Las elecciones italianas constituyen un riesgo a la baja para el euro

23 de septiembre de 2022

Ebury, considera que las elecciones generales italianas,que se celebrarán el próximo domingo, 25 de septiembre, constituyen un riesgo a la baja para el euro, que se suma a otros factores que ya están generando incertidumbre y nerviosismo, como la evolución de los mercados energéticos, las noticias de la guerra entre Rusia y Ucrania y las próximas decisiones políticas del Banco Central Europeo.

Compartir en:

En primer lugar, el tamaño de la mayoría de centro-derecha que salga de las urnas será importante para la reacción inicial del mercado. En efecto, una supermayoría de la coalición de centro-derecha podría dar lugar a futuras tensiones entre el gobierno italiano y los organismos de la UE, lo que forzaría una subida inmediata de los diferenciales y un posible movimiento modesto a la baja del euro. Asimismo, la entidad financiera considera que una coalición sin el partido Forza Italia de Silvio Berlusconi, considerado el más centrista y pro-UE de los partidos de la alianza, también se
percibiría como bajista para el euro, aunque vemos poco probable este escenario.

Además,  habrá que estar atentos a la evolución de la prima de riesgo italiana. Un fuerte aumento de la prima de riesgo en los días siguientes a la votación podría conducir a una depreciación del euro, debido a un mayor peligro de fragmentación en el mercado de bonos de la eurozona”. Asimismo, el tiempo que se tarde en formar la coalición también puede ser importante para los mercados financieros.

Por otra parte, cuanto más se prolonguen las negociaciones, mayor será el riesgo de una depreciación para la moneda común, prevé Ebury.

¿Qué podría significar un cambio de guion en la política italiana para el euro?

Las elecciones generales italianas se celebrarán el próximo domingo 25 de septiembre y, como suele ocurrir con este tipo de comicios, están generando cierto nerviosismo en los mercados financieros.
Creemos que estas elecciones suponen un riesgo adicional para la economía de la zona euro en un momento en que la incertidumbre es ya muy elevada. Al ser un país perteneciente a la eurozona, la huella del resultado electoral no se limitará sólo a Italia, sino que podría tener un impacto en el euro y en las acciones del Banco Central Europeo. Por el momento, parece que la coalición de centro-derecha saldrá ganando, pero la clave para los mercados estará en el tamaño que alcance la mayoría si finalmente resultara victoriosa.

Los últimos sondeos permitidos en Italia antes de la cita electoral muestran una clara ventaja de la alianza de centro-derecha, formada por Forza Italia, Lega, Noi Moderati y liderada por Fratelli d'Italia (Fdl), la formación ultraderechista de Giorgia Meloni. A solo unos días de la cita electoral, la alianza contaría con cerca de un 45% de los apoyos, con más de un 90% de probabilidad implícita de que el Fdl obtenga el mayor número de escaños en la Cámara. La victoria de Fratelli d'Italia, formación que no llegó al 5% de los votos en las últimas elecciones generales, supondría todo un giro de
guión en la política italiana.

La evolución del déficit público y la prima de riesgo, claves tras las elecciones

El nuevo gobierno se enfrentará a importantes retos, tales como aprobar una ley presupuestaria antes de fin de año, enfrentar una posible escasez de energía este invierno o introducir las reformas necesarias para asegurar el siguiente tramo de los fondos de ayuda de la Unión Europea.
La sola celebración de elecciones va a retrasar la elaboración de los
presupuestos y complica así la implementación de las inversiones en Italia del fondo europeo de recuperación, cruciales para la segunda economía más endeudada de la zona euro (alrededor del 150% del PIB). Esto ya se ha reflejado en un aumento de la prima de riesgo de Italia, representada por el diferencial entre los rendimientos de la deuda pública italiana y alemana a10 años. La prima de riesgo se sitúa actualmente en torno a los 225 puntos
básicos, aunque el diferencial se ha reducido ligeramente desde el máximo alcanzado la semana siguiente a la dimisión de Mario Draghi. En general, la ampliación de los diferenciales frente a la prima de riesgo político ha sido bastante ordenada hasta ahora.

Además, Meloni es muy crítica con la Unión Europea, lo que podría generar tensiones y poner en riesgo el plan de recuperación europeo (por el que Italia ya se ha asegurado fondos por 190.000 millones de euros entre préstamos y subsidios). Por ello, creemos que la evolución de la prima de riesgo será clave, al igual que la reacción tanto del gobierno italiano como del BCE en el caso de un nuevo estallido de los diferenciales de Italia.

En cuanto a la política fiscal, la alianza de derecha tiene una visión
liberal de la economía y proponen introducir un impuesto único, suprimir la renta básica e introducir la preferencia nacional en el acceso al empleo y la vivienda. Sin embargo, mientras proponen reducir impuestos, también abogan por aumentar el gasto en pensiones e infraestructuras (lo que podría llevar a un aumento del déficit público). Por ello, los detalles del paquete de gasto serán clave, ya que un aumento del déficit podría provocar un enfrentamiento con el BCE.

¿Cómo podría reaccionar el euro ante las elecciones?

Como hemos dicho, creemos que el tamaño que pueda alcanzar la mayoría del centro-derecha será muy importante para la reacción inicial del mercado. El primer gran obstáculo será si la coalición consigue una supermayoría, es decir, dos tercios de los escaños parlamentarios. Esto será un acontecimiento crucial, ya que permitiría al nuevo gobierno realizar cambios en la constitución sin necesidad de celebrar un referéndum nacional. En este caso, esperaríamos una subida inmediata de los diferenciales italianos y un posible y ligera depreciación del euro. En nuestra opinión, la formación de una coalición sin el partido Forza Italia de Silvio Berlusconi (considerado el más centrista y pro-UE de los partidos de la alianza) también se percibiría como bajista para el euro, aunque parece poco probable.

Creemos que el simple hecho de la celebración de las elecciones en un momento de gran incertidumbre política, económica y social, generará volatilidad en los mercados. Todos los sondeos apuntan a una victoria de la coalición de derechas, lo que cambiaría por completo el entorno político del país. En general, cuando hablamos de elecciones, cuanto más se alejan los resultados del status quo más tensión se genera en los mercados, lo que podría implicar una caída de la moneda común. Sin embargo, el valor del euro ya refleja, en parte, la inestabilidad política a la que se enfrenta el
país, y probablemente tendríamos que ver cualquiera de los dos escenarios mencionados anteriormente para desencadenar algo más que una reacción inmediata en el euro.

En cuanto a las políticas y medidas, sobre todo económicas, que adopte el nuevo gobierno creemos que el mayor riesgo para el euro serán las tensiones que se puedan generar entre el gobierno italiano y los organismos de la Unión Europea. Creemos que dichas tensiones se pueden ocasionar tanto por la implementación de las inversiones en Italia del fondo europeo de recuperación como por la evolución del déficit público del país. También creemos que la evolución de la prima de riesgo será clave, al igual que la reacción tanto del gobierno italiano como del BCE en el caso de que se
dispare. Un fuerte aumento de la prima de riesgo en los días siguientes a la votación podría conducir a una depreciación del euro, debido a un aumento en el riesgo de fragmentación en el mercado de bonos de la eurozona.

El tiempo que se tarde en formar la coalición también puede ser importante para los mercados financieros. La historia sugiere que este proceso suele durar entre un mes o dos, aunque la formación del Gobierno de Conte tras las elecciones de 2018 duró casi tres meses, la más lenta de la historia. Dada la urgencia necesaria para afrontar la crisis del coste de la vida, creemos que habrá un gran incentivo para concluir las negociaciones a tiempo. Dicho esto, cuanto más se prolonguen las negociaciones, mayor será el riesgo de una depreciación del euro.

Creemos que la situación política de Italia supone un riesgo a la baja para la moneda común, pero en general creemos que, al menos por el momento, la reacción del euro será limitada. En nuestra opinión, la evolución de los mercados energéticos, las noticias de la guerra entre Rusia y Ucrania y las próximas decisiones políticas del Banco Central Europeo cobrarán mayor
importancia.

La votación se llevará a cabo entre las 7:00 y las 23:00 horas (CET) del domingo 25 de septiembre, y se espera que los sondeos a pie de urna estén disponibles poco después de la hora de cierre. El resultado se conocerá probablemente en la mañana del lunes 26 de septiembre.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda