejorar la resiliencia y la sostenibilidad a largo plazo; los prestatarios dispuestos a hacer un esfuerzo adicional para lograr el entorno macroeconómico y el marco de reforma propicios para mejorar la estabilidad de la balanza de pagos; otras instituciones financieras internacionales que apoyen con su experiencia, conocimiento y financiamiento cuando sea factible. Estas acciones también ayudarían a movilizar la inversión del sector privado.
Frente a una serie de desafíos estructurales a largo plazo que requieren una acción global, nunca ha sido más importante apoyar a todos los países a enfrentar estos desafíos en una etapa temprana y lograr un crecimiento sostenible. El RST podría ayudar a lograr este objetivo.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda